Kiko Matamoros con la mirada perdida, tocándose con la lengua la mandíbula superior

El desagradable plato de 'comida' de Kiko Matamoros que nadie se atrevería a probar

La comida es el gran problema para todos los participantes, especialmente para Kiko

El paso de Kiko Matamoros por Supervivientes no iba a ser fácil, y el tiempo lo ha demostrado. Recientemente, el conocido colaborador pasó uno de sus momentos más difíciles: no superó una prueba y se derrumbó. El hambre es uno de los mayores problemas, tanto para él como para los demás, así que quedarse sin el premio, unos churros de chocolate, le dolió mucho.

El concursante se mostró muy desanimado por no haber podido con la prueba, y es que lleva ya varios fracasos por su condición física. La única forma que tienen los concursantes de probar comida real es superando los juegos del programa, por lo que fracasar se convierte en un tormento. En el caso de Kiko, si bien no probó los deseados churros, pudo optar por otro tipo de 'comida' que nadie en su sano juicio probaría.

Los churros con chocolate que no pudo saborear Kiko

Captura de Kiko Matamoros en el helicóptero de 'Supervivientes 2022'
La condición física del colaborador le impide superar retos | Mediaset

Si algo caracteriza el programa son las habilidades y destrezas de los concursantes para sobrevivir. En este sentido, Matamoros tuvo que reconocer sus fallos: "Estoy jodido, porque es psicológicamente duro quedarte fuera de esto, pero entiendo que las pruebas son las pruebas. El que vale, vale, y el que no, pues mejor que ni lo intente", señalaba.

La prueba en cuestión consistía en pasar desde una plataforma, a través de una pasarela con dos tablones, haciendo equilibrio agarrándose a los cables. Se hizo en tres rondas de tres concursantes, donde el primero en llegar tenía que tocar la campana. Kiko hizo todo lo posible por cruzar ese puente, y aunque exhausto por el esfuerzo quiso intentarlo hasta el final, finalmente no lo logró.

Un gran bajón del colaborador

El bajón que tuvo Matamoros al no conseguir terminar el juego le hizo pasar un mal rato. Tanto es así que la presentadora, Lara Álvarez, tuvo que consolarle: "No digas eso, Kiko, porque lo has intentado hasta el final. Tenemos que decirte que te animes".

Es por ello que Lara no tuvo reparo en dedicarle unas palabras de aliento, algo que evidentemente necesitaba Kiko, el cual se encontraba sentado y desolado. Anuar Beno y Ana Luque, que competían junto a él, tampoco pudieron probar los churros con chocolate.

Pudo 'disfrutar' de otra comida, mucho más asquerosa

Cuando parecía que todo estaba perdido, la dirección del programa le propuso otra alternativa a la de comer churros con chocolate. No comería churros, pero sí podría comer un plato con "vómito" a cambio de salvar a su compañera Ana Luque. Aunque es evidente que nada tiene que ver con unos apetecibles churros, el concursante ingirió el plato durante el transcurso de la publicidad. 

Es cierto que Kiko no obtuvo la recompensa esperada. Pero aunque tuvo percances durante todo el programa y se llevó un disgusto enorme, gracias a esta acción pudo salvar a su compañera.

Los churros no son el único problema del concursante

Pero este último acontecimiento tan solo es uno más de los que forman parte de su lista. En lo que llevamos de programa, Kiko Matamoros ha tenido que enfrentarse a múltiples obstáculos y adversidades.

Algunos hechos como las caídas, una casi rotura fibrilar y una invasión de mosquitos han repercutido directamente en su estado anímico. Y es que son acontecimientos, uno tras otro, los que hacen que se venga abajo en momentos de tensión.

Captura de Kiko Matamoros y Marta Peñate esperando el veredicto final de la expulsión semanal de 'Supervivientes 2022'
El colaborador hace todo lo que puede | Mediaset

Sin lugar a dudas, el plato de ayer fue la gota que colmó el vaso. No debe ser nada fácil asimilar que has estado rozando el premio, y sin embargo nos has podido conseguirlo.

Y peor aún: todavía debe ser más duro ver como otros de tus compañeros sí lo están disfrutando. Sin embargo, dentro de todo este panorama lleno de disgustos, rabia e impotencia, la novia del concursante, Marta López, no dudó en mostrarle su apoyo.

La modelo, muy orgullosa de su chico, reconoció el enorme esfuerzo y sacrificio que estaba realizando día a día en el programa. Aseguró que, si uno quiere, puede cambiar de vida. Y lo cierto es que Kiko, una persona acostumbrada a comer de todo y machacarse en el gimnasio, nos está dando lecciones de supervivencia.

De la misma forma que su compañero Kiko, Anuar tampoco pudo obtener la recompensa y no disfrutó de la comida. Es necesario recalcar que todos los concursantes anhelaban poder llevarse a la boca el suculento manjar de churros con chocolate. Como consecuencia, su llanto se hizo presente en el programa al tocar fondo tras no superar el juego.