Un perro labrador blanco con una mano dándole de comer en un bosque

Los 7 síntomas de un golpe de calor en los perros y lo primero que debes hacer

Ante la llegada de las altas temperaturas, es muy importante saber reconocer algunos síntomas

Con la llegada del verano y las olas de calor, es más importante que nunca cuidar de nuestro amigo peludo. Los perros, de la misma forma que los gatos, son mucho más sensibles que nosotros al calor. Por eso, debemos ser responsables y cuidarles de su exposición.

Los golpes de calor

Se trata de un nombre común que solemos utilizar la mayoría de personas para referirnos a la "hipertermia", que es la subida de temperatura corporal. Nosotros podemos expresar esta subida a través de la sudoración, pero ellos no.

Los perros tienen otros modos de eliminar el calor, y normalmente son tres. Primero, a través del jadeo (la típica respiración rápida), pero también a través de los pies cuando están en superficies frías o a través de zonas con poco pelo, como el abdomen.

Dos perros comiendo
Los perros pueden llegar a los 42 ºC, algo muy peligroso | Getty Images

Es importante tener presente que la temperatura media de cualquier perro oscilaría entre los 38 y 39 ºC. No obstante, si se diese un golpe de calor podría llegar a subir hasta 42 ºC, algo verdaderamente peligroso.

Si esto llegase a ocurrir deberíamos actuar de inmediato. Aunque los efectos de un golpe de calor pueden ser pasajeros o permanentes, en algunos casos bastaría con 15 minutos para llegar a provocar la muerte del animal.

Los daños y problemas fisiológicos podrían ser irreversibles. Entre ellos, podríamos encontrarnos con problemas vasculares, renales, neurológicos, hepáticos y cardíacos.

Es importante tener presente que todos los perros son susceptibles de padecer un golpe de calor, especialmente los que son muy jóvenes o muy mayores. También debemos tener mucho cuidado si presenta alguna enfermedad respiratoria o cardíaca.

¿Qué síntomas presentarían nuestros perros ante un golpe de calor?

Si nuestro perro padece temblores, debilidad muscular, vómitos, diarreas, pérdida de conciencia, falta de equilibrio o encías azuladas, debemos actuar inmediatamente, pues podría estar sufriendo un episodio de hipertermia. Ante un golpe de calor, nuestro perro podría sufrir una disminución de oxígeno, azúcar y sales, lo cual manifestaría a su vez otros síntomas.

Lo mejor que podemos hacer ante estas situaciones es acudir a un veterinario. No obstante, si no lo tenemos muy cerca siempre podremos aplicar nosotros mismos otras técnicas hasta que lleguemos y lo visite.

Por ejemplo, para bajar su temperatura corporal podemos mojarlo con agua templada o también ofrecerle agua muy fresca, eso sí, de forma pausada. Debemos conseguir que su temperatura baje, pero nunca de forma repentina. 

Una mano cogiendo agua de una fuente con forma de caracola
Tener accesibilidad siempre al agua evitará que tu perro se deshidrate | Getty Images

No es recomendable, por lo tanto: taparle con toallas, someterlo a baños de agua fría súbitamente o bajarle la temperatura con cubitos de hielo. Es importante que nosotros estemos lo más calmados posible para así poder actuar de forma eficiente y rápida.

El golpe de calor, ¿se puede evitar?

Existen una serie de precauciones que están a nuestro alcance y que pueden ayudarnos a que nuestro perro no tenga que sufrir un golpe de calor. De esta forma, si procuramos dejarle siempre agua fresca evitaremos que se deshidrate.

Es por eso que debemos tener en cuenta que existen determinados factores de riesgo que debemos evitar. Así pues, dejar a nuestro perro en espacios reducidos (coche, habitación, balcón...) o no facilitarle la suficiente agua para que se hidrate podría acarrear graves consecuencias.

Lo recomendable es que dejemos a nuestros perros en espacios amplios y ventilados. Además, lo ideal sería que intentemos sacarlos a pasear cuando haya menos sol, como por ejemplo a primera o última hora del día. Cuando salgas de casa, es una buena opción llevar contigo un bebedero portátil con agua fresca.

Por otro lado, si tu perro tiene el pelo abundante, intenta optar por cortes aptos para afrontar las jornadas más calurosas.