Joaquín Prat

La desconocida enfermedad que impide a Joaquín Prat mantenerse mucho rato de pie

Se trata de una enfermedad que también podría padecer hasta un 80% de la población en algún momento de su vida

Es una de las caras más conocidas de nuestro país. El presentador y periodista Joaquín Prat lleva ya algunos años haciéndonos compañía a través de la televisión. Sin embargo, padece una enfermedad que hasta ahora nadie sabía.

Joaquín Prat no puede mantenerse de pie durante mucho rato

Al parecer, Joaquín Prat ha estado bastante tiempo llevando en secreto una de las cosas que más interfieren en su vida. Aunque le veamos muy simpático y deslumbrante en todos los programas, lo cierto es que el periodista lleva tiempo enfrentándose a una realidad bastante incómoda.

Y es que no existe nada más incapacitante que no poderte mover libremente. En este sentido, Joaquín asegura que no puede pasar mucho rato estando de pie, algo que le ocasiona bastante malestar. Es por ello que el presentador se ha abierto con los espectadores, y ha admitido que padece lumbalgia.

La lumbalgia, también conocido como lumbago, es el resultado de una lesión en los músculos y ligamentos que sostienen la espalda. Este dolor se identifica en la zona lumbar, lo cual ocasiona un aumento de rigidez muscular. Situado entre las últimas costillas y la zona glútea, puede llegar a resultar bastante molesto e incapacitante.

Captura de Joaquín Prat en 'El programa de Ana Rosa' con los loros decorativos detrás de él
El presentador ha confesado en más de una ocasión a acudido al plató casi 'arrastrándose' | Mediaset

Las alteraciones de diferentes estructuras que forman la columna vertebral como los ligamentos, los músculos, los discos vertebrales y las vértebras, son los responsables de que la persona que padezca esta enfermedad pueda llegar a sentir bastante dolor.

Al parecer, esta es la enfermedad con la que el periodista lleva luchando y conviviendo tanto tiempo, llegando incluso a admitir que en más de una ocasión ha tenido que acudir a los platós de televisión casi 'arrastrándose'.

Factores de riesgo

La lumbalgia es una enfermedad que puede afectar a todo el mundo. De hecho, cada vez son más las personas jóvenes que empiezan a padecerla en edades bastante tempranas. El origen de este dolor puede deberse a varios factores.

Una de las causas más comunes y habituales de padecer lumbalgia es debido a una distensión muscular. Esto se puede producir al levantar peso o al realizar movimientos bruscos, por ejemplo. El grado de dolor puede variar de una persona a otra, dependiendo de cada caso.

Mujer tocándose la espalda y los riñones por dolor
La carga de peso o los movimientos bruscos pueden ser algunas de las causas | Getty Images

Entre los síntomas de la lumbalgia se encuentran principalmente los dolores fuertes o sordos en la parte inferior de la espalda. Esto se suele incrementar después de realizar actividades o movimientos que requieran algo de peso. Su manifestación puede darse a través de varios síntomas como dolor, espasmos musculares o dificultad para moverse.

¿Cómo se puede prevenir?

Si queremos evitar padecer lumbalgia o cualquier lesión musculoesquelética, debemos cuidar nuestro cuerpo y nuestras posturas. Para ello, existen determinadas actuaciones que podrán ayudarnos prevenir este tipo de dolencias.

No hay nada mejor para nuestro cuerpo y nuestros músculos que mantenerse activos. Así pues, debemos evitar completamente el sedentarismo, y optar por realizar prácticas de ejercicio que nos ayuden a tonificar nuestra musculatura. Es la mejor forma de protegernos.

Tampoco es conveniente que nos pasemos muchas horas sentados, y si lo hacemos, lo ideal es que nos levantemos cada 45 minutos. Si por nuestro tipo de trabajo debemos estar así, es importante que dispongamos de una silla ergonómica y regulable, que respete la curvatura de la columna.

Respecto a la carga de peso, para coger cualquier objeto es mejor que no nos encorvemos. En este sentido, para evitar cualquier lesión, lo ideal es que lo cojamos desde el suelo, doblando las rodillas y manteniendo la espalda recta.