Mantequilla tradicional cortada por un cuchillo

La verdad sobre la mantequilla: los científicos aclaran si es mala para la salud

El gran debate entre expertos y consumidores para saber si es saludable o no

La mantequilla, a lo largo de muchos años, ha sido indispensable en los desayunos. Y es que a mucha gente le gusta untar con ella su tostada, ya sea para comérsela así mismo o añadirle mermeladas o embutidos. En los últimos años, sin embargo, este producto se ha visto ensombrecido por la mala fama de otros alimentos que contienen grasas saturadas

Muchos han renunciado a consumirla, por miedo a perjudicar gravemente a su salud. La misma Organización Mundial de la Salud (OMS), por ejemplo, recomienda no superar el 10% de calorías provenientes de este tipo de grasas. Es cierto que la mantequilla aumenta los niveles de colesterol, que en exceso acaba acumulándose en nuestras arterias, pero no queda claro hasta qué punto es perjudicial la mantequilla.

¿Por qué se cree que es mala para la salud?

Desde que la sociedad ha empezado a preocuparse más por su alimentación, la mantequilla ha acumulado muy mala fama. Sus detractores consideran que contiene demasiadas grasas malas, que disparan el riesgo de enfermedades cardíacas. Ahora bien, para entender hasta qué punto es mala la mantequilla, debemos tener muy claras las diferentes grasas que encontramos en nuestros alimentos:

Mantequilla tradicional cortada, encima de una tabla de madera con romero y ajos
La mantequilla se ha visto muy cuestionada por su alto contenido en grasas | Getty Images

Tipos de grasas que encontramos en los alimentos

Los alimentos pueden contener hasta tres tipos de grasas diferentes:

- Grasas Saturadas: se encuentran principalmente en las carnes rojas y procesadas, tales como las hamburguesas, salchichas, etc. También la encontramos en la mantequilla  o el aceite de coco. Se consideran malas porque se almacenan  en nuestro cuerpo, provocando sobrepeso  y otros problemas como afecciones cardíacas, debido al colesterol.

- Grasas Insaturadas: los alimentos que incluyen estas grasas se encuentran en estado líquido, y esto provoca que no  se almacenen  en el cuerpo. Se consideran buenas porque hay estudios que indican que ayudan a mejorar  el funcionamiento cardiovascular.

Dos rebanadas de pan con un cuchillo con margarina y más margarina al lado
Los alimentos pueden tener hasta tres tipos de grasas diferentes | Getty Images

Hay dos tipos: las  monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Las monoinsaturadas las encontramos en los aguacates, el aceite de oliva, los frutos secos, etc. Y las poliinsaturadas las encontramos mayormente en los pescados azules, el aceite de girasol, de soja, etc.

- Grasas Transgénicas: tras un reciente estudio, se ha añadido esta nueva categoría de grasas, que son mucho más peligrosas que las saturadas. Este tipo de grasas aparece durante el proceso de refinación  de los alimentos. Cabe destacar que son grasas adulteradas  químicamente que conllevan un riesgo muy elevado de padecer obesidad.

Mantequilla y margarina: ¿Con cuál me quedo?

Antes de entender hasta qué punto la mantequilla es mala para la salud, vale la pena mencionar que mucha gente la sustituye por la margarina. El problema de esto es que, más allá de los cambios en la textura y el sabor, no es oro lo que reluce.

La principal diferencia entre estos dos productos es el origen. La margarina está compuesta por aceites vegetales, tratándose de un productovegetal. En cambio, la mantequilla es de origen animal, al proceder de la leche.

Margarina en un tupper con una cuchara especial de untar
La margarina no es la opción saludable de la mantequilla | Getty Images

La margarina contiene menos vitaminas  y minerales  que la mantequilla. Pero en cuanto a las calorías, encontramos opciones de margarinas "light" que tan solo tienen 380 calorías los 100 gramos. En cambio, la mantequilla tradicional tiene alrededor de 750 calorías los 100 gramos.

Aunque es vegetal, la margarina contiene más grasas que la mantequilla, si bien estas son distintas. Mientras que la mantequilla tiene más grasas saturadas, la margarina tiene más grasas monoinsaturadas, poliinsaturadas  y trans.

Como hemos visto anteriormente, este tipo de grasas insaturadas no son tan perjudiciales para la salud, pero las grasas transgénicas  son mucho peores que las saturadas.

¿Qué producto es más saludable?

Lo que se preguntan tanto expertos como consumidores es, ¿cuál es más saludable? La respuesta: o las dos, o ninguna. Y es que si su consumo es de manera esporádica  las dos son buenas, pero en el momento en que se excede  su consumo son muy peligrosas.

Tostada con un poco de mantequilla y un cuchillo
La mantequilla es de origen animal, a diferencia de la margarina | Getty Images

Propiedades y beneficios de la mantequilla

Como ya se ha destacado, la mantequilla es un productolácteo  elaborado a partir de la parte grasa  de la leche de vaca. Por tanto, está compuesta en un  80%  de grasas, el resto básicamente es agua. Esto lo convierte en un alimento muy calórico.

Aun así, contiene hasta 400 ácidos grasos diferentes, muchos de ellos beneficiosos para nuestro organismo.

- Antioxidantes: principalmente contiene Vitamina A y E, que son grandes antioxidantes. Aunque en menor medida, también contiene Vitamina D.

- Fuente de Vitamina K2: esta vitamina es fundamental para prevenir la calcificación arterial. Sobre todo si se ha hecho de leche de vacas alimentadas con pastos.

- Mejora la salud digestiva: contiene muchos ácidos grasos que protegen frente las infecciones gastrointestinales.

- Favorece la salud de la tiroides: contiene mucho yodo, que favorece al correcto funcionamiento del metabolismo, hecho que ayuda a evitar los problemas del hipertiroidismo.

Mantequilla cortada en dados con una rama de menta
La mantequilla se debe consumir con moderación | Getty Images

Valores Nutricionales

- Calorías: 717

- Agua: 16%

- Proteínas: 0.9g

- Carbohidratos: 0.1g

- Grasas: 81.1g

- Saturadas: 51.37g

- Monoinsaturadas: 21.02g

- Poliinsaturadas: 3.04g