Logo de CaixaBank en una oficina en la calle

El mensaje de CaixaBank sobre las tarjetas que ofrece a todos sus clientes en España

El principal banco de España ha enviado un mensaje muy importante a sus clientes

El principal banco de España, CaixaBank, ha lanzado un mensaje que ha despejado las dudas de muchos de sus clientes. Actualmente, el grupo bancario suma alrededor de 21 millones de clientes, repartidos entre España y Portugal. En este sentido, es habitual que surjan dudas sobre los productos que ofrece el banco, como es el caso de sus tarjetas de crédito y débito.

Es cierto que, cada cierto tiempo, y más con la crisis actual, se producen cambios en las condiciones de los clientes. Cambios que no siempre se llegan a entender, lo que posteriormente puede conllevar malentendidos y problemas.

En el caso de ING, por ejemplo, hace un tiempo conocíamos que iban a empezar a cobrar comisiones a los clientes no vinculados. Y eso que el banco se hizo famoso hace unos años por el hecho precisamente de no cobrar ninguna comisión. En el caso de CaixaBank, entre las principales dudas encontramos el desconocimiento de lo que realmente significa tarjeta de débito y de crédito.

¿Conoces las diferencias entre una tarjeta de crédito y de débito?

Por "tarjeta de débito" nos referimos a la tarjeta bancaria que se encuentra con mayor frecuencia en la billetera de los españoles. Es un medio de pago nacional o internacional (que suele usar el sistema Visa o Mastercard), que proporciona el banco al abrir una cuenta corriente.

Básicamente, con cada compra o retirada de dinero realizado con dicha tarjeta, la cuenta bancaria adjunta a la misma se carga de acuerdo con los métodos elegidos por el titular.

Tarjetas bancarias
CaixaBank ha ayudado recientemente a descubrir algunas diferencias básicas entre las diferentes tarjetas bancarias | Getty Images

La principal diferencia con la tarjeta de crédito es que el pago es inmediato, gracias a la autorización sistemática. Con cada pago, se realiza una verificación del saldo para verificar que la cuenta tiene la cantidad de dinero suficiente como para cubrir la transacción. Luego, la cuenta se debita diariamente, a medida que avanzan las operaciones.

La tarjeta de crédito, sin embargo, está asociada a una reserva de liquidez que el cliente puede reponer según sus necesidades. Además, hay que tener en cuenta otro detalle importante: los bancos no son los únicos que la ofrecen.

Las compañías de crédito, por ejemplo, así como la mayoría de grandes almacenes y cadenas de distribución ofrecen sus propias tarjetas de crédito. Con ciertas ventajas en función de cada establecimiento.

En cada fecha de vencimiento (mensual, semanal, etc.), la empresa envía al titular de la tarjeta un resumen de todas las operaciones de pago realizadas a crédito. Y la suma se carga automáticamente poco después. O se escalona con intereses durante un período definido.

El mensaje de CaixaBank sobre las tarjetas de sus clientes

Como hemos visto, las tarjetas bancarias de débito y crédito son diferentes en lo que a su funcionamiento se refiere. Y CaixaBank ha querido responder algunas dudas al respecto.

Recordar, por ejemplo, que, cuando usamos una tarjeta de débito, el cargo se produce de manera instantánea.  No solo eso, también se realizará o efectuará únicamente cuando exista saldo suficiente en la tarjeta.

Foto de unas tarjetas de crédito.
El límite de compra difiere en estos dos tipos de tarjeta | Getty Images

Esto no ocurre, sin embargo, con la tarjeta de crédito. Y es que, siempre que haya disponible en el límite de crédito, se podrá hacer la compra. Y el cargo variará en función de la modalidad escogida por cada cliente.

Así, por ejemplo, es posible que lo comprado en un determinado mes, se cargue a finales del mes siguiente. O, bien, que se produzca un aplazamiento por varios meses. Eso sí, hay que recordar lo más importante: siempre debemos hacer un uso responsable de las tarjetas bancarias. Especialmente si son de crédito.

Otro dato importante

También es importante señalar que las tarjetas de débito suelen presentar menos comisiones por mantenimiento que las de crédito. Aunque siempre la cantidad pueda variar en cada entidad bancaria, lo cierto es que existe una gran diferencia.

En el caso de dudar, lo más recomendable es consultar a tu banco qué comisiones se te están cobrando por el uso de tu tarjeta, aunque suelen informar de ello antes de dar de alta la tarjeta.