Carro de supermercado con neveras llenas de productos detrás

Las comidas con más óxido nítrico, un producto cancerígeno que sigue siendo legal

Forman parte de nuestra dieta y podrían estar relacionadas de forma directa con el cáncer

Abusar de los alimentos llenos de grasas saturadas no es nada bueno, y ahora tenemos otro motivo para evitarlos. Según una reciente investigación, hay una relación directa entre la cantidad de grasas que ingerimos y los niveles de óxido nítrico. Puede que no te suene para nada este último, pero se trata de una molécula que produce inflamación y contribuye al desarrollo del cáncer.

Así lo han demostrado los investigadores del Instituto Beckman de Ciencia y Tecnología Avanzadas de Estados Unidos. La razón de su estudio era demostrar si los malos hábitos alimenticios pueden propiciar el desarrollo de tumores. Ahora, parece que han llegado a una conclusión clave que servirá para avanzar en la prevención de esta enfermedad tan complicada.

La relación entre el cáncer y los alimentos que tomamos

Los investigadores americanos tenían como objetivo saber qué cambios del microambiente tumoral son los que afectan a la progresión del cáncer. Teniendo en cuenta, eso sí, que se trata de una enfermedad muy complicada y con múltiples factores que la propician.

El motivo es que no solo hablamos de unas cuantas células tumorales, sino también de que hay que conocer el ecosistema o microambiente del tumor. En este sentido, la inflamación puede tener un papel fundamental en el mismo, y puede provenir de los alimentos que consumimos.

Platos con hamburguesas y patatas
Abusar de los alimentos ultraprocesados y llenos de grasas no es nada bueno | Getty Images

De ahí la relación entre la comida que ingerimos y el cáncer. A todo ello debemos sumarle el hecho de que son precisamente los alimentos ultraprocesados, que contienen altas cantidades de grasas y calorías, los peores de todos. 

¿Cómo se ha llevado a cabo el estudio?

Para visualizar los cambios producidos en el organismo por la comida, se utilizó una sonda muy especial. El objetivo era demostrar la relación que existe entre una dieta alta en grasas y el nivel de óxido nítrico a nivel molecular. Por eso, la máquina tenía que ser especialmente sensible y obtener imágenes de los tejidos más profundos del cuerpo.

Su utilización no fue ningún problema, ya que los investigadores estaban especializados en desarrollar moléculas de diseño. Gracias a ello, se han podido observar características moleculares que no se habían observado antes. Y sus descubrimientos, desde luego, son un aporte más a la lucha contra los tumores malignos.

Un descubrimiento sin precedentes

El estudio se publicó en ACS Central Science y fue un éxito rotundo gracias a la sonda molecular BL66o-NO. Es la primera en emplear imágenes de bioluminiscencia de óxido nítrico en el cáncer.

Plato con chorizos
Los investigadores han demostrado la relación entre las grasas y los tumores | Getty Images

Para sacar las conclusiones, los investigadores compararon el organismo de ratones portadores de cáncer de mama. A una parte de ellos se les dio una dieta alta en grasas y al resto otra baja en las mismas. Después, se midieron los niveles de óxido nítrico en los dos grupos.

El resultado fue que, con la dieta alta en grasas, aumentaron los niveles de óxido nítrico en el microambiente del tumor. Para entender la progresión del cáncer, es necesario hacer lo propio con el microambiente, pues se trata de un sistema de gran complejidad.

Son muchos los factores capaces de influir en dicha progresión. Entre ellos, destacan algunos como la dieta o el nivel de actividad física.

Este tipo de factores externos no se suelen tener en cuenta en los tratamientos contra el cáncer. Sin embargo, es algo que habría que comenzar a llevar a cabo. Así lo demuestra este estudio en concreto.

Grasas y óxido nítrico, una relación estrecha

Por otro lado, los investigadores piden que se le dé la importancia que merece a los resultados. Es decir, al hecho de haber demostrado que existe un vínculo directo entre llevar una dieta alta en grasas, y los niveles de óxido nítrico.

Este último es un compuesto muy conocido por favorecer el desarrollo de los tumores malignos. Se trata de un descubrimiento clave, que permitirá, en el futuro, mejorar la prevención, el diagnóstico e incluso el tratamiento del cáncer, para salvar vidas.

Patatas fritas de bolsa en un recipiente de porcelana blanco
Los ultraprocesados contienen grandes cantidades de óxido nítrico | Getty Images

Esto puede marcar la diferencia, ya que permitirá desarrollar nuevos procesos de lucha contra esta temida enfermedad. En definitiva, la dieta que seguimos es fundamental para reducir los riesgos de sufrir enfermedades. Los alimentos ultraprocesados y llenos de grasas son los que contienen un mayor volumen de óxido nítrico, y por ello es importante reducir su consumo todo lo posible.