Mujer peinandose

Lo que hay que comer para frenar la caída de cabello en otoño: un problema muy común

En otoño la caída del cabello puede ser más notable

Cuidado con tu dieta, podría ser la culpable de tu pérdida de cabello. Aunque hay quienes padecen esta pérdida sin ningún motivo, lo cierto es que nuestra alimentación podría ser más influyente de lo que creemos.

Y es que no es agradable ducharse o peinarse y ver como va perdiendo densidad su melena. Si este suceso te suena familiar, podría estar en tus manos el revertir la caída del pelo.

Otoño, la estación que nos deja "sin pelo"

Debes saber que la caída del cabello, aunque suponga un hecho poco agradable, es totalmente normal. Cuando los pelos se caen, estos son reemplazados por otros nuevos.

Este hecho, que suele afectar especialmente a las mujeres, puede suponer un momento bastante complicado e incómodo: no hay nada más desagradable que ver como tu melena pierde forma y fuerza.

Persona lavándose el pelo con champú
Es posible experimentar una caída de 150 a 200 pelos al día | Getty Images

Sin embargo, debemos tener en cuenta que la estación del año en la que nos encontremos influye totalmente en esto. El otoño, concretamente, es la época del año que más puede afectar a nuestra salud capilar.

David Saceda, médico especialista de la Unidad de Tricología del Grupo de Dermatología Pedro Jaén, apunta lo siguiente: "Se habla de que pueden caerse entre 100 y 250 pelos al día, pero esa estimación no tiene sentido porque cada persona tiene su ritmo". Por lo tanto, es completamente normal que durante el año experimentemos alguna situación como esta. 

Algunas causas tras la caída de cabello

Los niveles bajos de hierro, junto con los cambios hormonales y la aparición de dermatitis seborreica son las causas principales entre la mayor parte de la población general. A grandes rasgos, con la llegada del otoño, es completamente normal que podamos experimentar algunas de estas situaciones, las cuales también aceleran la caída.

Además, Saceda señala que tampoco podemos perder de vista el Covid-19. Según algunos estudios, el contagio del virus también puede provocar una caída de cabello. Sin embargo, no está todo perdido. Existen ciertas pautas que pueden ayudarnos a frenar y prevenir la caída del cabello. Y adivina, una de las más efectivas tiene que ver con nuestra alimentación.

Así influye la alimentación en tu salud capilar

La alimentación es un pilar fundamental para nuestra salud, de eso no cabe duda. Sin embargo, y aunque no lo parezca, también es determinante para nuestro cabello. Es por ello que nuestro estilo de vida y todo lo que comemos interfiere, directamente, en nuestra salud capilar. ¿Te has preguntado alguna vez que relación existe entre estas dos variables?

Pues bien, la primera es el déficit nutricional. Está totalmente demostrado que una falta de nutrientes puede acelerar la caída de nuestro cabello, incluso dejándolo sin fuerza y brillo.

Alimentos
Los frutos secos, las legumbres o los cítricos no deben faltar en nuestra dieta | Getty Images

Los menús restrictivos o las dietas basadas en regímenes muy agresivos pueden repercutir negativamente en nuestra salud. Y es que adelgazar de forma muy brusca también está relacionado directamente con la caída del cabello.

Así pues, optar por nutrientes esenciales como los aminoácidos, el zinc, la vitamina B6, el hierro o el azufre puede potenciar y beneficiar a nuestro cabello. Para ello, podemos optar por incluir diferentes alimentos.

😉 VER LOS TRUCOS QUE TE HARÁN LUCIR UNA MELENA BRILLANTE ➡️

Por ejemplo, incluir en nuestra dieta frutos secos, lácteos, mariscos y legumbres puede aumentar nuestra salud capilar. Tampoco debemos olvidar otras proteínas, minerales y ácido fólico.

Las carnes, pescados, huevos y cereales también resultan imprescindibles en una dieta saludable. En lo que respecta a los cítricos, sería ideal incluir naranjas, limón y fresas.

Por último, si decides recurrir a los suplementos o vitaminas nutricionales, no te olvides nunca de consultarlo con el médico. La caída de cabello es normal y pasajera, pero si se extiende más allá de las cuatro semanas, convendría consultarlo con un profesional.