Una mujer con una mesa llena de alimentos: tomates, limón, ajo, espaguetis, harina

El ingrediente que comemos a diario en España y aumenta el riesgo de cáncer

Potencia como ningún otro ingrediente el sabor de la comida, pero no hay que abusar

Uno de los tipos de cáncer más comunes hoy en día es el cáncer intestinal, también conocido como cáncer gástrico. Se trata del tercer tipo de tumores que más muertes causa a nivel mundial, con especial incidencia en países como Japón o China, pero igualmente presente en España. Para hacernos una idea de la magnitud del problema, solo hace falta saber que en 2018 murieron aproximadamente 783.000 personas por esta causa.

Unos datos muy preocupantes, que los expertos achacan a diversos factores. Algunos de ellos son el consumo excesivo de café, las grasas saturadas o las carnes rojas. El consumo excesivo de este último alimento, por ejemplo, se relaciona directamente con la aparición del cáncer.

Sin embargo, cada vez más estudios apuntan a un ingrediente muy común como uno de los culpables de la aparición del cáncer intestinal...

¿Qué ingrediente puede provocar cáncer de estómago?

En su búsqueda de los posibles factores o causas de la aparición del cáncer estomacal, los expertos han dado con el posible culpable. Se trata de un ingrediente muy común y usado en España. De hecho, la misma revista Frontiers in Nutrition, expecializada en alimentación, apunta a una posible relación con la aparición de tumores.

El ingrediente que los expertos relacionan con la aparición del cáncer es la sal. No es ninguna novedad que el aumento del sodio en la dieta tiene efectos muy perjudiciales para la salud. Abusar de la sal puede provocar, por ejemplo, hipertensión, además de aumentar el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y coronarias.

Un salero tirado sobre una mesa de madera con mucha sal derramada
Los expertos advierten de los peligros de abusar de la sal | Getty Images

Pero los estudios más recientes representan un auténtico toque de atención para todos. El consumo de sal en grandes cantidades está estrechamente relacionado con la gastritis, además de la atrofia de la mucosa estomacal. Todo ello deriva fácilmente en carcinogénesis, que es el primer paso hacia el desarrollo del cáncer.

La sal en grandes cantidades, un peligro

Los estudios realizados arrojan conclusiones muy preocupantes. El consumo alto, e incluso el moderado, de sal aumenta el riesgo de sufrir cáncer gástrico. En cambio, el consumo de alimentos encurtidos o en escabeche solo son un peligro en caso de consumo elevado.

Ahora bien, debemos mencionar que consumir habitualmente pescado salado o sopas como la de miso no representan ningún peligro, independientemente de la ingesta. Los expertos han recogido los mecanismos que podrían explicar el vínculo entre la sal y la aparición del cáncer: 

Un cocinero echando sal a la comida en su cocina
Nunca han que consumir sal en exceso | Getty Images

1. Destruye la mucosa estomacal

El consumo excesivo de sal está directamente relacionado con la destrucción de la barrera de mucosa estomacal que todos tenemos. Esto causa inflamación y daño, y una erosión aún más acelerada de la mucosa. Todo ello no hace más que potenciar el efecto cancerígeno de los alimentos. 

2. Asociada a una sustancia cancerígena

La sal dietética está vinculada, según los expertos, con la metil-nitro-nitrosoguanidina, una sustancia que relacionada con la aparición del cáncer.

✅ ¡Descubre los 30 mejores productos de Lidl! ¡Toca las imágenes para verlas todas y sigue leyendo más abajo! ⬇⬇

3. Facilita la aparición de microorganismos

Como hemos visto, la sal ataca directamente a nuestra mucosa estomacal. Este proceso no solo es perjudicial por sí mismo, sino que también facilita la aparición de ciertos microorganismos, como la bacteria H. pylori, causante de la gastritis crónica. Esta también aumenta el riesgo de padecer cáncer intestinal.

Una mujer haciendo un corazón a la zona del estómago con sus dedos
La mucosa del estómago es esencial y hay que protegerla | Getty Images

Por todo ello, los expertos piden que seamos conscientes de las diferencias entre un consumo bajo, moderado y alto de sal. En general, el exceso de este ingrediente es claramente perjudicial para el organismo. No solo por aumentar el riesgo de padecer cáncer, sino también por sus otros posibles efectos: hipertensión, enfermedades cardiovasculares, etc.

Lo mejor es seguir, como todos sabemos, una dieta equilibrada, con un poco de todo pero sin abusar. La sal es un ingrediente casi indispensable para potenciar el sabor de los alimentos, pero abusar de ella es realmente malo para nuestro cuerpo.