Montaje con billete de 200 euros

Hacienda lanza un serio aviso sobre el cheque de 200 euros: puedes quedarte sin él

La ley establece los casos en los que la Agencia Tributaria puede retener dinero en tu cuenta

Quedan pocos días para que se abra el plazo de solicitudes de la ayuda extraordinaria de 200 euros para comprar alimentos. El cheque-alimentación fue aprobado por el Gobierno el pasado 27 de diciembre. Forma parte del último paquete de medidas para hacer frente a la crisis y la inflación de los precios.

La ayuda consiste en un pago único de 200 euros para hogares con ingresos inferiores a 27.000 euros anuales. Va orientada por lo tanto a las familias más vulnerables que están siendo las más golpeadas por la subida de los precios. El próximo 15 de febrero se abre el plazo para solicitar la ayuda.

El cheque-alimentación está gestionado por la Agencia Tributaria, y las solicitudes deberán hacerse a través de su sede electrónica. El organismo ha especificado los requisitos y las incompatibilidades. Y ha lanzado un serio aviso sobre el supuesto en el que podrías perder la ayuda aunque te la hayan concedido.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas sobre PENSIONES y AYUDAS en WhatsApp 

Motivos del embargo

Hacienda se arroga el derecho a embargar la ayuda de los 200 euros si el beneficiario tiene deudas con el fisco. El solicitante puede ver retenida la ayuda aunque haya sido aprobada. La Agencia Tributaria ha especificado los motivos por los cuales pueden embargarte el cheque-alimentación.

Una lupa encima de unos cuantos billetes de cincuenta euros y una calculadora
Hacienda pone la lupa sobre la ayuda de los 200 euros | Canva

Según la entidad, hay al menos dos motivos por los que Hacienda puede retener la ayuda y que no llegue a tu cuenta. Una es que hayas agotado los tiempos de liquidación, y la otra es que tengas deudas con la administración pública. Hacienda tiene el derecho a retener ese dinero por “diligencia de embargo”.

En este caso, el organismo congelará la cantidad una vez llegue a tu cuenta y no podrás hacer uso de ese dinero. Haciendo puede embargar los 200 euros si no has realizado correctamente la Declaración de la Renta. O si tienes deudas con la Seguridad Social o el Servicio Público de Empleo (SEPE).

No podrás utilizar el dinero

El embargo de una cantidad de dinero en tu cuenta bancaria puede responder a varios procedimientos administrativos. Por ejemplo, por una diligencia si no has abonado una deuda tras agotar los plazos de liquidación. O por una sentencia judicial derivada de la demanda de un acreedor.

Una cosa tan sencilla como no pagar una multa de tráfico puede ser motivo para que Hacienda bloquee la ayuda de los 200 euros en tu cuenta. Por lo tanto, no basta solo con cumplir los requisitos para recibir el cheque del Gobierno. También tendrás que tener todas tus deudas saldadas.

La ley establece los bienes que Hacienda puede embargarte bajo los supuestos anteriores. Esto incluye dinero en efectivo en cuentas corrientes, salarios y pensiones, bienes en propiedad y rentas e intereses. La ayuda de los 200 euros entra dentro de lo que puede embargar la Agencia Tributaria.

Requisitos para cobrar la ayuda

El Gobierno aclara que esta ayuda es incompatible con cobrar una pensión o el Ingreso Mínimo Vital. Fuera de eso, va dirigida a trabajadores, autónomos y personas en paro inscritas como demandantes de empleo. El requisito fundamental es que en el hogar no entren más de 27.000 euros anuales.

Billetes de 10, 20 y 5 euros junto a monedas de 2 euros y varios céntimos
Hacienda puede retener dinero en tu cuenta por deudas | Getty Images

Además, se exige no disponer de un patrimonio superior a 75.000 euros (excluida la vivienda habitual). La suma de los ingresos y el patrimonio incluye a los familiares que convivan en el mismo domicilio. En cambio, no se suman los ingresos ni el patrimonio de los convivientes sin relación familiar.

Otro requisito fundamental para cobrar la ayuda es tener la residencia habitual en España. Una vez concedida la ayuda, esta puede ser retenida por Hacienda si el beneficiario tiene deudas por liquidar. El objetivo del cheque es la cesta de la compra, pero el Gobierno no controlará en qué se gasta el dinero.