Grupo de alimentos anticáncer

Los 7 alimentos sanos para prevenir el cáncer que recomiendan todos los expertos

No hay nada mejor para prevenir el cáncer que seguir una alimentación variada, equilibrada y saludable

Según datos de la Asociación Española contra el Cáncer, a lo largo de 2021 se diagnosticaron en nuestro país 285.530 casos nuevos de esta enfermedad. Esto supuso un 2,36% más respecto al año anterior, cuando se diagnosticaron 282.421 casos nuevos. Y la incidencia no deja de aumentar: solo en los últimos cinco años los nuevos casos de cáncer se han incrementado en más de un 20%.

Aunque es difícil saber por qué una persona ha desarrollado cáncer, sí se sabe que existen factores evitables que pueden influir. Tienen una especial relación con el entorno en el que vivimos, como podría ser el caso de la contaminación del aire, o las infecciones. Y también tienen que ver con nuestro estilo de vida.

Los 7 alimentos capaces de prevenir el cáncer

Existen una serie de alimentos sanos que pueden ser de muchísima ayuda a la hora de prevenir el cáncer. O, al menos, reducir el riesgo de aparición, especialmente cuando se combina con el seguimiento de un estilo de vida mucho más saludable en general. ¿Cuáles son? Toma nota: 

1. Cúrcuma

Muy conocida por su uso en la cocina como especia aromática, la cúrcuma es conocida desde hace siglos. Su popularidad se debe a su utilización como tratamiento natural para algunas dolencias, como la artritis y la ansiedad.

Curcuma
Se ha demostrado que la cúrcuma proporciona beneficios anti-cáncer | Getty Images

Cuenta con más de 100 compuestos diferentes, uno de los cuales es la curcumina, convirtiéndose en uno de los ingredientes activos que más beneficios proporciona. Una revisión publicada en AAPS Journal encontró que la curcumina era capaz de matar las células cancerosas y reducir el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en los tumores.

2. Semillas

Existen una amplia variedad de semillas nutritivas que podemos incluir en nuestros platos, y que son especialmente ricas en ácidos grasos saludables. Un buen ejemplo lo encontramos en las semillas de chía o en las pipas de calabaza. De hecho, se trata de alimentos que han ido ganando popularidad en los últimos años por sus grandes beneficios para el organismo.

3. Jengibre

Junto con la cúrcuma, el jengibre también ha demostrado ser muy interesante no solo a la hora de calmar las náuseas. Este producto podría convertirse en una opción natural útil a la hora de protegernos del cáncer.

Jengibre rallado y en una infusión dentro de un vaso transparente encima de una mesa de madera
El jengibre ha sido usado desde hace miles de años por sus granes propiedades | Getty Images

Proporciona beneficios antioxidantes, entre los que destacan la presencia de 6-shogaol y 6-gingerol, que brindan cualidades anticancerígenas contra el tracto gastrointestinal, ayudando en la muerte de células cancerosas.

4. Gelatina

La gelatina es muy rica en proteínas y agua; ambos componentes son esenciales para mejorar nuestro estado de salud, y favorecer la cicatrización de heridas, entre muchas otras cualidades.

En un estudio sobre células cancerosas humanas en el laboratorio se encontró que la gelatina (procedente de la piel de cerdo), disminuyó el crecimiento de determinadas células de cáncer, en especial de colon, estómago y en el caso de la leucemia.

5. Alimentos ricos en proteínas

Las proteínas de origen animal destacan por su mayor valor biológico, ya que tienden a ser consideradas como proteínas de buena calidad, principalmente porque contienen todos los aminoácidos esenciales.

Primer plano de un filete de carne roja
Los alimentos ricos en proteínas también ayudan a prevenir el cáncer | Getty Images

Destacan especialmente alimentos como el pescado azul, que, además, es muy rico en ácidos grasos omega-3, con alto contenido en. Pero tampoco podemos olvidarnos de las proteínas vegetales, como es el caso del tofu, seitán y soja.

6. Alimentos ricos en hierro

Sin suficiente hierro, nuestro cuerpo no es capaz de producir suficiente hemoglobina. Esta es una sustancia que encontramos en los glóbulos rojos, y que es indispensable para transportar oxígeno a los tejidos del cuerpo.

Optar por un consumo regular de alimentos con alto contenido en hierro es la mejor forma de asegurarnos una cantidad adecuada. Opciones hay muchas: hígado de carne y pollo, mejillones, ostras, sardinas enlatadas en aceite, pavo cocido, jamón, cereales integrales enriquecidos con hierro, legumbres cocidas, tofu, etc.

Lentejas
Las lentejas son muy ricas en hierro y otros nutrientes con beneficios para la salud. | Getty Images

7. Grasas saludables

También conocidas como “grasas buenas”, destaca especialmente la presencia del omega-3, que encontramos en algunos alimentos, como podría ser el caso de los pescados grasos (como el salmón).

En un estudio publicado el pasado año en Cell Metabolism, los expertos sugirieron un mecanismo que podría explicar el vínculo entre las grasas saludables, como el omega-3, y la inhibición de tumores en ratones, encontrando un efecto anticancerígeno en este tipo de grasas.

Unos hábitos más saludables, fundamentales para prevenir el cáncer

¿Sabías que hasta un tercio de los cánceres se podrían evitar manteniendo hábitos más saludables? Esto implica no solo evitar el alcohol o el tabaco, sino cuidar nuestra alimentación, optando preferiblemente por alimentos saludables. Por ejemplo, los nutricionistas recomiendan optar por productos ricos en antioxidantes, reduciendo el consumo de ultraprocesados.

Primer plano de una persona andando que lleva unas zapatillas deportivas grises
Un estilo de vida saludable es fundamental para prevenir la aparición de tumores | Getty Images

De hecho, la dieta es considerada como uno de los factores determinantes en la aparición del cáncer. Y los científicos saben que el peso, la actividad física y la alimentación pueden influir en el riesgo de alrededor de un 30 por ciento de todos los cánceres. 

Es más, de acuerdo a los estudios existentes, el riesgo de muerte por cáncer en las que la alimentación juega un papel, oscila entre el 10 y el 70%.  Lo que no es de extrañar, porque la dieta no es el único factor que influye en el riesgo de cáncer (pero sí es uno de los más destacados).