Cucharada de aceite

El superalimento español rico en antioxidantes que preserva la memoria cada día

Repleto de antioxidantes, y también de grasas saludables, no te puedes perder uno de los alimentos ideales para proteger la memoria

Tanto si padecemos una enfermedad relacionada con ella o no, lo lógico es querer preservar nuestra memoria intacta. Por fortuna, cada vez son más los estudios centrados en el ámbito de las enfermedades neurológicas y qué podemos hacer para intentar prevenir su aparición. 

Siguiendo en esta línea, un nuevo estudio ha confirmado que un alimento "español" podría ser la clave para mantener las funciones de nuestra memoria intactas. Además, la solución vendría de la mano de un producto que casi todos tenemos en casa. 

¿Cómo podemos cuidar nuestra memoria?

Lo cierto es que contamos con algunos hábitos saludables y beneficiosos para la salud de nuestra memoria. Por consiguiente, no dudes en ponerlos en práctica.

1. Practica ejercicio físico de forma regular

La presión arterial alta es un factor de riesgo importante para el deterioro cognitivo y la enfermedad de Alzheimer. Si practicas algún deporte, el ejercicio disminuirá la presión arterial. También ayudará a secretar neurotransmisores beneficiosos para el cerebro como la dopamina o la serotonina.

Dos mujeres con ropa de deporte mirando fijamente a cámara
El ejercicio es ideal para prevenir el desarrollo del Alzheimer | Getty Images

Cabe destacar que no hay deporte mejor que otro: caminar, correr, andar en bicicleta, tenis, etc. Todos los deportes son buenos para la memoria y el cerebro. Lo importante es registrar la práctica de actividad física a largo plazo: lo ideal es practicar entre 30 y 60 minutos de ejercicio al día.

2. Mantener una buena calidad del sueño

Una buena calidad de sueño se define por la alternancia entre fases de sueño profundo y fases de sueño ligero. El sueño tiene esa increíble capacidad de poder "limpiar" el cerebro, durante las fases de sueño profundo, de las proteínas tóxicas que hemos acumulado durante el día.

El alimento rico en antioxidantes que más nos protegerá

Lo cierto es que un nuevo estudio ha encontrado que el aceite de oliva virgen extra, repleto de antioxidantes, ayudaría a proteger las células. Especialmente contra el envejecimiento y las enfermedades cardiovasculares. Este beneficio se traduciría, concretamente, en que es muy útil para preservar la memoria y proteger el cerebro, en especial contra la enfermedad de Alzheimer.

Y es que un nuevo estudio en ratones, publicado en Aging Cell, encontró que el aceite de oliva virgen extra puede proteger contra la taupatía. Y más concretamente contra la demencia frontotemporal, que es un tipo de taupatía.

Recipiente con aceite de onagra y flores de onagra
El AOVE es un producto rico en antioxidantes que combate el Alzheimer | Getty Images

Las tauopatías consisten en la acumulación gradual de una proteína llamada tau en el cerebro. Esto influye en la disminución de la función mental, apareciendo demencia. Dado que la enfermedad de Alzheimer, además, es una forma de demencia, no hay nada mejor que consumir aceite de oliva virgen extra habitualmente.

Lo mejor de todo esto es que sus beneficios no solo se limitan a la prevención de enfermedades neurológicas. "El AOVE ha sido parte de la dieta humana durante mucho tiempo y tiene muchos beneficios para la salud, por razones que aún no entendemos completamente" ha declarado uno de los investigadores del estudio.

La pérdida de la memoria

Primero, es importante saber discernir entre los olvidos casuales y aquellos que se repiten de forma repetida durante el tiempo. Por lo general, la persona que pierde la memoria se olvida de que la está perdiendo, y en este caso son los familiares quienes se dan cuenta.

Es cuando podemos encontrarnos con la enfermedad de Alzheimer. Eso sí, a menudo hay errores de diagnóstico, especialmente en personas que aún son jóvenes.

La aparición de la enfermedad de Alzheimer se puede atribuir a la depresión o al agotamiento cuando el paciente siente íntimamente que algo se le escapa. Pensar en estas opciones puede evitar retrasos en el tratamiento, por ello muchas veces las enfermedades neurológicas se diagnostican tardíamente.

Por otro lado, debemos recordar que la hipertensión arterial, la diabetes y la hipercolesterolemia son los tres principales factores de riesgo de enfermedades neurodegenerativas y vasculares.