Color de la orina

El significado real del color de la orina: cuándo hay que preocuparse y pedir ayuda

La orina nos ofrece información valiosa sobre nuestra salud a través de su color

La orina es el líquido que es secretado por nuestros riñones, cuyo resultado de la depuración y el filtrado de la sangre. Se compone principalmente de agua y de otras sustancias que ya no son servibles para nuestro organismo, y por eso las expulsa.

La orina puede salir de muchos colores

Seguramente habrás observado que la orina no siempre mantiene el mismo color. A veces puede ser más clara, y sin embargo otros días más oscura. Aunque la alimentación y los líquidos que ingerimos pueden influir en su composición, lo cierto es que su color también puede darnos una pista sobre nuestro estado de salud.

Una mano con guante sujetando un vaso de orina
El color de la orina puede deberse a múltiples causas, y no siempre está relacionada con la salud | Getty Images

Evidentemente, no todos estos cambios responden siempre a cuestiones sobre nuestra salud. La ingesta de determinados fármacos también puede repercutir en su apariencia. Es por ello que tampoco debemos alarmarnos si vemos que el color cambia de un día para otro.

Ahora bien, si observamos que ha habido un cambio de tonos y que estos perduran más allá de los 2-3 días, entonces sería momento de cuestionarnos si está pasando algo. A continuación te vamos a explicar los diez tipos de tonalidades que presenta la orina y qué información nos pueden transmitir.

1. Orina transparente

La orina transparente es muy habitual que se produzca cuando hemos bebido grandes cantidades de agua, y es por ello que apenas muestra color. Este color pueda informarnos de que quizás estamos sobrehidratados, lo cual repercutiría a nuestros riñones y harían que estos no trabajasen tan rápido. Además, un aspecto negativo de este tipo de orina es que supondría la pérdida excesiva de minerales.

2. Color blanquecino

Este tipo de color puede indicarnos de que quizás exista alguna infección en nuestro organismo. También es habitual que estas partículas blanquecinas que se expulsan con la orina sean la eliminación de glóbulos blancos, algo que se suele producir cuando existe efectivamente una infección.

3. Color amarillo claro

Este tipo de color suele ser el más normal y habitual. Se debe a la presencia de urobilina mezclada con agua. Esto quiere decir que cuanta más agua bebamos, más clara será la orina.

También es un buen indicador para ver el grado de hidratación que tiene nuestro cuerpo, por lo que si el color amarillo empieza a ser más oscuro será porque nos falta consumir más agua.

4. Color amarillo miel

Tal y como hemos comentado en el punto anterior, si el color amarillo de la orina se empieza a oscurecer, podría ser precisamente por la falta de hidratación. Esta tonalidad más oscura se debe a que las toxinas que estamos expulsando están mucho más concentradas en la orina.

Recipiente con orina casi transparente y tapón verde
El color amarillo claro es el más habitual y normal | Getty Images

5. Color naranja / amarillo oscuro

Cuando el color empieza a cambiar a estas tonalidades, debemos tener presente si una de las causas puede deberse a algún fármaco que estemos tomando. No obstante, también existen determinados suplementos vitamínicos que hacen variar su coloración.

En otras ocasiones también nos puede indicar que nuestro hígado no está funcionando correctamente, ya que se ve incapaz de procesar todos los excesos y pasa directamente al sistema renal, de ahí la pigmentación.

Varios envases medio llenos con orina amarilla
El color amarillo oscuro de la orina es de los más comunes | Getty Images

6. Color amarillo turbio

La orina que presenta un color turbio suele indicar la presencia de una infección urinaria. También puede alertarnos de la presencia de determinadas bacterias, y en algunas ocasiones puede ir acompañada de mal olor.

7. Color marrón

Aunque es una tonalidad que puede asustar a cualquiera, lo cierto es que existen determinadas bebidas que pueden condicionar a su coloración, como la cola. A priori no debería preocuparnos, pero si pasados 2-3 días sigue siendo igual, quizás deberíamos acudir al médico para descartar problemas hepáticos.

8. Color verdoso azulado

Es un color menos frecuente, pero algunas personas lo han llegado a padecer. Esta tonalidad se ha asociado principalmente con la ingesta de Viagra, un fármaco que contiene un potente colorante artificial. De cualquier forma, si observamos que el color persiste, deberíamos acudir al médico.

9. Color púrpura

Este color puede deberse a la presencia de elevadas concentraciones de patógenos como bacterias en la orina.

Un vaso de orina amarilla y roja sobre un tapón rojo y fondo blanco
Es la orina roja la que más debe preocuparnos | Getty Images

10. Color rojo

El color rojo siempre ha sido un color muy alarmante, pero puede tener muchas explicaciones. En el mejor de los casos, es la ingesta de remolacha o vegetales con fuertes pigmentos lo que produce esa tonalidad.

En el peor de los casos, la orina podría contener cantidades de sangre y podría alertarnos de que quizás existe alguna herida hepática o renal. También suele presentar este color cuando ocurren infecciones de riñón o hay piedras presentes. En casos más graves, es un síntoma de cáncer de próstata.