Una persona mayor pagando con su tarjeta en un datáfono

El aviso de las autoridades si siempre pagas con tarjeta en España

La comodidad de pagar con tarjeta puede suponer un riesgo si no se tienen en cuenta estos consejos

“¿Copia?” Una única pregunta, con una sola palabra, que seguramente ya hayamos oído centenares de veces tan solo este verano. Ya sea en el supermercado, en el chiringuito o en cualquier tienda, siempre nos ofrecen el resguardo del pago realizado con la tarjeta de crédito.

Sin embargo, ¿es realmente importante la copia? Tras los, cada vez más frecuentes, problemas, errores o fraudes cometidos con tarjetas, el Banco de España ha querido lanzar un aviso.

Aumenta el uso de tarjeta y sus peligros asociados

El año pasado se detectaron cerca de 6.101 millones de operaciones con tarjetas de crédito en nuestro país. Un importe de 195.249 millones de euros que se imponen frente al cásico método de pago. El uso del efectivo está quedando relegado frente a las tarjetas y los consumidores cada vez prefieren más los nuevos métodos como el contactless o Bizum.

Pagar con la tarjeta de crédito supone algunas ventajas frente a la moneda y el billete. Para empezar, es una manera más cómoda de pagar. No hace falta cargarse de peso en la cartera ni entretenerse en contar el dinero. Además, y aún más durante la pandemia, permite reducir el contacto y la transmisión de patógenos, inevitable con el manoseo de monedas.

Primer plano borroso de tarjetas de crédito
Algunos bancos y servicios como Bizum permiten realizar pagos sin necesidad de tarjeta | Getty Images

También permite llevar un registro de todos y cada uno de los gastos que hemos realizado desde la cuenta de nuestro banco. No obstante, la imprudencia de muchos o simplemente un pequeño despiste puede convertir este rectángulo de plástico en un auténtico peligro.

Podrías estar pagando de más sin darte cuenta

La función contactless permite realizar pagos simplemente acercando la tarjeta de crédito al datáfono. Con este método no será necesario introducir el pin de la tarjeta a menos que se alcance un importe superior a 50 euros. En casos de compras superiores sí se deberá teclear el número secreto.

A diferencia del efectivo, no sabremos el importe que estamos pagando a menos que lo consultemos antes. Es por ello que el Banco de España llama a la responsabilidad y recomienda verificar siempre la cantidad que marca el datáfono antes de acercar la tarjeta. Un error del dispositivo, del despiste del cajero o del camarero puede ser la causa de que llegues a pagar más de lo que te toca sin que se dé cuenta.

Los consejos de las autoridades: revisa tus transacciones

Además, el número de denuncias por timos premeditados a usuarios de tarjetas de crédito ha aumentado en los últimos años. Desde los trucos más simples, como añadir unos euros de más en la cuenta sin que el cliente se dé cuenta, hasta los más sofisticados, que envían correos fraudulentos para que facilites datos de la tarjeta. De esta manera, muchos delincuentes pueden robar cantidades de dinero que no superen los 50 euros, al no ser necesario la confirmación de pago.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Por todo ello, el Banco de España también recomienda pedir siempre la copia del pago que se acabe de realizar. De esta manera se puede llevar un control más seguro y exhaustivo de los movimientos del dinero.

A su vez, recomienda entrar en la aplicación o web de la entidad bancaria y revisar que todas las transferencias e ingresos de dinero de la cuenta son correctos. Además, recuerdan que algunos bancos ofrecen el servicio de enviar un SMS al usuario cada vez que se realice cualquier cargo en la tarjeta.

👉🏻 VER LAS NOVEDADES DE BIZUM: LOS BANCOS ADVIERTEN ➡️

Adiós al efectivo y… ¿A las tarjetas?

El futuro de los métodos de pago cada vez se va haciendo más nítido. Algunos expertos ya indican que en apenas dos años ya no se producirán tarjetas con banda magnética. Estas serán sustituidas únicamente por un chip que permita el pago sin contacto.

Además, muchos bancos y los nuevos dispositivos ya permiten pagar desde el móvil o el reloj inteligente. Un método cada vez más recurrente que permitió cerrar 47.639 cajeros automáticos a finales del año pasado.