Dedo señalando un ojo con bolsas

Los oftalmólogos avisan: Lo que hace que veamos 'moscas volantes' en los ojos

Casi un 70% de las personas experimentará esto a lo largo de su vida

El ojo es uno de los órganos más importantes que tiene el ser humano. Forma parte de los famosos cinco sentidos que tenemos las personas, y gracias a él, podemos percibir el mundo y la realidad que nos rodea.

Sin embargo, también podría darse la ocasión de que experimentemos cosas que nos alarmen, como por ejemplo ver una especie de mancha o mosca voladora de color negro. Esto puede ocurrir por múltiples causas, y todas ellas te van a sorprender. 

¿Ves 'moscas volando' en los ojos? Deberías tener en cuenta estas señales

Muchas personas, a lo largo de toda su vida, han llegado a experimentar sucesos que han repercutido de forma directa en su visión. Sin ir más lejos, existe uno que cuando aparece, puede llegar a ser muy alarmante: ver unas manchas negras en los ojos.

Lentes de contacto con una ciudad detrás
Las personas con miopía no consiguen enfocar adecuadamente los objetos lejanos | Getty Images Signature

Quien lo ha vivido sabe perfectamente de que se trata. Estas manchas, conocidas también como 'moscas voladoras', son una especie de telarañas o hilos negros que flotan en nuestro campo visual. Normalmente suelen aparecer cuando movemos los ojos, y desaparecen cuando miramos algo fijamente.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para recibir GRATIS las últimas noticias sobre Bienestar y Consejos en WhatsApp 

Los oftalmólogos señalan que su origen puede deberse a múltiples factores. Si bien es cierto que en la mayoría de casos no llega a comprometer nuestra visión, en el caso de que nos ocurra es importante acudir al especialista.

Realmente, estas manchas negras tienen un nombre técnico: son las fibras microscópicas del vítreo. Cuando estas se aglutinan, tienden a proyectar unas pequeñas sombras en la retina, y esto es finalmente lo que la persona acaba percibiendo.

Hombre con cataratas en los ojos
Con el paso de los años, y durante la vejez, es más probable padecer este problema | Getty Images

Su aparición suele ser más propensa en gente adulta, ya que la edad representa un factor en cuanto a su aparición. Esto ocurre, en gran parte, porque a medida que envejecemos, la sustancia gelatinosa del ojo (vítreo) se vuelve más líquida.

Sin embargo, esta no es la única razón para poder presenciarlas. Las causas de origen de estas manchas son variadas y abarcan diferentes patologías. Por ejemplo, padecer miopía o diabetes también podría dar lugar a su aparición.

Así mismo, cualquier lesión, traumatismo o hemorragia ocular también sería una razón para poder visionarlas. Incluso aquellas personas que se han sometido a una cirugía ocular tampoco estarían exentas de ellas.

Por otro lado, tampoco debemos olvidar otros factores (ojo, no causas) que de alguna forma incrementarían el riesgo de su aparición. Hablamos por ejemplo de personas que padecen altos niveles de estrés y/o ansiedad.

¿Cuándo debo acudir al oftalmólogo?

Si bien es cierto que en la mayoría de casos presenciar estas manchas es algo esporádico y trascendental, conviene tener presente una serie de indicaciones a tener en cuenta. Sobre todo es importante que, si llegamos a experimentarlo, sepamos cómo diferenciarlo.

Mujer con las gafas en la mano y la vista borrosa
En caso de padecer cualquiera de estos síntomas, conviene acudir al especialista | Getty Images

Por ejemplo, si en algún momento llegas a percibir estas manchas negras en tu campo de visión, debes saber que se moverán siempre que tú también desplaces los ojos. Es decir, nunca estarán fijas ni quietas.

Puedes observar una especie de motas oscuras, aunque también es posible que se presenten en forma de hilos. En cualquier caso, se suelen volver mucho más intensas cuando la persona mira fondos muy brillantes.

Si observas que estas manchas o moscas volantes perduran más de lo habitual, deberías acudir al especialista. A veces pueden aparecer de forma repentina, aunque lo más habitual es que con el tiempo se asienten y acaben desapareciendo del campo de visión.

Actualmente no existen tratamientos ni cirugías efectivas para terminar con este problema. Sin embargo, la única alternativa disponible por el momento es la vitrectomía, es decir, la extracción del vítreo y su posterior sustitución por una solución salina.

En cualquier caso, y ante la duda, te recomendamos acudir al oftalmólogo si empiezas a presenciarlas. Muchas veces no tendrá mayor repercusión, aunque es mejor descartar posibles efectos secundarios graves, como por ejemplo el desprendimiento de retina.