Un montón de alimentos: pan, brócoli, queso, pimientos, tomates, champiñones

Los 7 mejores alimentos contra el reuma que realmente funcionan

Prueba estos alimentos si quieres prevenir las molestias provocadas por el reuma

Aunque no existe ninguna enfermedad que se llame reuma  como tal, la sociedad se ha puesto de acuerdo para englobar  bajo ese nombre todas aquellas enfermedades que afectan al aparato locomotor. Quizás hayas escuchado, también, la palabra reumatismo, pero sucede lo mismo que con la palabra reuma.

Existen más de 200  enfermedades reumáticas que se pueden dividir entre las que afectan al sistema músculo-esquelético, las inflamatorias, las degenerativas, las metabólicas-óseas o las que causan dolor. El síntoma más común es el dolor en las articulaciones y la inflamación. Así que, si has experimentado alguno de estos síntomas, lo aconsejable es visitar a un especialista.

Alimentos que realmente funcionan contra el reuma

Aunque cada una de ellas se pueda tratar de una forma  diferente, los especialistas están de acuerdo en la importancia de seguir una dieta  variada. Eso sí, si entramos en detalles, no puedes perderte los siguientes alimentos

1. Salmón

El salmón  es uno de los pescados que más beneficios aporta a nuestra salud. Su alto contenido vitamínico (A, B y D, E y K9) permite que nuestro organismo funcione mucho mejor y es ideal para aquellas personas que sufren afecciones musculares.

Además, algunos estudios realizados en Reino Unido afirman que el omega-3 que aporta este pescado es esencial para el cuidado de los huesos  y articulaciones. La presencia de dicha grasa disminuye el contenido del ácido araquidónico (AA) encargado de provocar las inflamaciones.

Cuatro trozos de salmón sobre un soporte de madera
El salmón contiene gran cantidad de omega-3 | Getty Images

Este pescado es altamente recomendado para aquellos que padecen artritis reumática porque podría ser útil para disminuir el dolor de los pacientes.

2. Productos lácteos

Los productos lácteos  son una gran fuente de calcio, un mineral esencial para la prevención de enfermedades en los huesos. Aunque su ingesta diaria debería girar en torno a los 1200 mg diarios, no todo el mundo hace caso a estas recomendaciones. Este problema expone a mucha gente a futuras dolencias óseas.

Variedad de láctoes: queso, yougur, leche, mantequilla
Puedes optar por el producto lácteo que más te guste | Getty Images

Una reducida presencia  de calcio es nuestro esqueleto podría causar una disminución de la masa ósea, lo que debilita a nuestros huesos. No hace falta decir que esto no ayuda para nada contra los problemas del reuma.

3. Aceite de oliva

Un consumo moderado de aceite de oliva es realmente muy beneficioso para nuestra salud. Es un elemento clave de la dieta mediterránea y muchas investigaciones avalan sus efectos positivos.

Aceite de oliva en un vaso y dos aceiteras junto a un plato lleno de aceitunas y una cuchara
El aceite de oliva es esencial en la dieta mediterránea | Getty Images

Según un estudio llevado a cabo por la Universidad de Sevilla, el AOVE es capaz de reducir la inflamación  de las articulaciones provocadas por la artritis  reumatoide. Los investigadores afirman que este efecto se debe a la fracción  polifenólica que posee el aceite, una de sus tantas propiedades. Además, contiene oleocanthal, un compuesto que actúa de una forma similar al ibuprofreno.

4. Sardinas

Al igual que el salmón, es un pescado con propiedades muy significativas  para el cuidado de nuestro organismo. Aparte de ser un pescado bastante económico  y fácil de conservar, es un alimento que nos puede aportar grandes cantidades de vitaminas, proteínas  y omega-3.

Dos sardinas vistas de cerca
La sardina es uno de los alimentos más recomendados contra el reuma | Getty Images

Su contribución en  vitamina D es fundamental para la prevención de enfermedades como la osteoporosis. Si las sardinas no te convencen, puedes optar por otros pescados con características similares como la caballa  o el atún.

5. Tomate

Según algunos especialistas, los licopenos, sustancias químicas naturales, que se pueden encontrar en los tomates, tienen efectos antioxidantes  y antiinflamatorios. Otros alimentos ricos en licopenos son las legumbres  y los alimentos derivados del cereal.

Tomates
Los tomates mejoran la circulación sanguínea | Getty Images

Además, los tomates son beneficiosos para mejorar la circulación  sanguínea y es un aliado para la reducción  de colesterol alto en la sangre.

6. Coles de bruselas

Las coles de bruselas forman parte de la familia de las crucíferas, al igual que el brócoli o la col. Son alimentos ideales para prevenir un gran número de enfermedades gracias a su alto contenido en vitamina K, una vitamina que previene la inflamación  crónica.

Cesto con coles de bruselas
Las coles de bruselas son ricas en sulforafano | Getty Images

También cuentan con un aporte muy significativo de sulforafano, una sustancia con propiedades antiinflamatorias.

7. Cúrcuma

La cúrcuma es una especia  bastante usual en la cocina, pero la mayoría de consumidores desconocen sus beneficios. Sus propiedades antiinflamatorias  son de gran ayuda para prevenir  las molestas inflamaciones de la mayoría de enfermedades reumáticas.

Algunos especialistas recogen que un buen remedio casero es la combinación entre arcilla, cúrcuma  y agua. Aplicar esa mascarilla sobre la zona que te duele podría ayudarte a calmar el dolor.

Cúrcuma desparramada en una mesa con un plato negro y una cuchara
Tiene efectos antiinflamatorios sobre nuestro cuerpo | Getty Images

En una intervención en La Vanguardia, el nutricionista Santiago Díaz aseguró que "la cúrcuma actúa como antibiótico  natural". "Tiene una gran cantidad de antioxidantes  que ayudan a mejorar el sistema inmunitario  y a prevenir el envejecimiento  celular", insistió el experto. En definitiva, este condimento no puede faltar en tu despensa.