Pasillo de una tienda de mascotas

Miles de tiendas de toda España alertan de su posible cierre: Se van a perder empleos

Los trabajadores de este sector ven peligrar sus puestos de trabajo

La Ley de Bienestar Animal está en el punto de mira de diversos colectivos. Pese a ser una norma planteada para mejorar la vida de los animales, lo cierto es que contiene puntos que, al parecer, no son del agrado de todo el mundo. Entre algunos de ellos, encontramos el cese de comercialización de algunos animales.

Sin haber entrado todavía en vigor, ha conseguido ganarse numerosos detractores. Y es que, aunque la ley se aprobase el pasado mes de agosto, parece ser que el PSOE y Unidas Podemos siguen en disputa por algunos puntos, por lo que sigue sin tener luz verde.

Las tiendas de mascotas podrían llegar a su fin

En Mallorca, la posibilidad de que esta ley entre en vigor ha causado un auténtico caos. Tal y como recogen algunos dueños de tiendas de animales, la ejecución de esta medida significaría el cierre de muchas tiendas, así como los numerosos despidos que esto conllevaría. 

Aunque no se tenga constancia de una cifra exacta, la suma de despidos podría llegar a lo más de 10.000 trabajadores. La mayoría de ellos, personal especializado en el cuidado y la limpieza de animales, como los perros.

Juguetes de animales es una estantería
Denuncian no sentirse escuchados por el Gobierno | Getty Images

Benjamín Crespo, de Onibalera, recogía para El Periódico de España que esta ley no está destinada a regular, sino a prohibir, algo que "científicamente no tiene ni pies ni cabeza", en palabras del experto. Asimismo, recalca que podría ser una noticia devastadora para los negocios que, como el suyo, no llevan abiertos tanto tiempo.

Como recalcan algunos propietarios, el cese de la comercialización de animales acabaría afectando negativamente a los demás productos que se suelen vender en estos tipos de tienda. Porque, según sus declaraciones, la mayoría de artículos que venden siempre vienen motivados por la compra de un animal en la misma tienda.

El bienestar de los animales, la máxima prioridad de las tiendas

Una de las máximas que preocupa a la sociedad es el trato que se le da a los animales en esas tiendas. No obstante, algunos dueños han aprovechado la ocasión para recalcar lo importante que es para ellos dar el mejor cuidado posible a sus animales.

Nora Zaaroui, dueño de otra tienda de animales, afirmaba en el medio citado con anterioridad que: "Los cuidamos como si fueran nuestros, y si enferman sufrimos por ellos y estamos muy encima". Asimismo, añadía que la ley supondría profesionales perdiesen sus puestos de trabajo tras más de 15 o 20 años de experiencia en el sector.

Perro pequeño jugando en el pasillo de una tienda de animales
Los dueños defienden las condiciones de los animales en sus tiendas | Getty Images

Y aunque temen por la entrada en vigor de la ley, también son conscientes de estar experimentando ya los primeros avances. Al parecer, las ventas de Navidad se han visto mermada por el temor de algunos clientes respecto a comprar un animal que pronto podría estar prohibido.

¿Qué debes hacer si tienes un animal que la ley recoge como "prohibido"?

Posiblemente, se trate de una de las preguntas más demandadas por los responsables de animales. Sin embargo, la normativa es clara al respecto y ya ha puesto en conocimiento de los ciudadanos qué pasos deberán seguir.

Para que puedan seguir conviviendo con los animales tranquilamente, deberán conseguir que su mascota cuente con la condición de animales de compañía. En primer lugar, deberán ponerse en contacto con las autoridades competentes de cada comunidad autónoma.

Asimismo, tendrán que informales de qué especie tienen en casa y esperar la autorización por parte de las autoridades ambientales. Una vez recibida, los dueños podrán disfrutar de la compañía de sus animales hasta el momento de su fallecimiento.

Cuando haya llegado ese momento, no contarán con la posibilidad de hacerse con otro animal de la misma especie. Cabe destacar que tener alguno de estos animales sin autorización, podría implicar una multa que asciende hasta los 200.000 euros.