Comida y vasos sobre una manta en la playa

Mucho ojo: Los 5 alimentos que nunca deberías llevar a la playa en verano

Comer estos alimentos puede conllevar riesgo de sufrir intoxicaciones

Ir a la playa es una de las actividades más divertidas y relajantes que se pueden hacer durante el verano. Pasar el día en este lugar reporta muchos beneficios, no obstante hay que ser cuidadoso con lo que llevamos para comer.

Es muy habitual bajar a la playa con la comida hecha con el objetivo de disfrutar de un día completo bajo el sol. Sin embargo, existen algunos alimentos que es mejor comer en casa y no al lado del mar, debido a las altas temperaturas. Si quieres que tu experiencia sea completa, debes conocerlos para no cometer un grave error que puede terminar en enfermedad.

Estos son los cinco alimentos que no debes llevar a la playa

De entre todos los tipos de comidas que solemos llevar a la playa, son cinco los que destacan como los peores. De hecho, podríamos confirmar que deberían estar prohibidos si no quieres enfrentarte a problemas como la salmonelosis, que se suele dar sobre todo en verano.

Un libro, sombrero, copas, botella y comida sobre una toalla y una cesta de picnic en la playa
Ciertos alimentos pueden ser contraproducentes si se comen en la playa | Getty Images

1. Pollo empanado

Hacer pollo empanado es fácil y rápido. Quizá por esto sea una de las comidas de playa consideradas como más típicas. No obstante, si no te quieres enfrentar a ningún problema, lo mejor será no echar este tipo de filetes en el táper.

La razón es que este alimento contiene demasiada agua y demasiadas grasas. Cuando estas sufren un calor excesivo, bacterias como la salmonella o la listeria pueden no tardar en aparecer.

2. Mayonesa y salsa con huevo

Otro de los alimentos que debe estar casi prohibido llevar a la playa es cualquier salsa que se haya elaborado con huevo. De entre todas, una de las que más destacan es la mayonesa, ya que es de las más consumidas en nuestro país.

Sin embargo, como sucede en el caso anterior, también tiene peligro de poder desarrollar salmonella. Una de las comidas que, aunque es muy refrescante será mejor disfrutar en la comodidad de tu hogar, es la ensaladilla rusa.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

3. Tortilla de patatas

Es muy común ver a familias enteras preparar la típica tortilla de patatas para introducir en el táper que se van a llevar a la playa. Fácil de comer, es un plato que apetece en cualquier situación. No obstante, tampoco es recomendable.

😱 VER EL PELIGRO DE CONSUMIR TORTILLA DE PATATA EN VERANO ➡️

Esto sucede, sobre todo, con la tortilla de patatas poco hecha. De nuevo, que el huevo no esté del todo cuajado, puede entrañar peligro de salmonelosis. Sin embargo, si no quieres renunciar a este manjar, usa huevina para llevarla a cabo.

4. Sobras de pasta o arroz

Poco recomendado es también llevar a la playa platos de sobras de pasta o arroz hechos otro día. Sobre todo, si no los has conservado de forma correcta en el frigorífico. Además de enfrentarte a enfermedades, las bacterias que desarrollan pueden producir incluso la muerte.

Tuppers
Si no la has conservado correctamente, esta comida puede ser peligrosa | Getty Images

5. Mariscos y pescados marinados

Si vas a llevar pescados o mariscos a la playa, mejor que no sean marinados o crudos. Es el caso, por ejemplo, del sushi, el sashimi, el ceviche o las ostras, entre otros. En este caso, existe peligro de que aparezca el anisakis y provoque una infección en quienes los consuman.

Además, el excesivo calor de la playa no solo afectará al sabor del marisco del pescado, sino también a su calidad. Por lo tanto, la mejor opción es substituirlo por otro tipo de ingredientes como la carne.

Los alimentos que puedes llevar a la playa sin problema

Ahora que ya conoces los cinco alimentos que es mejor no llevar a la playa, también tenemos buenas noticias. A continuación, te dejamos algunos de los platos que no pueden faltar en tu nevera portátil.

En primer lugar, la fruta será siempre una buena compañera. Lo mismo sucede con las sopas frías, sándwiches o empanadas. Una buena ensalada como plato principal también es recomendable. Y, si buscas un picoteo saludable, apuesta por los frutos secos.