Una mujer introduciendo su tarjeta bancaria en un cajero automático con la pantalla en blanco

Los 4 bancos españoles en los que ya no podrás operar con la libreta de ahorros

La medida de estas entidades bancarias afectará a mucha gente

Cuatro de los principales bancos de nuestro país han decidido tomar una medida un tanto controvertida. A partir de ahora ya no permitirán a sus clientes operar con la libreta de ahorro. Algo que implicará un importante perjuicio para algunos usuarios.

Se trata de una denuncia que realiza la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que advierte del serio problema al que se enfrentarán algunos colectivos. Sobre todo las personas de más edad, que eran las que venían haciendo uso de estas cartillas.

La apuesta de las entidades bancarias por potenciar la banca digital y suprimir los servicios en persona están consiguiendo dejar de lado a los mayores. Les cuesta mucho adaptarse a las exigencias tecnológicas y el 40,5% de los que tienen más de 65 años nunca ha utilizado internet. Este porcentaje se eleva hasta el 55,4% en el caso de los mayores de 75, según datos de la Unión Democrática de Pensionistas y Jubilados de España (UDP).

¿Qué bancos han suprimido las libretas de ahorro?

En España hay cuatro entidades financieras que han dejado de trabajar con las libretas de ahorro. Se tratan de Abanca, Bankinter, BBVA y Caja Rural de Jaén

La decisión adoptada por estos bancos supone un serio contratiempo para mucha gente. La OCU explica que impide a las personas "sin capacidad para acceder a la banca digital el correcto control de los movimientos y saldos bancarios". Ahora se quedarán sin esta posibilidad.

Oficina del BBVA en Madrid con el nuevo logo de la compañía
El BBVA es uno de los bancos que ha suprimido la libreta de ahorro | Europa Press

La banca en nuestro país está dando los primeros pasos para suprimir de manera definitiva estas cartillas. Además de estos cuatro bancos, otros cuatro permiten disponer de la libreta, pero siempre previo pago de una comisión. Por lo tanto, insisten en ponerle las cosas complicadas a sus clientes.

Suelen tratarte de pagos reducidos y de los que están exentos las personas de una cierta edad. Ibercaja solicita dos euros a los menores de 70 años, frente a los tres euros de Kutxabank. Por su parte, el Sabadell cobra hasta diez euros a las personas con menos de 65 años por la emisión de la libreta.

La misma cantidad deben de asumir los clientes del BBVA que cuenten con una libreta activa. La única manera de librarse de este pago sería teniendo domiciliada una pensión contributiva de como mínimo 300 euros al mes.

Las limitaciones para retirar efectivo en ventanilla

En el análisis que elabora la organización de consumidores también lamentan las limitaciones que se encuentran los clientes en la caja. Se encuentran con unas cuantas trabas a la hora de sacar efectivo en ventanilla. Son muchas las entidades que optan ya por el cobro de una comisión.

El Santander no permite hacer la retirada cuando se traten de importes por debajo de los 600 euros. El BBVA cobra dos euros cuando se vayan a sacar menos de 2.000 euros, recoge dicho informe.

Imagen de dos clientes de CaixaBank sacando dinero de una central en Barcelona, en Cataluña
Los bancos desean que los clientes retiren el dinero de los cajeros y con las tarjetas | ACN

En el caso de CaixaBank, solicitarán el abono de dos euros por efectuar operaciones que puedan desarrollarse a través de otras vías. Ya sea reintegros en efectivo o el pago de recibos.

Lo mismo ocurrirá con aquellos que pretendan abonar los recibos en ventanilla. Por lo general deberán de afrontar una serie de comisiones por realizar este trámite. El importe de las mismas varía en función de la entidad con la que se trabaje.

Los que menos cobran son en CaixaBank y Sabadell, donde exigen el pago de dos euros, frente a los tres de Cajamar y BBVA. Kutxabank llega hasta los cuatro, mientras que Global Caja eleva dicho concepto hasta los cinco. Más complicado se lo pondrá el Banco Santander a los usuarios, ya que en sus oficinas exigen una comisión de diez euros.