Logo EspanaDiario.tips
Logo EspanaDiario.tips
Logo Messenger Espanadiario.tips
Logo whatsapp
Montaje de una imagen de sequía con un icono de subida y una fotografía de un plato con aceite de oliva

'No habrá para todos': la crisis con el aceite de oliva va a más y preocupa a muchos

El precio del aceite de oliva está por las nubes también en países como Italia

La subida de los precios debido a la inflación está provocando muchos problemas a millones de familias en España, pero también de otros países europeos. En este sentido, los precios de los productos agrícolas son de los que más se han disparado.

Uno de los productos que más llaman la atención por su precio actual es el aceite de oliva, más que nunca conocido como “oro líquido”. Este problema también se hace patente en países como Italia.

En este caso, el aceite de oliva virgen extra italiano ha subido de media un 50% desde el año pasado, lo que empieza a preocupar tanto a los expertos como a los consumidores.

Las causas de la subida del precio del aceite de oliva

El precio del aceite de oliva italiano ha subido por causas muy similares a lo que ha sucedido en España. En concreto, destaca la grave sequía, así como el calor extremo, lo que provocó un frenazo de la producción, con un 37% menos que en 2021, en el país.

Montaje de un carrito de compra en el pasillo de un supermercado y una redonda con aceite de oliva
La sequía es uno de los principales problemas de la falta de aceite de oliva | Getty Images

Por otro lado, también llaman la atención problemas como la especulación, así como el incremento de la demanda del aceite de oliva en otros rincones del mundo. Es lo que sucede, por ejemplo, en el caso de Estados Unidos, de Alemania y de Francia.

Como indican los analistas Alberto Grimelli y Marcello Scorcia en Teatro Naturale: “La situación de los precios del aceite de oliva virgen extra está empezando a parecerse a la de la Bolsa, con significativas fluctuaciones especulativas propias de los mercados financieros”.

El cambio en el precio del oro líquido

Los cambios en el precio del aceite de oliva llaman la atención si los comparamos con los que había hace tan solo un año. En este sentido, en 2022, el litro de aceite de oliva virgen extra al por mayor costaba unos 4 euros por litro.

Sin embargo, en la actualidad, estos precios de las cotizaciones mayoristas se han visto duplicados. Ahora, existen cifras que pueden llegar a superar los 8 euros el litro. Y, como resultado, el coste final está cerca de los 10 euros por litro en Italia.

En Italia avisan: “No habrá aceite para todos”

Los analistas Grimelli y Scorcia, analizando este panorama, avisan de que: “No habrá aceite para todos”. Sin embargo, estos expertos no son los únicos que han llegado a esta conclusión.

Por su parte, el director general de la Asociación Italiana de la Industria del Aceite de Oliva, Andrea Carrassi, ya avisó de que: “Está ocurriendo lo que temíamos al comienzo de la temporada: debido a la baja producción, nuestro sector corre el riesgo de no contar con la cantidad suficiente de aceite para abastecer el mercado en los próximos meses”.

Montaje de una cuchara de aceite y una chica dando órdenes
En Italia, el precio de este producto puede alcanzar los 10 euros por litro | PixaBay

Esta es la previsión de los expertos

De acuerdo con los expertos, otro de los problemas es que, este 2023, y siguiendo los datos, se puede afirmar con mucha probabilidad que la nueva producción continuará siendo insuficiente. Sin embargo, podría ser algo superior a la de 2022.

Por otro lado, también se están agotando las reservas de años anteriores. Así lo indica Anna Cane, presidenta de FOOI: “La previsión es que los precios empiecen a bajar solo a partir de noviembre de 2024, si las cosechas del año que viene son mejores”.

Otras causas relacionadas con la falta de aceite de oliva

Por otro lado, existen más indicios de que este producto será pronto uno destinado a los bolsillos más ricos. En Italia, por ejemplo, el descenso de la producción de aceite de oliva virgen extra lleva dándose desde hace 10 años.

En aquella época, la producción era de 500.000 toneladas al año. Esto se debe a que, según el centro de estudios Nomisma, el 42% de las empresas productoras cuentan con menos de 2 hectáreas de olivares para cultivar.