Comiendo

La rara enfermedad que afecta a cada vez más españoles: hambre todo el día

Conocido en realidad como un trastorno alimentario, ¿sabías que cada vez más españoles la padecen?

Todos hemos comido en exceso en algún que otro momento: una comida con amigos, una cena de Navidad, etc. No le solemos dar mucha importancia, e incluso nos lo tomamos como algo normal. Sin embargo, cuando se convierte en una rutina demasiado habitual, es posible que estemos ante algo mucho más grave: un trastorno alimentario que debemos tomar muy en serio.

El problema que afecta a cada vez más españoles y les hace comer

Los expertos en nutrición no esconden su preocupación ante una problemática cada vez más fácil de identificar. Personas que se dan auténticos atracones de comida y que son incapaces de controlarse. Una situación que hay que tomar muy en serio, ya que podría ser un síntoma de un síndrome conocido con el nombre de  Prader-Willi.

Descrito por primera vez a mediados del siglo XX por los doctores suizos Andrea Prader, Alexis Labhart y Heinrich Willi, hoy en día sabemos más sobre él. Especialmente porque, según las últimas estadísticas, cada vez más españoles la estarían sufriendo.

Comiendo en exceso
Muchos españoles son incapaces de controlar su apetito | Getty Images

De hecho, de acuerdo a estas cifras, se estima que entre 350.000 y 400.000 personas tienen este síndrome en el mundo, con una prevalencia de 2,8 por cada 100.000 nacidos. Como vemos, aunque es verdad que nos encontramos ante una enfermedad que sigue siendo rara  (es decir poco frecuente), está en aumento en España.

¿Qué es el síndrome de Prader-Willi?

El síndrome de Prader-Willi (PWS) es una enfermedad genética que se caracteriza al nacer por un tono muscular reducido (hipotonía) y dificultades para alimentarse. Durante la vida, la regulación de las diversas funciones vitales puede verse alterada: metabolismo, crecimiento, desarrollo sexual, respiración y sueño, sensibilidad al dolor, control de las emociones y resistencia al estrés.

Es más, si no se controlan, la disminución del gasto calórico y la ingesta excesiva de alimentos pueden acabar conduciendo a una obesidad grave.

¿Cuáles son sus causas?

Se debe a una anomalía genética, es decir, a la modificación de determinados genes situados en una región denominada 15q11-q13 del cromosoma 15 procedente del padre. Estos genes no son funcionales. En el estado normal, cada uno de nosotros tiene dos cromosomas 15, uno de los cuales proviene del padre y el otro de la madre.

Investigando
Los expertos tienen identificado el problema genérico que provoca el síndrome | Getty Images

La región 15q11-q13 del cromosoma 15 tiene una particularidad: está sujeta a lo que se denomina fenómeno de impronta parental. Los genes ubicados en esta región realizan su función de manera diferente según se encuentren en el cromosoma heredado del padre o de la madre.

Así, en estado normal, en el cromosoma 15 transmitido por el padre, los genes ubicados en la región 15q11-q13 son funcionales. Mientras que estos mismos genes portados en la región 15q11-q13 del cromosoma 15 transmitido por la madre son “silenciosos” y no cumplen una función. En este síndrome, los genes ubicados en la región 15q11-q13 del cromosoma 15 transmitidos por el padre no son funcionales o están ausentes.

¿Qué lleva a las personas a tener hambre todo el día?

Muchas manifestaciones de este síndrome están relacionadas con una disfunción del hipotálamo. El hipotálamo es una estructura ubicada en el cerebro que regula las funciones hormonales y ciertos comportamientos. Si tenemos en cuenta que el hipotálamo está involucrado en la sensación de hambre y saciedad, es normal que nos encontremos con uno de sus síntomas más comunes: la hiperfagia, o comer en exceso.

Comiendo mucho
La hiperfagia, o comer en exceso o con grandes atracones, puede ser una señal de enfermedad | Getty Images

También conocido como trastorno por atracón, puede convertirse en un trastorno alimentario que agrava seriamente el problema. De hecho, se ha demostrado ampliamente una relación entre la hiperfagia y la obesidad. Y es que la obsesión por el consumo excesivo de alimentos conduce a un aumento de peso más o menos significativo, lo que generalmente conduce al sobrepeso o incluso a la obesidad.

¿Cómo evoluciona?

En la edad adulta, con el desarrollo de la autonomía, la evolución del síndrome está dominada por los trastornos alimentarios y por el agravamiento de la obesidad. Así, la obesidad puede dar lugar a complicaciones que amenazan la esperanza de vida.

Hoy en día, sabemos que un cuerpo obeso puede acabar desarrollando diabetes, problemas cardíacos o vasculares, etc. La clave, por tanto, está en seguir un tratamiento médico adecuado, de forma regular.