Un camarero acabando de servir una cerveza con mucha espuma

Los días que hay que estar sin beber alcohol para no dañar a tu hígado y enfermar

Aunque lo ideal es no consumir alcohol, si quieres cuidar tu hígado debes prestar atención a esta recomendación

Según los datos ofrecidos por la Encuesta sobre el alcohol y drogas en España (EDADES 2019), el alcohol es la bebida psicoactiva más consumida entre la población. Sin ir más lejos, la edad de inicio de consumo en nuestro país se sitúa en los 14 años, algo verdaderamente preocupante.

El alcohol y su repercusión en nuestro hígado

Si nuestro objetivo es mantener una salud de hierro, lo primero que debemos hacer es eliminar de nuestras vidas todas aquellas sustancias tóxicas para nuestro organismo. Y cuando nos referimos a sustancias entre ellas también se encuentra el alcohol.

A priori mucha gente parece no darle importancia: una copa por aquí, otra por allá... Lo cierto es que determinadas celebraciones y costumbres sociales incitan a la práctica. Evidentemente, cuanto más alcohol consumamos más estará repercutiendo en nuestro cuerpo.

Persona con dolor de hígado
Al ingerir alcohol nuestro hígado sufre y se inflama | Getty Images

Y es que no se trata de beber hasta pillar el 'puntito': la ingesta de alcohol puede ser muy perjudicial para nuestra salud, incluso a medio y largo plazo. Los problemas y enfermedades que pueden derivar de su consumo deben hacernos replantear muchas cosas.

Cuando consumimos alcohol lo que ocurre es que nuestro hígado debe trabajar el doble, ya que está sometido a una sobrecarga. Así pues, nuestro cuerpo debe descomponer el alcohol, y como consecuencia de ello se producen químicos tóxicos.

Estos químicos provocan una inflamación en nuestro hígado que puede acabar destruyendo completamente sus células. Esta inflamación, conocida también como 'esteatosis hepática', puede interferir negativamente en la función hepática.

Tan solo en Europa, 287.000 personas mueren cada año a consecuencia de varias enfermedades hepáticas. Este dato es muy preocupante, sobre todo si tenemos en cuenta que ha aumentado hasta un 25% desde el año 1990.

Sin embargo, todo esto no es más que un reflejo de una realidad presente en nuestra sociedad. El continente europeo presenta la mayor tasa de consumo de alcohol del mundo, según ha señalado un informe realizado por la Asociación Europea de Estudio del Hígado y la revista The Lancet.

¿Qué días deberíamos beber alcohol?

Es evidente que la mejor arma para combatir la enfermedad es, además de la cura, la prevención. Mantener hábitos saludables puede hacer que nuestro nivel de riesgo de padecer algunas enfermedades se reduzca considerablemente.

Por esta razón, muchos profesionales de la salud recomiendan reducir (idealmente, eliminar) el consumo de alcohol de nuestras rutinas. De cualquier forma, si queremos mantener nuestro hígado en óptimas condiciones debemos atenernos a una regla: estar al menos 3 días seguidos sin beber.

Primer plano de dos chupitos de ron
La edad de inicio de consumo de alcohol se sitúa en los 14 años | Getty Images

Es importante tomar conciencia del daño que puede ocasionarnos el alcohol, sobre todo por las enfermedades que podemos contraer. Actualmente, la enfermedad del hígado graso no alcohólico (NAFLD, por sus siglas en inglés), es una de las que más está creciendo por Europa.

Algunos factores que la impulsan, como por ejemplo la obesidad, están ocasionado que hasta una de cada cuatro personas pueda acabar padeciendo esta afección. Pero si todavía existe un dato más preocupante, es sin duda el paradigma que podría acabar desarrollándose en los próximos años.

La enfermedad del hígado graso no alcohólico podría extenderse cada vez con más rapidez entre la población, y lo que es peor: puede acabar convirtiéndose en la causa número uno de cáncer de hígado en Europa. Evidentemente, la concienciación y la prevención deben estar más presentes que nunca.

Poner en marcha estas recomendaciones harán que nos sintamos mucho más sanos y que nuestros órganos estén en mejores condiciones. Es importante tener presente el peligro al que se ve sometido nuestro organismo cuando consume alcohol, y por lo tanto, más importante aún tomar conciencia de ello.