Médico con pastillas en su mano

Las autoridades sanitarias lanzan una alerta sobre un fármaco muy usado contra la tos

Estos medicamentos deben retirarse del mercado cuanto antes

La Agencia Europea del Medicamento, conocida como EMA por sus siglas, ha pedido a través de un comunicado la retirada del mercado de ciertos medicamentos. En concreto, aquellos utilizados para luchar contra la tos seca que tengan un componente ahora dudoso.

Con la llegada del invierno, es normal que cada vez haya más casos de tos. Esto hace que la demanda de medicamentos específicos aumente, tanto en el médico como en las farmacias. Ahora, desde la EMA ha llegado una alerta clara.

Por este motivo, en el caso de que tengas un medicamento de este tipo en casa, lo mejor es que no vuelvas a utilizarlo. De hecho, desde la agencia ya se han encargado de poner en conocimiento de todos los profesionales su retirada para que no lo receten.

Este es el fármaco sobre el que se ha lanzado la advertencia

Desde el Comité para la Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia se ha recomendado la retirada de algunos medicamentos muy utilizados tanto en niños como adultos. Perfectos para luchar contra los síntomas de la gripe y el resfriado, ahora se han convertido en uno de los fármacos vetados por el organismo. La razón es que contienen folcodina y parece que no termina de ser segura para nuestra salud.

Mujer tapada con una manta y tosiendo
Los medicamentos para la tos con folcodina, retirados por la EMA | Getty Images

Cuál ha sido el motivo de su retirada

La razón por la que se han retirado estos fármacos es porque parece que pueden producir riesgo a desarrollar ciertas reacciones anafilácticas. Es decir, no terminan de ser del todo seguros para su distribución.

El PRAC llevó a cabo una evaluación de los datos de seguridad después de su comercialización. Estos demostraron que el uso de fármacos que contuvieran folcodina doce meses antes de una anestesia general con agentes bloqueadores neuromusculares puede traer problemas.

En concreto, pueden suponer un factor de riesgo a la hora de desarrollar una reacción anafiláctica. En otras palabras, pueden producir reacciones alérgicas de carácter grave.

Al no haber sido posible identificar ninguna medida efectiva para disminuir este riesgo, la decisión es clara. Desde las autoridades sanitarias recomiendan que los medicamentos que contienen folcodina se retiren del mercado de la Unión Europea. Esto quiere decir que, muy pronto, no estarán disponibles ni con receta médica ni tampoco para la compra libre por parte de los pacientes.

Qué es la folcodina, el fármaco retirado

La folcodina se define como un opiáceo que se emplea para trata la tos no productiva o seca, tanto en los niños como en los adultos. Además, su modo de actuación se centra de forma directa en el cerebro. Lo que hace es deprimir el reflejo tusígeno reduciendo las señales nerviosas que llegan hasta los músculos que se implican durante la tos.

Pastillas en una mano
Los fármacos con folcodina se llevan usando desde 1950 | Getty Images

Por otra parte, la folcodina se lleva usando como antitusivo desde 1950. Por tanto, en la actualidad están aprobados en países de la Unión Europea, como Francia, Bélgica, Irlanda, Malta, Eslovenia o España, entre otros.

Están disponibles, asimismo, en forma de soluciones orales, de jarabes, supositorios y cápsulas. Además, cuentan con distintos nombres, tanto comerciales como genéricos. Su popularidad ha sido muy alta hasta la fecha. Aunque hasta ahora se podían adquirir con o sin receta médica, esto ahora va a cambiar, después de que haya salido a la luz la nueva norma.

Esto deben hacer los profesionales

Por otro lado, desde las autoridades advierten a los profesionales de la salud de que deben tener en cuenta otras alternativas apropiadas. Además, deben aconsejar a sus pacientes para que no tomen ningún tipo de medicamento que puede contener folcodina.

Asimismo, los profesionales tienen que comprobar si los pacientes que se van a someter a una anestesia general han tomado medicamentos con folcodina durante los doce meses anteriores a la misma. En caso afirmativo, hay que tener en cuenta el riesgo que existe de que se den reacciones anafilácticas en dichos pacientes.