Una mujer con mascarilla, con síntomas de covid-19.

Por qué algunas personas no se han contagiado nunca de la Covid-19: el motivo real

La Covid-19 ha afectado a millones de personas en todo el mundo, pero otras no se han contagiado nunca

Desde que diera comienzo la pandemia, en diciembre de 2019, han sido más de 500 millones las personas que se han contagiado de Covid-19. A pesar de que han pasado más de dos años, la lucha contra el virus continúa. Durante todo este tiempo, se han investigado sin descanso todas las variantes que han ido apareciendo.

Además, también se ha hecho historia con las vacunas, que se han desarrollado en tiempo récord para dar una respuesta a la enfermedad. Sobre todo, reduciendo el alto riesgo de infección. Sin embargo, hay muchas personas que nunca se han contagiado, incluso habiendo estado en contacto directo con el virus. La respuesta está en diversos factores.

Algunas personas nunca se han contagiado de Covid-19

Una de las cosas que más llama la atención sobre la Covid-19 es que, a pesar de su alto nivel de contagios, son muchas las personas que no han contraído la enfermedad. Ni siquiera, aunque hayan estado en contacto con la misma.

Esto destacó todavía más a finales del pasado 2021, en relación con la variante Ómicron. Fue la cepa más contagiosa hasta el momento, pero aún sigue habiendo personas que han permanecido inmunes. Según los expertos, son varias las teorías posibles capaces de dar respuesta a esta incógnita.

Imagen de dos personas paseando por Madrid con mascarillas
Algunas personas se han contagiado varias veces, mientras que otras ninguna | EP

Las razones que explican que algunos no se hayan contagiado

De acuerdo con la BBC, se ha indicado la posibilidad de que existan personas con una fuerte genética. También se ha barajado la posibilidad de que la respuesta reside en la vacunación.

1. Muchos no han estado expuestos al virus

En primer lugar, hay que indicar que son muchas las personas que no se han llegado a contagiar de Covid-19 debido a que nunca han llegado a estar en contacto directo con el virus.

Esto puede ser gracias a las precauciones extremas de muchos. Sobre todo, de aquellas personas de mayor riesgo de padecer algunas enfermedades, como las pulmonares o las cardíacas. Muchas de ellas decidieron continuar con las medidas sanitarias incluso cuando las restricciones comenzaron a relajarse.

Persona lavándose las manos con agua y jabón
Muchas personas han extremado las precauciones para no entrar en contacto con la Covid-19 | Getty Images

2. Hay personas con una genética inmune a la Covid-19

Sin embargo, una de las cosas que más llama la atención es que sí ha habido muchas personas expuestas al virus que también han conseguido evitarlo.

La opinión de los expertos es que estas personas cuentan con una inmunidad genética. En otras palabras, cuando la Covid-19 se introduce por las vías respiratorias, no puede encontrar receptores para acceder a las células. Por tanto, no provoca la infección.

Esta explicación está muy relacionada con el sistema inmunitario. O, mejor dicho, con la fortaleza del mismo. Cuando este es fuerte, tiene la capacidad de responder de forma firme y rápida. Así, evita que el virus permanezca dentro del cuerpo incluso después del contacto.

¿Cómo se fortalece el sistema inmunitario?

En este sentido, algo que hay que tener en cuenta es que la fortaleza del sistema inmunitario también depende de varios factores. La edad y la genética son dos de los más importantes, pero no los únicos.

Una mujer con sudadera roja y pantalones oscuros en un camino con árboles
El ejercicio también ayuda a activar las defensas | Getty Images

1. Hábitos saludables

El llevar un estilo de vida saludable está estrechamente relacionado con un sistema inmunitario fuerte. Así, las personas que siguen una alimentación equilibrada practican actividad física y respetan el descanso, tienen menos posibilidades de contagiarse.

2. La importancia de la vitamina D

Según los expertos, aquellas personas que padecen un déficit de vitamina D cuentan con un cuerpo más desprotegido. Es decir, tienen un mayor riesgo de contraer algunas infecciones, como la de la Covid-19.

En definitiva, han sido muchos los factores que han conseguido que aún existan muchas personas que no han contraído la enfermedad. Conocerlos puede ser clave de cara a hacerle frente a nuevas posibles cepas, para evitar el contagio.