Primer plano de un hombre con el dedo dentro de la oreja

El secreto mejor escondido del verano: cómo evitar que te entre agua en los oídos

Seguro que, hasta ahora, has tenido que lidiar con este problema más de una vez

En la playa, en la piscina e incluso en la propia ducha. Que entre agua en los oídos es uno de los problemas más extendidos en cualquier temporada. Esto, además de resultar muy molesto, también puede dar lugar a la aparición de diversos problemas.

Entre ellos, destacan la otitis externa, también conocida como oído del nadador, dolores de oídos, así como determinadas infecciones. Todos ellos están relacionados con la entrada de agua en esta zona del cuerpo.

Si te quieres olvidar de todos ellos, debes empezar a poner en práctica estos consejos. Te aseguramos que volverás a disfrutar del agua sin temor a que se quede en el oído de forma molesta.

Cómo evitar que el agua entre en los oídos

Que entre agua en el oído es un problema que sufren tanto los niños pequeños como los mayores. Sin embargo, no bañarse no es la solución, por lo que siempre viene bien conocer algunos trucos para evitarlo.

Una mujer que tiene dolor en su oído izquierdo
Secar los oídos nada más salir del agua evitará que nos entre dentro | Getty Images

1. Seca los oídos nada más salir del agua

El primer consejo que debes tener en cuenta es la necesidad de secar a conciencia tus oídos en cuanto salgas del agua. De este modo, podrás evitar infecciones. Hacerlo es tan sencillo como tener siempre una toalla limpia y seca preparada. Otra forma de hacerlo, con cuidado, es usando un secador de pelo. Lo puedes colocar a temperatura ambiente y guardar siempre una distancia de al menos 30 centímetros.

2. Usa tapones para evitar la entrada de agua

Sin embargo, si deseas evitar que entre agua en tus oídos de una forma mucho más fácil, una gran idea es usar tapones para los oídos. De este modo, podrás disfrutar de tu chapuzón sin preocuparte.

Los tapones de baño están diseñados con el objetivo de proteger el canal auditivo para que el agua no penetre en el mismo. Por este motivo, son uno de los artículos mejor valorados por los usuarios y también por los expertos.

Además de evitar que entre el agua, también son una barrera contra el cloro o los demás productos químicos de las piscinas. Como dato, se pueden conseguir de distintas medidas.

Así puedes utilizar los tapones para que cumplan su objetivo

Aquellas personas que padecen de otitis frecuentes deberían usar tapones de baño para evitar que el agua entre en sus oídos. También aquellas que tienen perforación timpánica o que tienen un drenaje en el tímpano. Para usarlos con seguridad, solo debes colocarlos durante el baño. Después, hay que retirarlos y secar la zona con una toalla limpia.

Si quieres un extra de protección, puedes cubrir los tapones con un apósito especial. Este tipo de apósitos son adhesivos y transparentes, así como hipoalergénicos e impermeables. Evitan que el tapón salga y que el agua entre.

Enfermera mirando el oído a una niña pequeña
Es recomendable visitar el otorrino antes de ir a la playa o a la piscina | Getty Images

La cera, un protector natural para evitar agua en el oído

Es necesario tener en cuenta que, a pesar de que te pueda parecer un problema, la cera del oído funciona como una protección natural para el mismo. Evita, entre otras cosas, que la suciedad entre en el oído, así como el agua.

En el caso de que tengas tapones, no los intentes sacar usando bastones de algodón, ya que no es el método más recomendable. Lo mejor será hacer una visita al otorrino antes de ir a la playa o la piscina para que limpie la zona sin temor a padecer infecciones.

Como ves, evitar que entre agua en el oído puede ser más sencillo de lo que piensas. Este verano, la solución está en tus manos. Hazte con tapones o sigue las indicaciones de secado para que el agua no se convierta en un problema.