El exterior de una oficina de empleo en la Comunidad de Madrid.

La nueva medida del Gobierno que afecta a los parados de más de 45 años

El Consejo de Ministros ha aprobado los nuevos incentivos y bonificaciones para la contratación

A pesar del optimismo reinante en el Gobierno, los últimos datos del paro son preocupantes. España sigue liderando las cifras de desempleo en Europa (un 12% de parados, el doble que la media de los países vecinos). Y hay un millón de desempleados que ni siquiera aparecen en las estadísticas.

Para combatir la situación, el Consejo de Ministros ha aprobado este martes un nuevo sistema de incentivos para fomentar el empleo. Se trata de bonificaciones a las empresas para la contratación laboral. Y atención, porque los nuevos incentivos benefician a un sector concreto de los trabajadores.

El Gobierno ha querido beneficiar a los colectivos vulnerables y con más dificultades de inserción en el mercado laboral. El nuevo sistema de incentivos y bonificaciones prioriza sobre todo a los mayores de 45 años. También a los parados de larga duración, jóvenes, mujeres y personas con discapacidad.

Nuevos incentivos a la contratación

El Consejo de Ministros ha aprobado este martes el nuevo sistema de incentivos a las empresas para la contratación. La nueva norma entrará en vigor a partir de septiembre. Entre las novedades, se crea una bonificación de 275 euros para la contratación de menores de 30 años no cualificados.

Yolanda Díaz
Yolanda Díaz ha anunciado las nuevas medidas | Getty Images

Además, el Gobierno quiere fomentar la contratación indefinida de desempleados de larga duración. En este caso, la bonificación aumenta de 110 euros a 128 cuando la persona es mujer o tiene 45 años o más. Así, las empresas tendrán más incentivos para contratar a mayores de 45 años.

Por otro lado, el Ejecutivo ofrece ayudas para transformar los contratos eventuales en fijos discontinuos. Y para que los contratos indefinidos a tiempo parcial pasen a indefinidos a tiempo completo. Se complementará con ayudas para impulsar el autoempleo y la economía social para crear más trabajo.

👉🏻 VER EL NUEVO REQUISITO PARA COBRAR LA AYUDA DEL SEPE DE 500 EUROS ➡️

Mantener el trabajo tres años

La intención con estos nuevos incentivos es fomentar la contratación, pero también estabilizar el mercado laboral. Por eso, las empresas con bonificaciones por contratación tendrán que mantener el empleo durante tres años. Además, las que se vayan fuera de la UE tendrán que devolver el dinero.

Esto garantiza que las personas de más de 45 años contratadas gracias a estos incentivos mantendrán el trabajo. También se pretende evitar así la deslocalización de las empresas que aumenta la tasa de desempleo. Las empresas que se vayan tendrán que devolver el dinero los cuatro años anteriores.

El nuevo decreto reúne todos los incentivos que hasta ahora estaban dispersos en varias normas, y que dejan de ser porcentuales. Se favorece a los trabajadores vulnerables y con dificultades en el mercado laboral. Pero además, se eliminan algunos incentivos y se limitan otros ya existentes.

Se busva mayor estabilidad laboral

En un primer momento, el Gobierno propuso eliminar la bonificación del 100% por contratar a personas con discapacidad de los CEE (Centro Especial de Empleo). Esto ponía en riesgo más de 100.000 empleos de personas con discapacidad. El Ministerio de Trabajo tuvo que recular, y mantener las bonificaciones. 

Una mujer en una oficina con las manos en la cabeza
El Gobierno busca fomentar la estabilidad laboral | Getty Images

La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, ha dado a conocer las nuevas medidas y ha aclarado que ninguna de ellas tendrá un carácter estructural. Esto quiere decir que solo se mantendrán en el tiempo aquellas que funcionen. Lo más importante, ha dicho, es que la nueva norma fomenta la estabilidad del empleo.

Según la ministra, deja de fomentarse la contratación temporal, excepto en los casos de conciliación con la vida familiar. Además, la nueva norma “da cumplimiento a una de las reformas comprometidas con Bruselas”. Las bonificaciones suponen un 25% del gasto en políticas activas de empleo.