Dos mitades de bocadillo con jamón y queso, lechuga y tomate

El bocadillo español con fama de saludable que relacionan directamente con el cáncer

Este bocadillo no es tan saludable como siempre se ha pensado

Son muchas las costumbres que tenemos en España con respecto a la alimentación. Sin embargo, una de las que nunca pueden faltar es la de degustar un buen bocadillo, algo que hacemos desde que somos pequeños.

Tanto en el recreo del colegio, como en los descansos de algunos trabajos, es habitual ver un elemento en común: el bocadillo del que disfrutan tanto los niños como los mayores a la hora de su merienda.

Sin embargo, a pesar de su gran fama, el problema del bocadillo es que suele estar hecho de embutido. En otras palabras, se trata de un alimento cuyo consumo es recomendable evitar al máximo. Y es que las consecuencias para la salud pueden ser fatales.

El bocadillo de Jamón York, un bocado que parece sano, pero no lo es

Existen tantos tipos de bocadillos como tipos diferentes de embutido. Uno de los que consideramos más saludables es el de jamón York. Sobre todo, en comparación con otros, como los de chorizo o salchichón. Sin embargo, esto no tiene ninguna base científica.

Foto producto con fondo blanco de jamón cocido encima de una tabla de madera redonda
El bocadillo de jamón York no es una opción saludable | Getty Images

De hecho, lo único cierto de acuerdo a los expertos es que ese bocadillo de jamón York, tan extendido entre personas de todas las edades, también perjudica a la salud.

Yendo más allá, María García, farmacéutica y nutricionista, afirma que: “El jamón de York no existe porque la denominación “jamón de York” no aparece en la legislación”. Se trata, ni más ni menos, que de un reclamo publicitario.

La OMS pide evitar el consumo excesivo de estos alimentos

Tanto la Organización Mundial de la Salud como otro tipo de entidades nos instan a evitar consumir en exceso cualquier tipo de embutido. Dentro de esta categoría entran el salchichón, el chorizo, el fuet y cualquier tipo de fiambre. Sí, también el jamón York o la pechuga de pavo, entre otros.

▶️ VÍDEO: El consejo de la semana

Además, hay que tener en cuenta que existen evidencias suficientes para concluir que la carne roja es “probablemente carcinógena”. Es decir, lo mejor es limitar su consumo al máximo.

A pesar de que la industria ha hecho todo lo posible porque consideremos el jamón de York o productos como la pechuga de pavo como más saludables, lo cierto es que no lo son tanto como podemos pensar.

En muchos casos, ni siquiera es jamón

Volviendo a hablar del jamón York, como hemos visto, Marián García afirmaba que no existe. En otros casos, no obstante, ni siquiera es jamón. Son muchos los supermercados donde podrás encontrar este tipo de fiambre y, al fijarte en los ingredientes, ver que el contenido de jamón cocido no es ni del 50%. Esto nos hace llegar a la conclusión de que hay que conocer cuál es el mejor si queremos seguir consumiéndolo.

En este sentido, el menos malo de todos será aquel que contenga entre un 80 y un 90% de carne. De este modo, estaremos apostando por uno de mayor calidad, ya que habrá sufrido un menor procesamiento. Esto mismo sucede con otros alimentos considerados como muy saludables, como la pechuga de pavo.

Primer plano de tres lonchas de jamón cocido encima de un plato blanco
En muchas ocasiones el jamón York ni siquiera es jamón | Getty Images

Otro alimento del bocadillo del que es mejor no abusar

Por otro lado, otro de los alimentos del bocadillo del que es mejor no comer demasiado es el pan blanco. La razón es que las harinas refinadas que se usan para elaborarlo no incluyen el grano entero. Es decir, apenas contienen fibra.

Para conseguir el pan perfecto, este debe de estar elaborado con harina integral. En otras palabras, este alimento solo necesita harina de cereal, agua, levadura y sal para fabricarse. Todos los demás son opciones poco saludables. Ahora que ya sabes el problema con el bocadillo, lo mejor será no consumirlo de forma habitual y limitar su consumo al máximo posible.