Higos

El desagradable secreto que esconden en su interior los dulces higos: dejarás de comer

Es muy probable que te encanten los higos, pero también que desconozcas su oscuro secreto

Los higos son unos alimentos únicos, maravillosos. Están repletos de beneficios nutritivos muy interesantes, los cuales, de hecho, son particularmente útiles en la estación en la que estas frutas se encuentran en plena temporada.

A diferencia de lo que tienden a pensar muchas personas, en realidad es común considerar que el higo es una fruta, pero es un error… En realidad, ¡son una especie de flores invertidas!

Pero, además, este no es el único secreto poco conocido que esconde esta planta. Ya que, cuando decimos flor, también debemos hablar de polinización. Y, en el caso del higo, este proceso ocurre de una forma bastante sorprendente.

Los higos, una fruta singular y muy apreciada en España y el mundo

El higo es una de las frutas más populares, pero también una de las más antiguas "domesticadas" por el hombre. Sin embargo, no todo el mundo conoce los secretos que se esconden detrás de esta maravillosa planta.

Empezando, en primer lugar, por su naturaleza. Y es que, contrariamente a lo que se afirma regularmente, el higo es, por así decirlo, “una fruta falsa”. De hecho, si es un árbol que da higos, la higuera no adopta el mismo comportamiento que los árboles más clásicos del tipo manzano o peral durante el período de floración.

Higos
Los higos son unas frutas exquisitas y muy nutritivas | Getty Images

Da a luz a una especie de "flores invertidas". En otras palabras, las flores crecen dentro de la importante cáscara rígida de la higuera. Cuando cortamos la envoltura exterior del higo, en forma de pera, podemos ver el corazón. Este se encuentra formado por pequeñas pulpas rojas, en grandes cantidades.

Estas pulpas son, precisamente, las flores que hemos mencionado anteriormente. Y si llegamos a observarlas con mayor detalle, podemos ver diminutas semillas en su interior, que también proporcionan el lado crujiente tan particular de esta fruta.

Son estas famosas semillas, que los botánicos llaman “achene”, las que constituyen los frutos. Cuando comemos un higo, comemos varias docenas de pequeños frutos contenidos en una flor invertida. Pero, además, las peculiaridades de la planta no se detienen ahí.

El oscuro secreto del higo: su particular polinización

Teniendo en cuenta que la higuera es una especie de flor invertida, es normal que nos hagamos la siguiente pregunta: ¿Cómo ocurre la polinización si la flor florece internamente?

No en vano, cualquier planta con flores depende de la polinización por insectos, o del viento para reproducirse. Pero, debido a su estructura tan curiosa, el propio higo debe emplear una estrategia especial.

Aquí es donde nos encontramos con la “avispa del higo”. Se trata de un pequeño insecto, del género Blastophaga, que participa de forma directa en la polinización de la planta, adoptando lo que se conoce como una estrategia de mutualismo.

Brevas y avispas
Las avispas pueden polinizar los higos y brevas desde su interior | Getty Images

En otras palabras, la avispa tenderá a ser tan indispensable para el higo como el higo lo es para la avispa. Pero para entenderlo hay que saber algo más: hay higos masculinos (que no comemos) e higos femeninos (que sí comemos).

La avispa hembra entra en el interior de los higos machos para depositar allí sus larvas. Sin embargo, si la entrada es bastante sencilla, gracias a la forma de la flor, la salida es más complicada.

Una vez dentro, la avispa ya no puede salir, ya que el pasaje le ha roto las alas y las antenas. Por lo tanto, el ejemplar adulto morirá para que las larvas continúen el ciclo.

Las crías de avispas macho nacen sin alas, ya que su único propósito es aparearse con las hembras (técnicamente, sus hermanas) antes de cavar un agujero para que estas puedan salir de la flor con el polen. Así se cierra el círculo y se hace posible la polinización de los higos.

¿Podemos encontrar avispas en nuestros higos?

En lo que a los higos hembra se refiere, la cáscara no es lo suficientemente grande como para constituir un nido de larvas. Las avispas simplemente no son bienvenidas aquí. Aunque su introducción no es imposible.

En caso de que no pueda depositar allí a sus crías, la avispa todavía puede entrar en el interior del higo hembra y, en lo que al higo macho se refiere, no volver a salir.

Varios higos apilados y uno abierto con el interior rojo a la vista
Es posible encontrar alguna que otra avispa en nuestros higos | Getty Images

Por tanto, privada de sus antenas y sus alas, la avispa está simplemente condenada a morir. Por lo tanto, sí, es posible encontrarnos con una avispa muerta en el interior del higo que acabamos de probar.

Pero, lejos de lo que podamos pensar en un primer momento, el característico crujido del higo no son los restos del insecto muerto. En el interior de su caparazón, en realidad, la presencia de ficina, una enzima, descompone el cuerpo de la avispa antes de su consumo, transformándolo en proteínas.