Retención de coches en una carretera de España

La DGT reconoce que estos conductores pueden ir a 150 km/h en España sin ser multados

La DGT recuerda, eso sí, la importancia de respetar los límites de velocidad en la carretera

La DGT lleva mucho tiempo haciendo hincapié en la necesidad de cumplir los límites de velocidad. Conducir por encima de lo contemplado por ley incrementa de manera importante el riesgo de accidente.

De hecho, según los datos que se manejan en Tráfico, uno de cada cinco percances en carretera están relacionados con el exceso de velocidad. La mayoría de conductores ya saben que en autovías y autopistas el tope queda fijado en 120 km/h, mientras que en ciudad es a 50. Pero también hay una serie de excepciones, como conducir a 150 km/h en determinadas vías, como comprobaremos más adelante.

La DGT tiene fijados en España unos límites de velocidad que resultan muy parecidos a los del resto de países de la Unión Europea. Como habrás podido comprobar al salir a la carretera, estos se encuentran debidamente señalizados. En cualquier caso, nunca nos vendría mal un pequeño recordatorio sobre las normas generales en las distintas vías.

Los límites de velocidad fijados por la DGT

En autovía, los vehículos pueden circular como máximo a 120 km/h, pero en las carreteras convencionales se han producido una serie de modificaciones. La DGT decidió en los últimos años reducir el límite en estas vías de 100 a 90 km/h. De la misma forma, también han tratado de adaptar la velocidad para circular por las ciudades, cada vez más pensadas para los peatones y ciclistas.

Cientos de coches circulando de noche con las luces encendidas
La DGT establece los 120 km/h para ir por las autovías | Getty Images

Otra novedad que no debemos pasar por alto hace referencia a la eliminación del margen de 20 km/h para adelantar. Algo que ya no debe coger por sorpresa a los conductores.

Hay que hacer una especial mención al concepto de velocidad máxima, que se detalla en el artículo 48 del Reglamento General de Circulación. Diferencia entre dos tipos, como son genérica y específica.

La primera hace referencia a la rapidez límite que se asigna a una vía de forma teórica. Se determina en función de las características de la carretera y el vehículo, sin que sea necesario que se señalice. La velocidad máxima genérica de una autovía, por ejemplo, es de 120 km/h.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Por su parte, la específica profundiza en la velocidad máxima a la que se puede circular en un tramo determinado y delimitado de una carretera. Esto puede ser porque presenta un estrechamiento o unas condiciones inadecuadas.

Siempre será una velocidad inferior a la genérica y condicionada por el estado de la vía. Es lo que puede suceder, por ejemplo, en un punto concreto de una autovía, en donde nos obliguen a bajar la marcha a 100 km/h.

¿Cuándo puedo circular a 150 km/h?

La DGT insiste en la necesidad de cumplir con los límites establecidos para minimizar el riesgo de accidente. Por eso resulta un tanto extraño que se permita viajar a 150 km/h sin ser víctima de una multa. No hay que pasar por alto que las sanciones por incumplir los topes de velocidad oscilan de 100 a 600 euros, con la pérdida de hasta seis puntos.

En realidad hay un grupo muy reducido de conductores que pueden ir a 150 km/h por autovías y autopistas. Como es lógico, esto no está al alcance de todo el mundo, solo de unos pocos.

Únicamente resulta válido para aquellos que conducen un vehículo en fase de ensayo o experimentación. Para ello será necesario que la DGT les proporcione un permiso especial. Este organismo señala que se tratan de "pruebas de investigación extraordinarias en vías de uso público con fines científicos".

Continúan diciendo que usan un vehículo "para examinar el comportamiento técnico de este o de sus componentes en circulación". También para "hacer estudios relacionados con la seguridad, movilidad y fluidez de la circulación vial o elementos estructurales de la misma".