Mujer en el pasillo de un supermercado con un carro de la compra mirando una estantería llena de fideos

Nueva alerta alimentaria: una popular empresa de chocolate ha paralizado la producción

Una empresa líder mundial en producción de chocolate ha cerrado las puertas de una de sus fábricas

Nueva alerta alimentaria, esta vez de la mano de chocolate. Una reconocida fábrica de cacao se ha visto obligada a cerrar sus puertas, al menos, de forma temporal. La razón se sustenta en que consumir dicho chocolate podría poner en riesgo a los usuarios. Las alarmas han saltado en Bélgica, país que acoge a una de las fábricas de la empresa Barry Callebaut. 

Se ha detectado una presencia indeseada en el chocolate

Al parecer, la empresa suiza Barry Callebaut ha detectado una presencia peligrosa dentro de sus fábricas en Wieze (Bélgica). Los trabajadores de la propia empresa localizaron un lote de chocolate contaminado con salmonela, por lo que decidieron frenar las líneas de producción. Por consiguiente, la fábrica lleva desde el 27 de junio sin producir ningún tipo de chocolate.

Las investigaciones internas han revelado que la fuente de contaminación ha sido la lecitina. Aunque su nombre no sea muy conocido, la lecticina es un emulsionante muy común a la hora de elaborar chocolate. Entre sus funciones, destaca su uso para disminuir la viscosidad del chocolate.

Varias tabletas de chocolate negro, con leche y blanco
La gran mayoría de fabricantes usan lecticina | Getty Images

Como precaución, la marca ha decidido que la fábrica no volverá a producir con normalidad hasta que no sea sometida a un proceso total y complejo de higiene. Siguiendo en esta línea, la empresa asegura que la seguridad alimentaria es primordial para ella, por lo que desinfectarán debidamente toda la planta.

La infección por salmonela, pese a no afectarle del mismo modo a todo el mundo, puede poner en grave riesgo la salud de los infectados. Los síntomas más frecuentes son la diarrea, la fiebre y los dolores abdominales.

Normalmente, los síntomas aparecen en las 72 horas más próximas al momento de exposición. Además, es verdaderamente peligrosa para los infantes y ancianos. Por ello, se recomienda a la población prestar atención a las posibles alertas que puedan lanzarse.

¿Hasta qué punto esta alerta afecta a España?

Para entender la magnitud de la alerta es necesario comprender que Barry Callebaut abastece de cacao a un gran número de marcas. Entre ellas, encontramos Hershey, Mondelez o Nestlé... Es decir, compañías con gran presencia en nuestros supermercados, tanto de forma física como online. Asimismo, se calcula que su chocolate se distribuye en más de 40 países.

Estas cifras convierten a Barry Callebaut en un claro líder mundial en la producción de cacao. Por esta razón, una sensación de alarma se ha instaurado entre un gran número de posibles afectados.

De todos modos, la propia empresa ha comunicado que gran parte del lote contaminado se encuentra todavía en sus propias instalaciones. La otra parte, pese haber sido comercializada, no ha entrado en ninguna cadena alimentaria. Por lo tanto, el chocolate infectado por salmonela no podrá llegar hasta los consumidores.

Chocolate líquido acabado de salir del horno y colocado en un recipiente
La mayor parte del lote se encuentra todavía en Wieze | Getty Images

Esto ha sido posible gracias a la rápida actuación de Barry Callebaut, pues lanzaron una rápida alerta al conocer la presencia de salmonela en el chocolate. Se pusieron velozmente en contacto con todos los compradores para evitar que la alarma fuese a peor.

Además, la empresa ha compartido su investigación interna con la Agencia de Seguridad Alimentaria Belga (AFSCA) con el fin de poder esclarecer los hechos. Por ello, se espera que la fábrica pueda volver a producir pronto.

La pesadilla con el chocolate parece no acabar

Por desgracia, esta no es la primera vez que se encuentra salmonela en el chocolate. Hace tan solo unos meses, Francia detectaba un brote de salmonelosis causado por la ingesta de productos Kinder. Hasta la fecha, se calcula que unas 200 personas se vieron afectadas por dicho brote.

Por ello, España también se vio obligado a retirar parte de sus productos en todos los puntos de venta. Además, las autoridades alimentarias instaban a la población a devolver y no consumir los productos.