Dinero en un cajero automático.

Las pensiones que la Seguridad Social no tiene pensado aumentar en 2023

Desde este mes de enero se aplica la mayor subida de las pensiones nunca vista en España

Desde este mismo mes de enero las pensiones contributivas suben un 8,5%. Se trata del mayor aumento de las pensiones experimentado nunca en España, y su motivación es hacer frente a la subida de los precios. Así los pensionistas no pierden poder adquisitivo a pesar de la subida de la inflación.

Además, el Gobierno ha prorrogado la subida del 15% que ya se venía aplicando a las pensiones no contributivas. En general, por lo tanto, este 2023 suben las pensiones por jubilación, incapacidad permanente, viudedad y orfandad. Solo hay un caso en el que no se aplicará el aumento de la pensión.

Las únicas pensiones que no se revalorizarán este 2023 son las que superen los 3.000 euros. Los contribuyentes que tengan derecho a una pensión superior a esa cantidad recibirán la cuantía sin el aumento del 8,5%. La buena noticia es que este año también sube la pensión máxima en España.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas sobre PENSIONES y AYUDAS en WhatsApp 

Las pensiones que no suben en 2023

La pensión máxima en España superará por primera vez los 3.000 euros gracias a la subida de 240 euros al mes respecto al año pasado. Esto significa que casi medio millón de jubilados en nuestro país cobrarán más de 3.000 euros al mes. Concretamente, hasta 463.657 pensionistas llegarán a esa cantidad.

Primer plano de las manos de un abuelo sujetando un bastón
Los pensionistas verán aumentada su nómina este mes de enero | PIXABAY

En cuanto a las pensiones mínimas, los jubilados sin familiares a cargo pasarán a cobrar 721,70 euros al mes. También se asegura una cantidad mínima para las pensiones no contributivas, con 484,61 euros al mes. Esto significa un aumento de 63,21 euros mensuales para estos pensionistas.

Pero el Gobierno ha dejado claro que las pensiones que superen los 3.058,81 euros al mes no se revalorizarán. Esto es así porque según la nueva normativa, “la cuantía anual no puede superar en ningún caso los 42.823,34 euros”. Hay que recordar que la pensión máxima en 2022 era de 2.820 euros (39.468 euros al año).

Sin paguilla a partir de ahora

La subida de las pensiones, tanto las contributivas como las no contributivas, se aplicarán ya desde este mes de enero. Además, algunos bancos han decidido avanzar unos días el pago de la pensión como deferencia hacia sus clientes. Una buena noticia sin duda para afrontar la cuesta de enero.

La mala noticia es que este año los pensionistas no cobrarán la paga compensatoria por la curva de los precios (la famosa paguilla). La reforma de las pensiones supone que a partir de ahora se revalorizan con el índice de precios (IPC). Por lo tanto, ese mecanismo compensatorio deja de tener sentido.

Este mismo mes de enero se podría pactar la segunda reforma de las pensiones impulsada por el Ministerio de Seguridad Social. Forma parte de las exigencias de Bruselas al Gobierno de Pedro Sánchez. Entre las novedades, la ampliación del período de cálculo de las pensiones a 30 años.

Futuro negro para las pensiones

Las pensiones se calculan a partir de dos indicadores, el tiempo de cotización y la base por la cual has cotizado los últimos años. Desde el año pasado, la base reguladora sale de dividir por 350 las bases de cotización de los últimos 25 años. El porcentaje varía en función de los años cotizados. 

José Luis Escrivá
José Luis Escrivá, ministro de Seguridad Social y autor de la reforma de las pensiones | GTRES

La última reforma del Gobierno, marcada por las exigencias de Bruselas, endurece estas condiciones para las generaciones futuras. La previsión es que en 2027 se exijan 38 años cotizados para cobrar el 100% de la base reguladora. Desde este año 2023 se exige haber cotizado 37 años.

En plena crisis económica, el Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho el mayor desembolso de gasto en pensiones. El objetivo es reducir las dificultades de los pensionistas ante el aumento de la inflación. Pero en el futuro inmediato está la preocupación por la sostenibilidad del sistema público de pensiones.