Persona con dolor de hígado

Los 8 síntomas de que tu hígado está dañado que no deberías ignorar jamás

Si cumples estos síntomas, tu hígado podría necesitar una visita al médico

Evidentemente, todos los órganos de nuestro cuerpo cumplen una función vital. Todos tienen como misión principal mantenernos con vida, y por eso es muy importante que prestemos atención a las señales que nos envían. Muchas veces, estas señales pueden indicarnos que algo no va bien.

Curiosidades del hígado y las funciones que ejerce en nuestro organismo

Se encuentra entre los órganos más importantes de nuestro cuerpo y, además, es de los más grandes. Su localización en el cuadrante superior derecho del abdomen, su color rojo oscuro y su peso aproximado de entre 1-2 kilos hacen que sea el responsable de muchas funciones vitales.

Si algo podemos destacar del hígado es su capacidad de regeneración. Dentro de su composición encontramos un 5-10% de grasa, lo cual solemos conocer como 'hígado graso'. Este concepto está muy vinculado con algunas enfermedades que son caracterizadas por una acumulación excesiva de grasa, y se presentan cuando el número de ese porcentaje es superior.

Carro de supermercado con neveras llenas de productos detrás
Escoger bien lo que comemos es fundamental para cuidar el hígado | Getty Images

Pero si hay algo fascinante sobre el hígado, es que este es multifuncional: ¡puede llegar a cumplir hasta más de 500 funciones! Sin duda, las más destacables son el combate de infecciones, la producción de hormonas y el control de los niveles de azúcar en sangre.

El hígado también es el responsable de producir bilis, una sustancia que se caracteriza por un color marrón y que está presente en las heces. Este dato es importante tenerlo en cuenta, ya que una variación de color puede hacernos sospechar de que nos encontramos ante una enfermedad hepática.

En cualquier caso, el hígado no siempre puede funcionar en óptimas condiciones. Es por eso que en el artículo de hoy te vamos a desvelar 8 síntomas que no deberías pasar por alto, ya que un funcionamiento inadecuado podría desembocar en graves problemas para tu salud.

Señales que no debes pasar por alto por el bien de tu hígado

Cuando hablamos de enfermedades hepáticas podemos dividirlas en dos tipos: agua y crónica. En el primer caso podemos encontramos pacientes que acaben desarrollando ictericia o bilirrubina, mientras que la segunda suele cursar más lenta y los daños son más progresivos en el tiempo.

De todas formas, estas son las 8 señales que nunca deberías pasar por alto:

Persona con dolor de estómago
La hinchazón abdominal es un síntoma evidente de que algo va mal | Getty Images

1. Hinchazón abdominal

La acumulación de líquido en el abdomen puede ser una de las primeras sospechas. Cuando esto ocurre, lo que notamos es una distensión abdominal, y es debido a la fuga de líquidos de la superficie del hígado. En estos casos se puede producir ascitis, una enfermedad hepática que causa hinchazón.

2. Arañas vasculares

Cuando nuestros niveles de estrógenos aumentan, es posible que se vea afectado el correcto funcionamiento del hígado. Si esto ocurre, es muy probable que aparezcan unos capilares debajo de la piel en la zona de las piernas, lo que se conoce mayormente como arañas vasculares.

3. Picor en la piel

El picor en la piel puede deberse a múltiples causas, pero conviene descartar que una de ellas sea debido a un problema con este órgano. En algunos casos, estos picores son producidos por ictericia obstructiva, una enfermedad causada por el mal funcionamiento de la bilis.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

4. Hinchazón

Algo muy característico también en la enfermedad hepática crónica es la hinchazón, y no solo abdominal sino también en las extremidades. En este sentido, entre los síntomas más destacables encontramos las piernas hinchadas, como consecuencia de la acumulación de líquido.

5. Enrojecimiento de manos

Este síntoma es conocido como "eritema palmar secundario", y es de los primeros síntomas en aparecer en estos casos. Muchas personas que padecen cirrosis e incluso otras enfermedades, como la enfermedad de Wilson, suelen experimentarlo.

6. Moretones frecuentes

La formación de hematomas constantes es de los signos que más debemos vigilar. Estas lesiones, formadas por un cúmulo de sangrado interno, pueden indicarnos de que algo no va bien. Estos moretones a veces se producen por falta de proteínas, y muchas veces eso está relacionado con problemas de hígado.

Pierna con varices
Las arañas vasculares indican que algo no va bien en nuestro cuerpo | Getty Images

7. Alteración del sueño

Varios estudios han constatado que una acumulación de toxinas en la sangre puede irrumpir el ciclo del sueño. Este síntoma también suele estar presente en personas que padecen cirrosis hepática, y por lo tanto pueden acabar sufriendo trastornos del sueño.

8. Vómitos acompañados de sangre

Si hay algo que sea muy escandaloso y alarmante para la vista, sin duda es la sangre. Aunque los vómitos en la mayoría de ocasiones son un indicativo de que nuestro cuerpo no se encuentra bien, si encima vienen acompañados de sangre todavía es peor. Tanto los vómitos como las defecaciones con sangre nunca deben pasarse por alto.