Dinero en un cajero automático.

La Guardia Civil avisa de lo que nunca debes hacer en el cajero para que no te roben

Las autoridades han alertado de una nueva técnica para robar en los cajeros

Los avances y el desarrollo de las tecnologías han permitido a los ladrones desarrollar nuevas estrategias de crimen más eficaces. Ciberataques, enlaces infectados y webs fraudulentas son cada vez más comunes en los dispositivos.  

Sin embargo, mala hierba nunca muere, y las técnicas de calle y caseras parece que nunca se van a perder entre el gremio de ladrones. Esta vez ha sido por la manipulación de cajeros automáticos que las autoridades se han visto obligadas a alertar por las redes sociales de esta nueva estafa.

Alerta por cajeros automáticos trucados

La Guardia Civil ha sido, desde su cuenta oficial de Twitter, la encargada de dar el aviso a los ciudadanos y usuarios. En el tweet alerta de que “si has tecleado correctamente, tu pin pero el cajero automático no te da tu dinero”, no te vayas sin comprobar la ranura y llamar a tu banco.

Además, junto con el post aparece una imagen tomada por las mismas Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, donde aparece descubierta la trampa que utilizaban los delincuentes. Se trata del timo de la llamada “ranura manipulada” con el que los ladrones trucan la salida de dinero del cajero.

La “ranura manipulada” para robarte el dinero

La Guardia Civil ya conocía el, también conocido, “truco de la regleta”, que consiste en colocar una falsa ranura por delante de la ranura oficial del cajero automático. A veces, incluso, los delincuentes ponen pegamento y los billetes se quedan atascados en la falsa ranura al salir de la original. De esta manera nunca llegan a aparecer a la vista.

Dinero en un cajero automático.
Los ladrones acoplan una ranura falsa que bloquea la salida del dinero para más tarde recogerlo | GTRES

Lo que se espera de cualquiera víctima de esto es que se espere unos minutos a que salgan sus billetes, y aunque malhumorados, marcharse tras ver que el dinero no aparece. Esta reacción es la que esperan los ladrones que, tras ver a la víctima marchar, aprovechar para desmontar su artefacto y quedarse con el botín.

¿Qué hacer si has eres víctima de esta estafa?

Es por ello que la Guardia Civil aconseja los pasos a seguir si nos sucede esto. Lo primero es comprobar si la ranura no está manipulada. En caso de que sea así y no podamos recoger nuestro dinero, llamar inmediatamente y sin abandonar la zona a nuestro banco o tarjeta para comunicarlo.

Cómo detectar si un cajero está “trucado”

Las técnicas se van perfeccionando y cada vez los delincuentes descubren formas más sofisticadas de manipular estos dispositivos. La agencia de noticias Europa Press nos revela una recopilación de las mejores recomendaciones de la Policía para detectar un cajero manipulado, y ahorrarnos más de una estafa.

1. Teclado flojo

Una forma habitual que tienen los ladrones de descubrir el pin de la tarjeta es mediante un teclado falso. Este lo instalan encima del original y se conecta a un dispositivo que recibe las teclas que hemos pulsado. Para evitar caer en esta trampa, la Guardia Civil recomienda comprobar si el teclado se mueve antes de teclear el código PIN.

Teclado de un cajero con botones grises y colores amarillo, rojo y verde
Los expertos piden que estemos muy atentos a los teclados de los cajeros | Getty Images

2. Lector de tarjeta

Aunque tiene el nombre técnico de ‘skimmer’, el lector de tarjeta es un recurso muy utilizado por los ladrones para tener acceso a tu tarjeta. Consiste en fabricar una sección parecida al ‘skimmer’, que se acopla a la original. Este dispositivo lee la banda magnética de la tarjeta para poder clonarla después. Por esto, siempre hay que comprobar si esta unidad está suelta.

3. Traga tarjetas

Esta manipulación también tiene que ver con la ranura para la tarjeta. Sin embargo, esta vez se trata de una falsa ranura con una lengüeta hecha con cinta de vídeo. Al introducir la tarjeta, esta se queda atrapada por el lazo que forma la cinta, y no llega a entrar en el sistema. Este artefacto suele ser más voluminoso que la ranura original, por lo que hay que fijarse bien.

Plano detalle de la mano de una persona cogiendo la tarjeta de crédito
Se recomienda comprobar siempre que la ranura para introducir la tarjeta no esté manipulada | Pixabay

4. Cajeros falsos con cámaras      

Aunque seguramente sea la más compleja, es habitual que los delincuentes utilicen la estafa del frente falso. Consiste en un cajero falso que está equipado con cámaras que pueden grabar la clave de la tarjeta a la hora de teclearla.

Para que no nos roben los datos con esta estafa, se recomienda comprobar los cajeros cercanos. Los ladrones suelen inutilizar el resto de cajeros auténticos para que solo tener la opción de utilizar el manipulado.

5. Vigila posibles sospechosos

No todos los robos en cajeros son mediante complejos artilugios. Muchas veces simplemente hay que tratar de buscar un cajero bien iluminado y comprobar que no hay gente con actitud sospechosa cerca. Para los ladrones menos sutiles, el uso de la fuerza o la intimidación es un recurso habitual justo después de retirar nuestro dinero del cajero. En caso de robo de la tarjeta, llamar inmediatamente a la entidad bancaria para bloquearla.