Una persona contando billetes de 50 euros con el fondo difuminado

Si tienes más de 65 años y una vivienda en propiedad, puedes recibir una renta mensual

Para muchos es una opción muy interesante para complementar su pensión de jubilación

Si eres mayor de 65 años y cuentas con una vivienda en propiedad, existe la posibilidad de que recibas todos los meses una renta. Puede considerarse una buena manera de complementar la pensión de jubilación en el caso de que tus ingresos se queden cortos. Para la mayoría resulta un sistema un tanto desconocido, pero cada vez tiene más aceptación.

Es lo que se conoce como hipoteca inversa. En el primer semestre del año pasado hubo 229 peticiones, que implican un 16% más respecto a todo 2021. El director de Desarrollo de Negocio de la consultora Óptima Mayores, Íñigo Hernández ofrece en Las Provincias todas las claves de este método.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas sobre PENSIONES y AYUDAS en WhatsApp 

¿Qué es la hipoteca inversa?

La hipoteca inversa consiste en un préstamo o crédito con garantía hipotecaria. El cliente puede conseguir un dinero de una sola vez o distribuido en mensualidades. Para ello, responderá con su vivienda, pero en ningún caso el banco se quedará con el inmueble.

Una vez que el beneficiario de esta renta fallezca serán sus herederos los que tengan que adoptar una decisión. Sobre la mesa hay varias opciones. Por un lado tiene la posibilidad de solventar la deuda adquirida y pagar los intereses correspondientes. Aunque en otros casos posiblemente les agrade más venderla, devolver al banco el dinero que se prestó y quedarse ellos con lo que sobre.

Billetes de 50 y 20 euros en una mano, sobre una mesa de madera
Los interesados en la hipoteca inversa cobrarían todos los meses un dinero | Getty Images

Esta opción no está al alcance de cualquiera. El primer requisito es que la persona que lo solicite sea mayor de 65 años. También le exigirán que disponga de una casa en propiedad que tenga un valor de como mínimo 150.000 euros.

Además, es preciso que el citado inmueble se localice en una población con más de 45.000 habitantes. Por lo tanto, los bancos tienen muy claro qué tipo de cliente les interesa captar con este producto.

Muy poca gente conoce esta opción

Estiman que en España hay 8 millones de personas que reúnen esos requisitos. Es decir, que cuentan con más de 65 años y disponen de una vivienda propia. Sin embargo, son muy pocos los que conocen este tipo de productos financieros.

Se presenta como una solución muy interesante para aquellos que cuenten con una pensión muy baja y tengan problemas para llegar a final de mes. Encuentran a través de la hipoteca inversa una manera de obtener un dinero extra. 

Íñigo Hernández explica que únicamente el 12% de ellos estarían al tanto de esta solución. Esto explicaría, en cierta medida, que las cifras fueran tan bajas. Todo hace indicar, además, que durante este año se triplicarán este tipo de hipotecas.

Hombre mayor consultando una tablet
Los mayores podrían complementar su pensión con esta hipoteca | Getty Images

¿Qué persigue esta solución?

La hipoteca inversa pretende facilitar la recuperación en líquido de parte del ahorro que implica disponer de una casa en propiedad. Indican que las familias en nuestro país tienen invertidos en sus viviendas el 70% de sus ahorros.

Las personas de más de 65 años tienen ahorrados en sus inmuebles 630.000 euros. Mientras que en los planes de pensiones se llega a acumular por parte de la población 120.000 euros. Con este sistema de hipoteca inversa tendrían la posibilidad de recuperar una parte de lo que han ido ahorrando y destinando a la propiedad.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para recibir GRATIS las últimas noticias sobre Bienestar y Consejos en WhatsApp 

En la consultora Óptima Mayores ponen el ejemplo de una persona de 75 años que cumpla con las condiciones y que precise de un extra. De contar con una casa valorada en 600.000 euros y contratar dicho producto obtendrían un pago único de 210.000 euros. La otra posibilidad pasaría por contar con una renta todos los meses de 1.100 euros.

Una vez que falleciera serían sus hijos o herederos los que tuviesen que devolver el préstamo. Tienen la posibilidad de abonarlo de su bolsillo o solventarlo con la venta de la casa.