Billetes de 50 y 100 euros en un cajero bancario con la pantalla apagada

La recomendación del Banco de España para evitar que saqueen tu cuenta bancaria

El Banco de España explica cómo actuar en caso de que entren en tus cuentas

Más de uno se habrá llevado un buen susto tras revisar sus cuentas del banco y comprobar que le falta dinero. Puede darse el caso de que nos hayan saqueado los ahorros sin llegar a ser conscientes de ello. Para evitar esta situación tan desagradable, desde el Banco de España envían una serie de recomendaciones.

La mayor parte de estas incidencias se producen por culpa de las tarjetas de crédito. Sin lugar a dudas, se ha convertido en el método de pago preferido de los españoles. Resulta prácticamente imposible salir a la calle sin el dinero de plástico.

Es tal su relevancia, que en la actualidad se estima que haya en circulación 88 millones de tarjetas, que suponen casi dos por español. La mayoría de los pagos en tiendas se efectúan a través de este sistema, que también resulta de gran ayuda para comprar por Internet. Está en el día a día de los ciudadanos por la comodidad que aportan.

Revisar con regularidad los movimientos de la cuenta

Eso sí, en ocasiones es posible que nos excedamos con ella. De hecho llegamos a perder la cuenta de lo gastado. Sería conveniente que de vez en cuando se le eche un vistazo a los distintos movimientos que haya. 

Principalmente porque eso nos podría evitar algún que otro disgusto. Ponte en lo peor si detectas algún tipo de cargo extraño o que no recuerdes. Es posible que no hayamos sido nosotros los responsables del mismo.

Comprando con tarjeta de crédito
Resulta muy sencillo que se hagan con nuestros datos al comprar con la tarjeta de crédito | Getty Images

De ser así, lo más seguro es que se trate de un cargo provocado por el uso indebido de la tarjeta de crédito. Esto ocurre con más frecuencia de lo que pensamos. Sobre todo tras una pérdida de la moneda de plástico, el robo de datos o debido a la clonación de la misma.

En caso de ser víctima de esto, el Banco de España insiste en la necesidad de comunicar dicha incidencia lo antes posible. Contactaremos con nuestra entidad bancaria para que bloqueen la cuenta y así no se produzcan más gastos adicionales. En cualquier caso, este cliente dispone de 13 meses para realizar la reclamación desde el adeudo.

¿Cómo te ayuda el banco ante un cargo desconocido?

Los bancos suelen mostrarse bastante colaborativos con los clientes cuando sufren un cargo desconocido. Facilitarán un formulario a rellenar por la víctima, en donde debe aportar una serie de detalles. Entre ellos la fecha, la cantidad perdida o incluso el nombre del negocio en el que se produjo el cargo.

En ciertos casos, también te vendría bien aportar la denuncia de la Policía. Desde el Banco de España explican que "la entidad tiene la obligación de responder y devolver el importe de las operaciones". Siempre que estén consideradas "como no autorizadas al final del siguiente día hábil al de la comunicación realizada".

Un hombre con tres billetes de 50 euros en un cajero de un banco
Comprueba los últimos movimientos de la cuenta cada vez que vayas al banco | Getty Images

Se exceptuará esto en los casos en los que se consideren "cargos derivados de una actuación fraudulenta por parte del titular de la tarjeta". Hay que ponerle atención, además, a los delitos por Internet.

Advierten que hay un serio peligro cuando se entregan las contraseñas de seguridad a los estafadores por medio de un engaño. En ese supuesto, pueden entender desde el banco que se tratan de "cargos formalmente autorizados".

Consejos del Banco de España para que no vacíen las cuentas

El Banco de España publica una serie de recomendaciones para que nuestras cuentas no se vean saqueadas. En primer lugar proponen que únicamente se introduzcan los datos de la tarjeta en web seguras.

Será preciso leer con detalle la letra pequeña a la hora de contratar ciertos servicios o suscripciones. En muchos casos suelen marcar de manera automática la renovación de los mismos sin que nos percatemos.

Hay que guardar bien las tarjetas de crédito, así como las herramientas con las que se efectúen los pagos. Ya sean relojes inteligentes o smartphones. Además, con cierta frecuencia habría que inspeccionar los movimientos de la cuenta para que no haya nada sospechoso.