Una bolsa azul de Zara con el logo antiguo de la empresa

El conocido vestido de Zara que otra marca vendía más caro: solo quitaban la etiqueta

El caso ya está en manos de las autoridades estadounidenses

Ni siquiera las grandes firmas están exentas de sufrir contratiempos. Un claro ejemplo de ello es Zara, la marca perteneciente al grupo Inditex liderado por Amancio Ortega. Hace tan solo unos días, representantes de Zara tuvieron que acudir a tribunales americanos para denunciar varios delitos que atentaban contra la marca.

Al parecer, una marca originaria de Los Ángeles habría estado infringiendo hasta un total de 4 leyes federales en su contra. Como señalaban desde Zara, las acciones llevadas a cabo por la otra marca habrían supuesto daños económicos y un daño reputacional para la marca española.

Thilikó, la marca que "casi" suplanta a Zara

Clientes de todo el mundo han podido ser engañados por la marca Thilikó, propiedad de la estadounidense Queenie Williams. Según The Fashion Law, la marca ha estado cometiendo diversos delitos que podrían haber afectado a miles de usuarios.

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las últimas novedades de Lidl! ¡Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp! 

El primero de ellos, y más notable, ha sido el de vender productos de Zara con recargos exorbitantes, haciéndolos pasar por propios. Thilikó se apropiaba del diseño de prendas de Zara, para después venderlos incluso 7 veces más caros que el precio original.

Detalle de una bolsa de papel de Zara sobre un banco verde
La marca acusada ha eliminado todos los productos pertenecientes a Zara de su página web | AGENCIA

Para ello, la marca quitaba la etiqueta que demostraba que realmente eran prendas del grupo Inditex, con intención de añadir la suya. De este modo, los clientes pensaban que estaban adquiriendo productos Thilikó, cuando realmente este no era el caso.

La suma de estos actos ha supuesto una demanda por parte de Zara, presentada el 2 de enero en los juzgados de Nueva York. En ella, se recoge diversos delitos como la infracción de derechos de autor, competencia desleal, publicidad engañosa y prácticas comerciales desleales.

Algunas de las prendas que han protagonizado la polémica

Por si fuera poco, Thilikó habría robado a Zara más de 30 fotografías, publicitando así como propios diseños que realmente no les pertenecían. La marca habría estado tomando de forma sistemática fotografías protegidas por derechos de autor, infringiendo así los términos del portal online de Zara.

Allí mismo, se especifica la prohibición de usar, reproducir o alterar el material disponible en la página web sin su permiso. No obstante, dicha información no frenó en ningún momento a que la marca estadounidense se apropiase de las fotos y productos de Zara, como en los siguientes casos.

1. Vestido satinado de Zara

Montaje estafa vestido de Zara
Thilikó se apropiaba de las fotografías de Zara | The Fashion Law

Este vestido satinado de color blanco ha sido una de las "víctimas" de Thilikó. Mientras en Zara se podía adquirir por 46 €, Thilikó lo comercializaba por 295 €, es decir, por un precio 6 veces superior al original.

Además, aparecía como un producto original de Thilikó con el nombre de "Irina". Aunque ya no se encuentra disponible en la página, una gran cantidad de clientes podrían haberlo comprado sin conocer su verdadero origen al tratarse de un vestido que ha arrasado entre las clientas.

2. Pantalones satinados de Zara

Montaje estafa Zara pantalones satinados
Los clientes llegaban a pagar precios desorbitados en comparación a los de Zara | The Fashion Law

Lo mismo ha ocurrido con estos pantalones con efecto satinado. Thilikó los puso a la venta por 230 €, cuando, en realidad, se podían adquirir por 55 € en los establecimientos de Zara. Una vez más, la marca estadounidense camufló el robo rebautizando el producto como "Chelsea". Esta vez, vendiéndolo por el cuádruple del precio original.

El greenwashing, otra de las posibles consignas de Thilikó

La demanda de Zara también ha sido útil para poner el foco en los comercios que llevan a cabo el greenwashing, como en el caso de Thilikó. Según la marca estadounidense, sus productos son cuidadosamente diseñados y fabricados de forma sostenible.

Esta práctica de marketing consiste es crear publicidad engañosa con intención de hacer pasar por ecológicos los productos que se ofertan, aunque realmente no lo son. Las intenciones tras este "lavado" de imagen son la de mejorar la percepción pública y ganar clientes comprometidos con el medio ambiente.