Logo de CaixaBank en una oficina en la calle

La drástica decisión que han tomado CaixaBank, Banco Sabadell y el Santander en España

Las entidades bancarias han tomado una decisión que puede impactar directamente en los clientes

Tres de los mayores bancos de España han decidido mover ficha como nunca antes. Pensar en comprarse una vivienda es cada vez más complicado, y además el panorama tampoco es mejor para todos aquellos que ya tienen un inmueble en propiedad. Pues ahora lo será menos, después de la decisión que han tomado los mencionados bancos.

La inflación se ha convertido en uno de los grandes problemas de este 2022 y el BCE tomó la decisión de ir subiendo los tipos de interés de forma progresiva. Esto se ha visto reflejado, sobre todo, en las hipotecas.

Ahora, bancos como CaixaBank, el Banco Sabadell o el Santander, han decidido ir más allá. Los tres han tomado una drástica decisión sobre qué sucederá con las hipotecas en España a partir de ahora.

Esto es lo que han decidido CaixaBank, Banco Sabadell y el Santander

Una de las últimas decisiones del Banco Sabadell pasa por poner más cara su hipoteca fija. En este sentido, lo que ha hecho ha sido aumentar el interés superando el 4%. De este modo, sigue la estela de entidades como CaixaBank, el Santander o Bankinter.

Un bloque de viviendas blanco con balcones de cristal a la vista
Las entidades suben las hipotecas fijas por encima del 4% | Getty Images

Estos bancos decidieron hacer lo mismo después de las subidas de los tipos de interés promovidas por el BCE. Por ello, la hipoteca bonificada, que siempre tiene un tipo de interés menor en el caso de que el usuario se vincule al banco con su nómina y el resto de los seguros, cambia.

Ahora pasa del 3,65% al 4,15% TAE. Además, la entidad también ha decidido aumentar la hipoteca sin bonificar, que se ha elevado desde el 4,29% hasta el 4,8% TAE.

Todos ellos han ido subiendo el interés de forma progresiva

En la actualidad, y tras estas últimas subidas, la diferencia entre la hipoteca bonificada y sin bonificar se ubica en el 0,65%. Otros bancos, de hecho, ya han realizado la misma operación.

En el caso del Santander, llevó a cabo las subidas a principios de noviembre, elevando la hipoteca del 3,49% al 4,49%. CaixaBank, por su parte, lo hizo en octubre, subiendo del 3,36% l 4,31%.

Otro de los bancos que también ha superado ya la barrera del 4% ha sido Bankinter. En este caso, la entidad cobra por una hipoteca fija el 4,09% TAE si el usuario cumple condiciones. Si no lo hace, se sitúa en el 5,16%.

Estos bancos aún mantienen las hipotecas fijas por debajo del 4%

Sin embargo, aún quedan algunos bancos que han mantenido las hipotecas por debajo del 4%. Es el caso, por ejemplo, de BBVA y Unicaja. El BBVA por su parte, ofrece una TAE del 3,65% como tope si el usuario no tiene vinculación con el banco.

Para quienes ingresen la nómina y hagan la contratación de seguros, el banco pone un 3,05% de interés. En el caso de Unicaja, por otro lado, el banco ofrece una hipoteca fija que varía entre el 3,33% y el 3,64% TAE. Esto dependerá de la vinculación del usuario con la entidad bancaria.

Cartel con el logo del BBVA en una oficina bancaria
BBVA y Unicaja mantienen las hipotecas por debajo del 4% de interés | Europa Press

La hipoteca fija, cada vez más interesante para el usuario

En este último año, en plena crisis, la hipoteca fija es que la que está ganando más adeptos. De acuerdo con los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, en el mes de septiembre, más del 75% de las hipotecas fueron fijas. Un máximo histórico.

De hecho, son los propios bancos quienes están promocionando más la hipoteca a tipo fijo. Sobre todo, desde que el Euríbor pasó a un estado positivo el pasado mes de abril. Esto hizo que las cuotas hipotecarias ascendieran para todas las familias que tuvieran una variable.

El objetivo de las entidades, en este sentido, es evitar que los propietarios no puedan pagar las cuotas. Por ello, promocionan antes las hipotecas fijas que las variables. Es decir, una cuota que no cambie e independiente de las subidas de los tipos de interés.