Una mano cogiendo billetes de euros de un cajero del banco

Pensiones no contributivas en España: La Seguridad Social avanza lo que pagará en 2023

Los beneficiarios de las pensiones no contributivas verán mejoradas sus pagas

Los beneficiarios de las pensiones no contributivas también verán mejoradas sus prestaciones en 2023. Si los perceptores de una pensión contributiva incrementarán sus pagas un 8,5%, en el caso de los primeros, la actualización será mucho mayor.

Hace unos días se confirmó este porcentaje después de que se conociera el IPC de noviembre. El avance de la inflación se fue moderando por tercer mes consecutivo, situándose por debajo del 10%. El nuevo sistema para la revalorización de estas ayudas toma como referencia la inflación desde diciembre de 2021 a noviembre de 2022.

Según se ha conocido recientemente, la inflación media durante estos últimos doce meses ha sido del 8,46%. Una cifra muy parecida a lo que ya contemplaba el Gobierno en los planes de Presupuestos Generales del Estado, que lo habían elevado al 8,5%.

Los cambios en las pensiones no contributivas en España

Las cuentas del Ejecutivo fueron aprobadas, pero con algunas exigencias por parte de los socios del Gobierno. Entre ellas se contemplaba una medida para las pensiones no contributivas.

Un hombre sacando billetes de euro de su cartera
Los que cobren una pensión no contributiva ganarán más dinero en 2023 | Getty Images

Consiguieron arrancar un compromiso a Pedro Sánchez para que ampliase la subida excepcional del 15% que se aplica desde el verano. Iba a prolongarse hasta el próximo 31 de diciembre, pero finalmente se alargará un año más.

¿Cómo quedarán las pensiones en 2023?

En la actualidad, la pensión máxima de jubilación llega a los 2819,18 euros al mes, que se traduce en 39 468,52 euros anuales. Con la revisión del 8,5% se superará por primera vez los 3000 euros en toda la historia. La paga mensual se situará en los 3059,23 euros, lo que supondrá 239,66 euros más a partir de enero.

En el caso de las pensiones no contributivas aclaran que lo que se produce es una extensión de la subida aplicada en julio. Por lo tanto, no se efectúa un aumento de este nivel sobre las cuantías actuales. Se mantendrán las cifras actuales durante el próximo ejercicio.

La Seguridad Social, además, determina unas cuantías mínimas para las prestaciones contributivas. Al igual que sucede con el resto de pensiones, el incremento que experimentarán será del 8,5%. 

Por lo tanto, la pensión mínima rondaría los 966,19 euros si el beneficiario tiene más de 65 años y algún cónyuge a su cargo. Implicaría 76 euros más al mes. Si contase con un cónyuge, pero no a cargo, la pensión se reduciría a 743,22 euros, que son 58 euros más. Por su parte, la paga mínima de jubilación para los que no tengan cónyuge se fijará en los 783,04 euros mensuales; lo que suponen 61 euros más respecto a 2022.

Una anciana contando monedas.
Se mantendrá la subida del 15% para las pensiones no contributivas | GTRES

Cuando se trate de una pensión de viudedad, la mínima, con cargas familiares, se elevaría hasta los 905,86 euros al mes. 

¿A cuánto asciende la pensión no contributiva?

Tras el incremento del pasado verano, la pensión no contributiva seguirá experimentando esa mejora del 15%. La prestación por jubilación en su versión íntegra alcanzará los 484,61 euros. La no contributiva de invalidez, por su parte, ascenderá hasta los 484,61 euros.

En este caso, puede darse una mejora cuando el grado de invalidez rebase el 75%. De ser así, puede llegar a percibir 726,9 euros mensuales, aunque debe justificar la necesidad de cuidados.

A partir del 1 de enero, los jubilados percibirán de media 107 euros más al mes. A lo largo del año ingresarán, por tanto, 1500 euros más. La prestación media quedará fijada en los 1364 euros.

Respecto a los que cobren una pensión de viudedad, el alza se situará en los 66 euros mensuales con una paga de 846 euros. La revalorización será de 41 euros para los beneficiarios de una pensión de orfandad.