Roscón de Reyes con fruta escarchada

Multan a 3 conocidos supermercados españoles vendiendo Roscones con falsa nata

Las cadenas implicadas en el fraude ya han sido sancionadas

Si ya has comprado tu Roscón de Reyes para este viernes, fíjate bien en la lista de ingredientes. Han descubierto la trampa de tres conocidos supermercados españoles: vendían los postres con nata falsa.

En total, han pillado a tres empresas implicadas en el fraude. La organización FACUA-Consumidores en Acción ya ha denunciado a los responsables, entre los cuales también se encuentra un fabricante. 

Estos son los supermercados implicados

Las cadenas de supermercados en cuestión son Lidl, Aldi y Dia, junto con la empresa fabricante Aserceli. El engaño se destapó el pasado mes de enero de 2022, tras descubrir que vendían Roscones con otros ingredientes diferentes a los especificados.

Los partícipes usaban la palabra "nata" en los envases de sus productos, aunque la realidad era bien distinta. En el caso de Aserceli, la proporción de nata era muy reducida. Principalmente, el relleno estaba elaborado por una combinación de mazada y grasas vegetales hidrogenadas que contenían palmiste y palma.

Mujer en el pasillo de un supermercado con un carro de la compra mirando una estantería llena de fideos
Las cadenas implicadas en el fraude han sido Lidl, Aldi, Dia y Aserceli | Getty Images

Por su lado, los roscones de las tres cadenas de supermercados no llevaban ni una pizca de nata, a pesar de estar indicado en el envase. Tras conocerse el fraude, FACUA interpuso una demanda ante los supermercados implicados. Sin embargo, la sanción no se ha hecho pública hasta el día de hoy, un año después de la denuncia.

La multa que tendrán que pagar los responsables

La multa ha sido interpuesta por la Dirección General de Consumo de las Islas Baleares. Según lo dictaminado, Aldi y Aserceli tendrán que hacer frente a una sanción de 11.000 euros. Por su lado, Lidl y Dia deberán pagar una multa de 5.500 y 8.800 euros, respectivamente.

La diferencia en las cuantías se debe a que las dos últimas cadenas mencionadas habrían admitido el error y efectuado el pago de las penalizaciones a tiempo, tal como recoge la regulación sobre la reducción de las sanciones.

Según ha sentenciado la Dirección General de Consumo, las empresas vendían los productos afectados "de manera que inducen a error al consumidor al figurar en su denominación la palabra nata". No obstante, la realidad era que los roscones incluían otro tipo de ingredientes no especificados.

¿Cómo podemos evitar caer en estos engaños?

En muchas ocasiones, aprovechando la falta de información de los consumidores, los fabricantes y empresas juegan al despiste a la hora de rotular sus productos. Para ejemplificarlo, vamos a centrarnos en este caso en particular.

Primer plano de un Roscón de Reyes
Los supermercados implicados en el fraude vendían Roscones con falsa nata | Getty Images

Cuando los productores no cumplen las normativas necesarias para incluir según qué términos, en este caso la palabra "nata", lo que suelen hacer es anunciar el producto únicamente como "Roscón de Reyes". De este modo, los ingredientes reales que lo componen pasan desapercibidos en el listado que aparece en la parte trasera del envoltorio, en letra pequeña.

También hay fabricantes que, para llamar la atención de los consumidores sin levantar sospechas, usan "Sabor Nata". Una expresión que, a pesar de no estar penalizada y no ser considerada como engañosa, puede confundir a los compradores.

✅ LOS 20 PRODUCTOS DEL SUPERMERCADO QUE VAN A SER MÁS BARATOS EN 2023 ➡️

No obstante, podemos encontrarnos con determinados productos que sí incluyen el término directamente. Hay casos en los que los fabricantes usan las palabras "nata", "de nata" o "con nata" aunque el roscón solo lleve un porcentaje mínimo de este ingrediente. A veces, incluso, ni eso. 

Esto es lo que recoge la Ley

Todos los casos mencionados podrían ser perfectamente penalizados, teniendo en cuenta la regulación estipulada. Y es que, tal como recoge el artículo 5 de la Ley 3/1991, de Competencia Desleal, se considera publicidad engañosa "cualquier conducta que contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación, induzca o pueda inducir a error a los destinatarios, siendo susceptible de alterar su comportamiento económico"