Fotografía de melones y sandías cortados por la mitad

Escoge el mejor melón y sandía del súper con 5 trucos que nunca fallan

Con estos trucos, escoger el mejor melón y sandía de la temporada será pan comido.

Tanto la sandía como el melón son dos de las frutas más refrescantes. Además, también destacan gracias a todas las propiedades que tienen para la salud. Por ello, saber elegir una pieza de buena calidad cobra gran importancia.

Seguro que tú también te has visto en la situación de ir a comprarlos y no saber cuál de ellos llevarte a casa. Si no quieres fallar en tu próxima elección y disfrutar al máximo de su sabor, te dejamos 5 trucos para incluir en tu hogar la mejor opción.

Estos son los 5 trucos para escoger el mejor melón de la tienda

Uno de los problemas del melón es que no siempre sabemos cuál de ellos elegir para disfrutar al máximo de su sabor y que no esté pasado o poco maduro. Estos consejos te serán de gran ayuda.

1. Fíjate en las grietas

El primer punto a tener en cuenta es la forma de sus famosas grietas, ya que estas son un símbolo de madurez. Sin embargo, si hay demasiadas, puede que esté dañado en el interior. Por ello, debes saber que un buen melón tiene que contar con grietas en los extremos y por toda la fruta.

2. Escógelo por su color

El color se convertirá en otra de las claves. El melón estará maduro cuando no sea demasiado verde y brillante, pues en ese caso precisará de más tiempo. Si es amarillo fuerte, es un melón pasado.

Un melón cantalupo cortado con un trozo a la vista sobre una mesa
El mejor melón tiene un color verde medio con toques amarillentos | Getty Images

El punto óptimo es que cuente con un color verde medio y aparezcan manchas ligeras de tono amarillo.

3. Presta atención al tacto

El tacto también te puede ayudar a elegirlo. Para ello, debes presionar, de forma suave, sus extremos. En el caso de que esté blando, el melón será dulce. Sin embargo, si los dedos se hunden, está pasado de maduración.

4. El olor también importa

Por otro lado, debes oler el melón para llevarte la mejor pieza. Si en el extremo huele dulce y afrutado, es perfecto para consumirlo. En el caso de que no lo notes así, puede que no haya alcanzado el grado de madurez necesario.

Trozos de melón apilados entre sí
Si el melón huele dulce y afrutado, está en su punto exacto de maduración | Getty Images

5. Guíate por el sonido

Por último, también te puedes guiar por el sonido. Dale unos pequeños golpes y, si suena duro, aún estará verde en el interior. No obstante, si el sonido vibra y es hueco, estará en perfectas condiciones.

Los 5 trucos para escoger una sandía de calidad

Así como es importante saber elegir un buen melón, también sucede lo propio con la sandía. Se trata de una fruta llena de vitaminas, minerales y antioxidantes y además es perfecta para perder peso, pues apenas tiene calorías. Con estos trucos, te llevarás a casa la mejor pieza del mercado.

1. Estudia su forma

La forma de la sandía es uno de los puntos más importantes que debes tener en cuenta. La ideal es aquella que es más redonda y que no tiene golpes o demasiadas grietas. Si tiene muchas grietas, puede que no haya recibido la suficiente agua o sol, lo que se puede traducir en un sabor diferente.

Una mano cortando en dos un trozo de sandía
Elige una sandía redonda y sin golpes para acertar | Getty Images

2. Mira su apariencia

Este punto es importante debido a que la sandía se suele recolectar antes de que esté bien madura. Cuanto más brillo y color tenga, más tiempo le quedará para que alcance el punto óptimo de maduración para su consumo.

3. Guíate por el peso

Por otro lado, el peso también puede ser una de las claves. En el caso de que sea ligera, su sabor y textura podrían no ser suficientes para considerarla un producto de buena calidad.

Montón de sandías verdes con algunas abiertas y si interior rojo a la vista
Una sandía de color verde oscuro es perfecta para el consumo | Getty Images

4. El color también importa

Además, al igual que sucede con el melón, también hay que tener en cuenta el color de la sandía. Si es más amarilla, puede que esté un poco verde, por lo que necesitará más tiempo antes de consumirla. Para saber cuál es su mejor momento, en general, debe contar con un tono verde oscuro.

5. Comprueba su sonido

De nuevo, vuelve a pasar lo mismo que con el melón y es necesario darle unos golpes en la base para comprobar el sonido. Si este es hueco y más fuerte, se tratará de la sandía idónea. Sin embargo, si no se escucha o retumba, aún le faltará tiempo de maduración.