Mano de un doctor sosteniendo un estetoscopio en una sala de hospital

Alertan de una infección que destruye el hígado y los pulmones: puede ser mortal

¡Cuidado! Esta es la peligrosa infección que puede acabar destruyendo los pulmones y el hígado

Mucho cuidado con la infección que podría perjudicar gravemente a tu salud, especialmente a tu hígado y a tus pulmones. Mantener una salud de hierro es quizá uno de los grandes retos a conseguir para todas las personas.

Por ello, establecer unos buenos hábitos de vida como una buena alimentación, ejercicio físico regular e incluso rutinas de descanso, son las principales claves para estar sanos. Pero esta infección puede ponértelo muy difícil.

Hidatidosis, una enfermedad poco común

Se ha llevado a cabo una revisión de la incidencia de hidatidosis en Europa. Dicha enfermedad ataca a los pulmones y al hígado, que sin un tratamiento y el diagnóstico correcto puede llegar a ser mortal.

La hidatidosis se contagia a través de un parásito que convive con los animales y pasa a las personas, nunca de persona a persona. Por lo que la convierte en una afección bastante rara, pero real.

Médico auscultando el pecho a un hombre
La enfermedad también afecta a los pulmones | Getty Images

Cuando esta enfermedad se manifiesta lo hace a través de un desarrollo de quistes hidatídicos, siendo lento y progresivo. Esta zoonosis es realmente un problema de salud, causada por un parásito denominado, Echinococcus granulosus, muy frecuente en las actividades ganaderas. Para completar el ciclo, este parásito se transmite entre el ganado ovino y los perros.


Cuando está enfermedad está presente en el ganado, y se transmite a las personas es cuando comienzan a manifestarse los quistes, que crecen de manera progresiva y lentamente. En la fase adulta aparece la conocida como la tenia.

Las personas actúan como los hospedadores ideales para la enfermedad, que es donde se reproduce, el parásito se contagia a través del agua, alimentos, heces de perros y contacto directo con los mismos. 

¿Qué síntomas aparecen?

Cuando la persona está contagiada, la tenia empieza a debilitar el sistema afectando directamente al hígado y a los pulmones. Los contagiados pueden experimentar dolor abdominal, náuseas, vómitos, fiebre...

Y aunque parezca una enfermedad poco común, se han elaborado infinidad de estudios de esta enfermedad. Algunos datos clínicos y epidemiológicos constatan la cantidad de dicha enfermedad en España. 

Dibujo de unos pulmones
Causa más incidencia de la que se cree | Getty Images
Gracias a los análisis se permitió identificar casi 65.000 casos de hidatidosis en 40 países de Europa. Al año se pueden registrar haber más de 0.5 casos por cada 100.000 habitantes.

En España, gracias a los datos registrados por el registro hospitalario Conjunto Mínimo de Datos (CMBD), la incidencia resultaba ser de 1 caso entre 100.000 habitantes durante los años comprendidos entre 1997 y 2020 y 0.56/100.000 entre 2017-2019.

Los investigadores concluyen que los datos que han apoderado gracias a la investigación y análisis de la enfermedad supone conocer aproximadamente la situación epidemiológica que existe, concluyendo lo siguiente: «Conocer más en profundidad la enfermedad y su situación epidemiológica integrándose en un enfoque de Salud Única es fundamental para mejorar su manejo».

La importancia de adquirir hábitos saludables

Para poder empezar a incluir estas premisas, es importante hacerlo poco a poco. Cambiar de alimentación de la noche a la mañana, no es lo más recomendable. Practicar durante horas ejercicio físico tampoco será lo mejor, ya que podemos llegar a desmotivarnos antes de lo esperado.

Haciendo deporte
La práctica de deporte puede prevenir algunas enfermedades | Getty Images

Es cuestión de ir poco a poco, dando pequeños pasos que nos acercan a la vida saludable que queremos y anhelamos. Sin embargo, existen otra serie de condicionantes externos, cosas que no podemos controlar y que sin duda nos pueden poner en peligro.

Es el caso de algunas enfermedades. Ponernos malos es algo que no podemos prever, incluso aún llevando la vida más exitosa y cuidada posible. No obstante, cuidar de nuestros hábitos disminuirá la posibilidad de padecer alguna.