Fumando

La desagradable sustancia que esconde el humo de tabaco y perjudica mucho a tu salud

Estos son los efectos que provoca en nuestro cuerpo, y que probablemente no sabías

Muchos pueden abrir un paquete de tabaco y observar simplemente la presencia de cigarrillos. Sin embargo, lo que se esconde detrás de ellos es algo mucho más serio de lo que creemos.

Si hay algo a destacar de los cigarrillos, es su composición y su impacto en nuestra salud. Tan solo en el humo, pueden llegar a concentrarse hasta 6.000 sustancias químicas diferentes... ¡Casi nada! 

Una de las sustancias más nocivas de los cigarrillos: así impacta en tu salud

Nos lo repiten hasta la saciedad: en el médico, en la televisión, incluso nuestros más allegados... Y es que efectivamente, fumar es una de las peores cosas que puede hacer el ser humano.

Para muchos es una vía de escape. Para otros, su momento de 'relax'. En cualquier caso, fumar es un hábito completamente perjudicial para nuestra salud tanto a corto como a largo plazo.

Cigarros
Los cigarros y fumar destruye el tejido pulmonar e incrementa el riesgo de cáncer de pulmón | Getty Images

A pesar de saber la teoría a la perfección, todavía son muchas las personas rezagadas que se resisten a abandonar su consumo. Sin embargo, muchos otros han tenido (y tienen) la fuerza de voluntad de dejarlo, o al menos de intentarlo. Entre algunos de los motivos para hacerlo... se encuentra la información en cuanto a su composición.

Porque sí, la información es poder, y no debe ser nada agradable inhalar una bocanada de humo sabiendo la cantidad de sustancias nocivas que este contiene. Por eso, en el artículo de hoy vamos a hablar de una sustancia en concreto, la cual está presente en el humo y puede acarrearnos problemas graves de salud.

La sustancia que encontramos en todos los cigarrillos

Se trata nada más y nada menos que del alquitrán. Probablemente hayas escuchado el nombre alguna vez, aunque es bastante habitual confundirlo. Para muchas personas, el alquitrán hace referencia al material que se suele emplear para pavimentar las carreteras. Pero lejos de la realidad, esto no es así.

El alquitrán es una sustancia química que se produce cuando se quema el tabaco. Al eliminarse la nicotina y el agua, sus partículas sobrantes quedan en el humo del cigarrillo.

✅ VER LOS 4 ALIMENTOS QUE DEBES COMER PARA DEJAR DE FUMAR ➡️

A diferencia de lo que muchas personas puedan pensar, el alquitrán no es un aditivo. No obstante, esto no quiere decir que sea algo positivo. Este componente, presente en los cigarrillos, es uno de los más dañinos para nuestra salud.

Cuando una persona inhala el humo del tabaco, esta sustancia forma una especie de capa pegajosa que se adhiere a los pulmones. Un hecho que puede implicar daños muy serios, provocando desde enfisemas hasta otro tipo de problemas pulmonares, como la bronquiolitis.

Además, este componente resinoso puede ser el detonante de problemas más serios, desembocando en distintas enfermedades o en varios tipos de cáncer como el de pulmón, boca o garganta.

Las principales razones para dejar de fumar

Una de las principales razones para abandonar este hábito (o al menos intentarlo) es la de mejorar nuestra salud y calidad de vida. Científicamente se ha demostrado que, abandonando este hábito, el riesgo de padecer un ictus, infarto cerebral, insuficiencia respiratoria e incluso cáncer se reduce significativamente.

Tabaco
Abandonar el hábito de fumar es difícil, pero no imposible | Getty Images

También se ha demostrado la mejora de la resistencia pulmonar, así como de la fertilidad y del aspecto físico. Además, es una buena forma de conseguir ahorrar dinero y de aumentar nuestra autoestima y confianza por conseguir un nuevo reto. Está claro que la mejor opción siempre será la de no fumar absolutamente nada. Pero si esto no es posible, conviene buscar la opción o alternativa menos 'dañina'.

A día de hoy es posible optar a otro tipo de productos, como los cigarrillos electrónicos, por ejemplo. El vapor que estos desprenden es totalmente distinto al humo de los cigarrillos. Al no contener combustión, este tipo de productos presentan unos niveles más bajos de componentes tóxicos.