La reina Isabel II ofrece una cena de gala en honor a los reyes de Holanda

La enfermedad común que ya obligó a ingresar a Isabel II e hizo temer el peor final

En el año 2013, la carismática reina de Inglaterra sufrió un importante revés en su salud

El fallecimiento de la reina Isabel II de Inglaterra ha sido una de las noticias más importantes de los últimos tiempos. Después de un reinado de más de 70 años, la monarca fallecía a los 96 años el pasado 8 de septiembre de 2022.

Sin embargo, a pesar de haber sido la reina más longeva de Inglaterra, una de las cosas que llaman la atención es que su reinado no ha estado marcado por grandes sobresaltos en su estado de salud. Eso sí, cada vez que ha sufrido algún tipo de enfermedad, accidente o afección, todos los medios se han volcado en dar a conocer la noticia.

La enfermedad que obligó a ingresar de urgencia a Isabel II

Uno de los momentos más delicados de Isabel II lo vivimos en el año 2013. En aquella época, la reina de Inglaterra contaba con 87 años. Todo el mundo se preocupó después de que tuviera que ingresar en el hospital con motivo de una gastroenteritis.

La reina Isabel II visita Liverpool
La reina Isabel II asustó a todos cuando sufrió una gastroenteritis en 2013 | Europa Press

El periódico inglés The Guardian indicaba que este fue su primer ingreso tras haberse mantenido durante 10 años en perfecto estado de salud. A pesar de que desde la Casa Real no quisieron preocupar, lo cierto es que los medios se temieron lo peor. Afortunadamente, todo quedó en un susto.

Otras enfermedades y afecciones que sufrió la reina de Inglaterra

A pesar de que la anterior fue la vez que Isabel II consiguió preocupar a los medios de todo el mundo, lo cierto es que no fue el único momento en el que sufrió algún tipo de enfermedad.

1. En 1994 se cayó del caballo

Corría el año 1994 cuando Isabel II se cayó del caballo. Por aquel entonces la reina de Inglaterra contaba con 67 años y, debido al accidente, se rompió la muñeca.

Esto sucedió porque, como contaron fuentes cercanas a la corona, la reina cayó sobre su muñeca izquierda, rompiéndose el escafoides. La rotura fue tan leve que, en un primer momento, se creyó que tan solo era un hematoma.

Primer plano de la Reina Isabel de Inglaterra
El largo reinado de Isabel II no ha estado marcado por su estado de salud | Europa Press

2. En 2003 la operaron de la rodilla

Tuvieron que pasar varios años hasta volver a ver a la reina Isabel II en el hospital. En el año 2006, con 76 años, la monarca se sometió a una operación de rodilla que tan solo duró tres cuartos de hora.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Además, a pesar de tener que andar en muchas ocasiones después de eso con un bastón, lo cierto es que la reina no tardó en recuperarse. Tan solo pasaron unas cuantas semanas hasta que volvió a recuperar su agenda.

3. En 2016 volvió a sufrir un resfriado grave

Algo más cercano en el tiempo, en el año 2016, tanto la reina Isabel II como su marido Felipe de Edimburgo, también fallecido, sufrieron un grave resfriado. Esta enfermedad hizo que ambos se vieran obligados a retrasar el plan navideño de pasar las vacaciones en Norfolk.

4. El año 2021 estuvo marcado por los achaques

La edad avanzada de la reina ha hecho que, poco a poco, haya ido teniendo más achaques. En 2021 la reina cumplió 95 años y 70 años al frente de la corona. En el mes de octubre, la monarca tuvo que pasar una noche en el hospital después de ocho años.

En el mes de noviembre, además, sufrió un esguince de espalda, lo que la obligó a ausentarse del “Servicio del Domingo del Recuerdo”. Asimismo, canceló su asistencia al encuentro climático celebrado en Glasgow por las mismas fechas.

5. Este 2022 ha pasado el COVID

Este mismo año, en el mes de febrero, Isabel II se infectó de COVID-19, enfermedad que pasó como si tan solo fuera un resfriado. Sin embargo, durante los últimos meses sus achaques se fueron intensificando. De hecho, también se ha notado que han afectado a su movilidad, obligándola a ausentarse de diversos actos, como durante su jubileo de platino.

A pesar de que esta misma semana la reina se reunió en Balmoral con la nueva primera ministra de Reino Unido, Liz Truss, la monarca acababa falleciendo en su residencia de verano tan solo unos días después.