Primerísimo plano de Carlos III de Inglaterra mirando a cámara

Gran preocupación por la salud del nuevo rey Carlos III, sucesor de Isabel II

En algunas apariciones del nuevo monarca inglés ha llamado muchísimo la atención el aspecto de sus manos y de sus pies

¡El Rey ha muerto, viva el Rey! Es una frase que hemos escuchado miles de veces, y que estos días cobra más sentido que nunca. Eso sí, con un ligero cambio, ya que no es el Rey quien ha muerto, sino la reina, en concreto la reina Isabel II de Inglaterra. La longeva monarca, que ha reinado durante 70 años en el Reino Unido, murió este pasado 8 de septiembre a la edad de 96 años. 

Una noticia que ha conmocionado al mundo, y que ha dejado un gran vacío en el corazón de todos los británicos. Eso sí, más allá de los evidentes gestos de dolor, la muerte de la carismática monarca también supone la llegada de un nuevo Rey. En este caso hablamos de su hijo, Carlos de Inglaterra, que será coronado con el nombre de Carlos III.

Preocupación por los posibles problemas de salud de Carlos III

Carlos III de Inglaterra llegará a reinar, por fin, tras más de medio siglo de espera. Una espera en la que se ha visto involucrado en multitud de polémicas, pero en la que también ha destacado por su compromiso con el medio ambiente o la filantropía. No hace falta mencionar que, en los últimos años, también ha visto cómo su hijo, el príncipe Guillermo, ha ido ganando cada vez más popularidad entre los británicos.

La reina Isabel II visita Liverpool
La reina Isabel II falleció el pasado jueves a los 96 años | Europa Press

De hecho, algunas voces incluso han llegado a poner sobre la mesa la posibilidad de que el Rey, a pesar de la larga espera, abdique en su hijo mayor. Naturalmente, se trata de un escenario muy improbable, al menos a corto plazo. A las pocas esperas de la muerte de Isabel II, la primera ministra británica Liz Truss ya le había jurado lealtad a Carlos III, por lo que su coronación es cuestión de días.

Sin embargo, hay otro detalle que no se puede obviar, y es la avanzada edad a la que Carlos llegará a ser monarca. En concreto, el primogénito de Isabel II encabezará la monarquía británica con 73 años, a diferencia de su madre, que fue coronada con 25 años. A estas alturas de la vida, los problemas de salud se multiplican rápidamente, y de hecho hace algunos meses ya saltaron las alarmas en este sentido. 

Durante una reaparición del hijo de Isabel II el pasado mes de abril en la región de Cumbria, todas las miradas se fijaron en las manos del aún príncipe. Y es que el futuro Rey destacó por sus constantes apretones de manos, además de sus cariñosos besos. Ahora bien, si algo quedó claro es que las manos del futuro Carlos III presentaban una inusual hinchazón.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

¿Por qué el futuro monarca tenía las manos y los pies hinchados?

En las imágenes que se tomaron durante la mencionada visita de Carlos a las instalaciones de una empresa, las manos hinchadas del futuro monarca centraron todas las miradas. A pesar de que el problema no le impidió degustar todo tipo de productos locales, los medios británicos empezaron a especular sobre posibles problemas de salud. 

Además, lo más llamativo de todo es que el problema no parece afectar solo a las manos del heredero de Isabel II, sino también a los pies. Durante una visita a un templo de Nueva Delhi, en el que tuvo que entrar descalzo, el desmejorado aspecto de los pies del príncipe hizo saltar las alarmas. No hablamos solo de hinchazón, sino también de un aspecto enrojecido en sus dedos.

Como es habitual, la Casa Real británica no ha ofrecido información oficial sobre lo que podría estar ocurriéndole al futuro Carlos III. Algunos expertos opinan que podría ser simplemente el resultado del calor, así como los efectos de un vuelo de larga distancia. Es bien sabido que la inactividad prolongada durante los vuelos en avión de largo recorrido facilita la retención de líquidos y la consecuente hinchazón.

Imagen de Carlos III de Inglaterra con las manos hinchadas y un círculo rojo
Los dedos de 'salchicha' de Carlos preocupan en el Reino Unido | GTRES

Esta dolencia se conoce como edema, y también puede ser causada por no cambiar de posición durante mucho tiempo. Otras posibles causas son una dieta con exceso de sal, las insuficiencias cardíacas o los problemas hepáticos.

Sea como sea, se trata de un detalle que tampoco pasó desapercibido durante la visita de la reina Letizia a la Galería Nacional de Londres. Durante esa visita, la monarca española estuvo acompañado por el mismo Carlos, que intentó esconder sus manos hinchadas en todo momento. Aun así, no pudo evitar que todos se fijaran en ellas.

Las bromas del futuro Rey sobre sus 'dedos de salchicha'

A pesar de que no contamos con una explicación oficial, el mismo Carlos no ha dudado en bromear sobre el aspecto hinchado de sus dedos. Durante una visita del futuro monarca en Australia, restó importancia al problema, bromeando con sus 'dedos de salchicha'.

Aparentemente, el problema se solucionó sin un tratamiento aparente, perdiendo sus dedos el color rojo y el brillo antinatural, así como la hinchazón. Es poco probable que, a día de hoy, la salud del futuro Carlos III corra peligro, pero la mínima posibilidad ya genera revuelto en el Reino Unido. Está claro que, una vez coronado, el nuevo Rey tendrá que adaptar su agenda a su edad, evitando los excesos.