Imagen de dos sanitarios en un hospital de Roma, en Italia, durante la pandemia

Los síntomas del nuevo virus que ha aparecido en China y que infecta a humanos

Los síntomas pueden llegar a ser verdaderamente molestos para los afectados

Con la llegada del COVID a nuestra vida, pudimos descubrir que no estábamos exentos de encontrarnos cara a cara con ciertas afecciones, por muy lejanas que creyésemos que eran. Por ello, han sido varias las alarmas al hacerse público un estudio que confirmaba la expansión de un nuevo virus por China. Bautizado como Langya (LayV), este virus podría suponer un nuevo revés.

Descubren en China un nuevo virus capaz de infectar a humanos

Al parecer, un estudio científico publicado en el New England Journal of Medicine ha puesto el foco de atención sobre un virus. Los especialistas han hallado la presencia de un nuevo virus de origen animal en China. Este hallazgo lo situaría dentro del grupo conocido como Henipavirus, uno de los principales responsables de que se transmitan enfermedades de animales a humanos. 

Según el estudio, las dos provincias afectadas por casos de este virus han sido Shandong (este) y Henan (centro). Por el momento, ya han contabilizado más de 30 positivos y no descartan que estos sean los últimos. La detección ha sido posible gracias a muestras tomadas de la garganta de algunos pacientes, es decir, muestras frotis.

Pese a no existir relación entre ellos, todos los afectados compartían algo en común: habían estado en contacto con animales y presentaban un cuadro sintomático muy parecido.

Científico
Los científicos han confirmado que los infectados habían estado en contacto con animales | Getty Images

Y aunque se desconozca cómo tratar este virus, uno de los investigadores ha declarado que no es necesario hacer saltar las alarmas. Por el momento, los casos positivos no han sido ni graves ni fatales como para expandir la preocupación. Según Wang Linfa, uno de los profesores de medicina de la Universidad Nacional de Singapur, "debemos ser vigilantes, pero no entregarnos al pánico por el descubrimiento de este virus".

Los expertos señalan que la infección podría estar ligada al contacto con musarañas, esto se debe a los resultados de encuesta serológica de animales. Detectaron rastros del virus en el 27% de las musarañas examinadas. Una cifra considerablemente alta, teniendo en cuenta el tanto por ciento en otros animales analizados como el de cabra (2%) o el de perro (5%).

Los síntomas asociados al virus Langya

Pese a que no todos los pacientes desarrollaron síntomas, al menos sí lo hicieron 26 de los 35 participantes del estudio. Es decir, existe ser asintomático aunque la gran mayoría sí acabe padeciendo algún síntoma.

Por ello, la investigación ha confirmado que los síntomas relacionados con este virus son la fiebre (100% de los pacientes), el cansancio (54%), la tos (50%), la pérdida de apetito (50%)... Además de dolores, sobre todo, los de cabeza (35%) y los musculares (46%).

Virus
El Covid-19 fue un virus que se detectó por primera vez en China | Getty Images

Por otro lado, algunos de ellos experimentaron una disminución notable de glóbulos blancos, un recuento inferior de plaquetas, insuficiencia hepática y renal, siendo esta última la menos común. De todos modos, no se descarta que puedan aparecer nuevos síntomas, pues siempre dependerá del huésped del virus.

Como hemos señalado anteriormente, no existe ningún tipo de vacuna o tratamiento para acabar con este virus. Por lo tanto, los especialistas se han visto obligados a centrar sus esfuerzos en tratar a los afectados mediante vías alternativas. Algo que parece estar funcionando, teniendo en cuenta que todavía no se ha registrado ningún fallecimiento relacionado con este virus.

Y su tratamiento no sería la única incógnita relacionada con el virus. De acuerdo a las investigaciones, se desconoce hasta qué punto este virus se transmite entre humanos. Tal y como declaras los investigadores: "No hubo contacto cercano o antecedentes de exposición común entre los pacientes, lo que sugiere que la infección en la población humana puede ser esporádica". Por ende, estas declaraciones han abierto la posibilidad de nuevas líneas de investigación.