Sandía

De una vez por todas: Las 6 claves para elegir la sandía perfecta

Se trata de uno de los alimentos estrella del verano

Os damos las claves para elegir una sandía perfecta. Somos conscientes de que la sandía  es el alimento estrella para muchos de vosotros, por lo que no hemos dudado en buscar las claves para que disfrutéis, como nunca, del sabor de esta fruta tan veraniega.

Entre otros muchos beneficios, la sandía tiene una gran variedad de vitaminas y minerales, además de hidratar muchísimo, algo perfecto para el verano.Tiene fibra, además de un efecto antioxidante, y es muy útil para aliviar el dolor muscular. 

 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de Healthy Daily (@healthydailyshop) el

La cuestión es que, a veces, vamos al súper o a la frutería y no sabemos por qué sandía  decantarnos. Las miramos absolutamente todas y, sea por una cosa o por la otra, acabamos seleccionando una en concreto. Al llegar a casa, la abrimos y está verde o muy pasada. Lo que conlleva o disfrutar mucho menos de esta fruta, o bien tener que desecharla.

Así que, estamos aquí para ayudaros con unos simples consejos que tenéis que seguir la próxima vez que tengáis que comprar esta pieza, tal y como explicó el experto Ever Cubilla para el programa ‘Aruser@s’ de LaSexta. 

 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de My Ayuno. Tips de bienestar (@myayuno) el

  1. La sandía  tiene que ser simétrica. Es decir, debe tener una forma perfecta. La asimetría en las sandías puede ser porque, o bien se haya dado un golpe, o bien haya tenido hongos. 
  2. Sensación de peso. Cuanta más sensación de peso, más sabrosa saldrá la  sandía. Y es que esta fruta madura según la cantidad de agua que ha absorvido por lo que, cuanta más cantidad de agua absorbe, más madura está. Y, obviamente, cuanta más agua, más peso
  3. Manchas uniformes. Otra de las claves a tener en cuenta para escoger la mejor sandía  es que las manchas deben ser uniformes. Ever Cubilla nos explica que si las manchas son blancas u oscuras, la sandía  no está en buen estado. Si son blancas, puede significar que aún no está madura y, si son oscuras,  puede que la fruta haya tenido alguna enfermedad o golpe. 
  4. El sonido. Sí, resulta que darle golpes a la  sandía  no es, ni mucho menos, un mito. Este truco funciona. La clave está en que, al golpear la sandía con el nudillo del dedo, escuchemos un sonido firme. Si el sonido que emite parece hueco, la sandía no valdrá. 
  5. La corteza. Según explica el experto, la corteza tiene que ser gruesa, y eso es algo que se nota cuando damos golpes. Si la pieza notamos que está blanda o se hunde, no estamos ante la sandía  más deliciosa del mundo. 
  6. El tallo. El tallo tiene que ser de color marrón. Cuando la sandía madura, la rama de la que cuelga se descompone y se queda marrón. Eso es un signo de que la sandía está bien madura. 

Mitos y leyendas sobre la fruta

El experto,  Ever Cubilla, también ha desmontado alguno de los mitos de la fruta. Primero, ha dicho que la fruta no engorda antes o después de la comida. Ha explicado que, obviamente, si se consumen, por ejemplo, 5 piezas de naranjas, sí que engordarían por el azúcar. No obstante, una pieza de fruta como tal no engorda. 

También ha desmentido que las personas con diabetes no puedan comer fruta: «un diabético puede comer toda la fruta que quiera, a no ser que el médico diga lo contrario».

 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida de NUTRICIÓN▪️MARTA GUZMÁN (@naranjalimonutricion) el

En cuanto a la afirmación de que las frutas ecológicas son mejores para la salud, Cubilla ha explicado que no hay ningún dato científico que lo corrobore. No obstante, sí que es una buena opción para cuidar el medio ambiente.

Y, por último, ante la duda de si la piel de las frutas debe quitarse a causa de los pesticidas, lo que ha explicado el experto es que esos pesticidas, toxinas o venenos van desapareciendo con el paso de los días. Cuando llegan al supermercado, se supone que estos elementos ya han desaparecido.