Un hombre con polo azul cogiéndose la grasa de la barriga

Los alimentos comunes que disparan sin control tu peso cada vez que los comes

Algunos alimentos de lo más comunes impiden que perdamos suficiente grasa visceral

La grasa abdominal es la grasa que se encuentra en el abdomen. Puede ser visible, es la famosa barriga, pero también invisible cuando se aloja dentro del abdomen, alrededor de los intestinos o el hígado. Es aquí cuando nos encontramos con un tipo de grasa que, de acuerdo a muchos estudios, puede llegar a ser realmente peligrosa: la grasa visceral.

¿Cómo podemos saber si tenemos demasiada grasa en el interior del abdomen?

En realidad, no existen técnicas que puedan medir la grasa visceral directamente. Pero existen algunas pequeñas anomalías que pueden ser útiles como señales de advertencia. En especial cuando se asocian con un aumento de la circunferencia de la cintura.

Es lo que ocurre con el exceso de colesterol, niveles elevados de glucosa en sangre en ayunas, o presión arterial muy alta (hipertensión arterial). Todo ello, combinado, puede sugerir la presencia de grasa en los órganos. 

Sea como fuere, las autoridades sanitarias definen la obesidad abdominal por una circunferencia de la cintura mayor o igual a 80 centímetros para las mujeres y 94 centímetros para los hombres.

¿Qué alimentos influyen en el aumento de peso?

Los alimentos con demasiadas calorías son los más placenteros, así que muchas veces es difícil no sucumbir a la tentación. Tomemos el ejemplo de los refrescos. Tienen demasiada azúcar.

Diferentes latas de refresco vistas de cerca
Los refrescos son uno de los alimentos que más engordan | Getty Images

Pero existen muchos otros alimentos que pueden influir en el aumento de peso. Algunos son habitualmente conocidos, como el chocolate con leche, las patatas fritas, todo tipo de embutidos, las grasas animales o bebidas como los zumos de frutas.

También hay otros que pueden influir, y que no son tan conocidos, principalmente por el hecho de que pensamos que son saludables y nutritivos. Es lo que ocurre, por ejemplo, con los frutos secos.

Los anacardos y los cacahuetes, por ejemplo, pueden influir muchísimo. Y pueden hacerlo aún más si, además, los consumimos fritos. En este último caso, también debemos tener en cuenta otro detalle importante: si están fritos lo más probable es que tengan un exceso de sal, lo que puede ser aún peor.

Y es que, por un lado, pueden incrementar el peso por su exceso de grasas y, por ende, de calorías. Y, por el otro, incrementar la presión arterial y aumentar el riesgo de otros problemas comúnmente asociados al consumo de alimentos con exceso de sal.

Las palomitas de maíz también pueden acabar influyendo muchísimo, especialmente porque, al ser pequeñas y ligeras, tendemos a comerlas en grandes cantidades.

Una mujer cogiéndose la grasa abdominal con las manos
Algunos alimentos hacen que sea imposible perder peso | Getty Images

¿Cuáles son los peores alimentos para nuestro peso?

A continuación, desvelamos los peores alimentos que podemos comer si lo que buscamos es perder peso:

1. Patatas fritas

Son buenas, y crujientes, pero son realmente grasosas. Tomemos el ejemplo de las famosas papas fritas. Estos se cocinan (en su mayoría) en un baño de grasas malas.

Al ser cocinada, la patata absorbe aceite y lo almacena, aportando al consumidor una gran cantidad de calorías. Pero no son solo las patatas fritas, sino que todo tipo de alimentos fritos contiene grasa. Por eso, si comes pollo, patatas o verduras, evita freírlas, prefiere hervirlas y asarlas a la plancha.

2. Embutidos

Los embutidos, como el jamón, los chorizos, el tocino, las salchichas y otras, son igual de malas. Estos contienen mucha sal y ácidos grasos saturados. La mayoría también contienen nitritos, que pueden ser la causa de ciertos tipos de cáncer, según expertos nutricionistas.

3. El queso

Especialmente los quesos secos y curados, porque son extremadamente grasosos, así que definitivamente te harán engordar. Sin embargo, debes saber que en caso de carencia, son excelentes, ya que aportan gran cantidad de proteínas además de calcio. Algunos quesos a evitar: Emmental, Cantal, Beaufort, queso de cabra, raclette, Comté, Gouda…

Quesos grasos
Los quesos grasos o muy grasos son muy malos para la obesidad. | Getty Images

4. Comidas preparadas

Las comidas preparadas se encuentran entre los alimentos que más engordan. Debes saber que la industria de este tipo de alimentos añade mucha grasa (y también azúcar) en las comidas preparadas. 

Estas grasas permiten que una vez recalentados, estos menús no queden demasiado secos. Algunos agregan aceites, otros agregan mantequilla. 

5. Salsas preparadas

Las salsas preparadas también entran en esta categoría de alimentos, ya que suelen ser grasosas y contienen demasiada sal o azúcar para una salsa dulce.