Comprar una casa

No se suele mencionar: la alternativa a la hipoteca para comprar una vivienda barata

Esta puede ser una buena alternativa, aunque no en todos los casos

Comprar una casa barata, aunque lo parezca, no tiene por qué ser una misión imposible. Sin embargo, es cierto que, valorando el mercado y el panorama actual, pedir una hipoteca parece haberse convertido en un deporte de riesgo.

En este aspecto, los préstamos hipotecarios llevan subiendo desde hace meses de forma gradual. Esto ha sucedido después de que el Banco Central Europeo decidieran llevar a cabo tres subidas en los tipos de interés. El objetivo es contener la inflación.

En el mes de julio, el BCE subió los tipos de interés 50 puntos. En septiembre, 75 puntos y, en octubre, otros 75 puntos. Y esto ha afectado de forma directa a todos los que necesitan una hipoteca y también a quienes ya la están pagando.

El problema de las hipotecas en España

Derivados de esta subida de los tipos de interés llevada a cabo por el Banco Central Europeo, las hipotecas vuelven a tener problemas. Las variables, por su parte, aumentarán sus cuotas cuando se renueven. En el caso de los nuevos préstamos hipotecarios, sin importar si son fijas o variables, se contratan a tipos de intereses más altos.

En la actualidad, la mayoría de las contrataciones se está llevando a cabo con un tipo de interés que va de entre el 2 y el 3 por ciento. Así lo recogen los últimos datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística.

Decenas de balcones con flores en un bloque de viviendas pintado de blanco y naranja
La subida de los tipos de interés por parte del BCE, un problema para la hipoteca | Getty Images

Esta puede ser una buena alternativa a la hipoteca

Muchos son los que se preguntan qué es lo que se puede hacer para huir de la hipoteca y no renunciar a comprar una casa. En algunos casos, pedir un préstamo personal para la adquisición del inmueble puede ser una buena alternativa.

Sin embargo, hay que tener claro que esto solo es algo recomendable en el caso de que la cantidad para comprarla no supere los 100 mil euros. La razón es que, al amortizar el préstamo en menos años, también se pagarán menos intereses en comparación con la hipoteca.

No obstante, hay que pensar también que los préstamos personales cuentan con un tipo de interés mucho más alto que las hipotecas. Además, los plazos de amortización son menores.

Eso sí, también hay que pensar que tienen menos costes en lo que se refiere a notaría, gestión y registro. Además, no hay que pagar con ellos una tasación para la vivienda que deseemos adquirir.

El préstamo al consumo, otro que tener en cuenta

En este contexto, el préstamo personal no es el único que puede convertirse en una alternativa a la hipoteca común. Otro de los que se pueden tener en cuenta es el préstamo al consumo.

Conjunto de viviendas
Hay una alternativa a la hipoteca de la que no se suele hablar | Getty Images

En este caso, este tipo de préstamos suelen tener un tipo de interés de entre el 5 y el 8 por ciento. De media, los hipotecarios se mueven en torno al 2,5%. Además, suelen tener un plazo de amortización de 10 años. Otra cosa a tener en cuenta sobre estos préstamos es que el importe máximo se suele situar sobre los 75 mil euros. En ocasiones, esta cantidad puede ser suficiente.

😨 VER LAS HIPOTECAS QUE CONTINUARÁN SUBIENDO HASTA FINALES DE AÑO ➡️

Después de haber conocido estas alternativas, puede que te preguntes cuál de todos los préstamos puede ser más recomendable. De momento, la hipoteca es el más económico a largo plazo. Sin embargo, requiere de un mayor desembolso al principio.

El préstamo hipotecario, además, está pensado para que se devuelva a largo plazo, lo que permita una mayor comodidad en las cuotas mensuales. En definitiva, pedir una hipoteca continúa siendo la opción más recomendable. Eso sí, siempre y cuando no se tenga liquidez para un desembolso de dinero más grande desde el principio.