Cajeros del Banco Santander

El Banco Santander lanza un aviso a los mayores de 65 años con vivienda en propiedad

Banco Santander llama la atención por una novedad que llega a España por primera vez

Los mayores de 65 años y con una vivienda en propiedad deberían ponerle mucha atención a la última propuesta del Banco Santander. Se trata de una medida que les permitiría ganar un dinero todos los meses hasta los últimos días de su vida. A simple vista puede resultar muy interesante.

La entidad bancaria, en colaboración con Mapfre, tiene previsto lanzar dentro de poco la hipoteca inversa. Es un tipo de hipoteca que no suele ofrecerse con demasiada frecuencia en nuestro país. Hasta la fecha solo se habían atrevido a sacarlas al mercado las empresas de seguros.

¿En qué consiste la hipoteca a la inversa que ofrece el Banco Santander?

Este producto está enfocado a las personas de más de 65 años y que reúnan una serie de condiciones concretas. Desde el Santander explican que se trata de "un préstamo hipotecario". Permitirá a este grupo de población conseguir un abono mensual poniendo como "garantía su vivienda".

El dinero que obtengan todos los meses les servirá para complementar sus ingresos a lo largo de un periodo de tiempo concreto. Aunque también existe la opción de que dichos pagos se alarguen hasta el final de sus días.

Varias personas esperan para entrar a una oficina del Banco Santander durante el inicio de la cuarta semana del estado de alarma
Banco Santander ofrece la hipoteca inversa a los mayores | Europa Press

Se trata de una solución que a simple vista puede resultar muy atractiva. Pero como es habitual, siempre habrá que echarle un ojo a la letra pequeña de los contratos. Ya que nadie regalará nada.

Este producto financiero cada vez está llegando a más gente. Sobre todo a las personas de más edad que cuentan con unas pensiones mínimas y tienen verdaderos problemas para llegar a final de mes.

A través de ese dinero que le facilita el banco ya no pasarán tantos apuros. Además de completar la pensión, también puede ser una alternativa a tener en cuenta cuando se atraviese por un pequeño bache económico.

Cómo funciona la hipoteca inversa

Cuando el titular de la vivienda muera, serán los herederos los que deban correr con la deuda generada. Es decir, deberán devolverle al banco todo el dinero que se le haya facilitado al beneficiario. En ese momento se les plantean dos opciones.

Por un lado existe la posibilidad de cancelar la hipoteca inversa con la venta del inmueble o quedarse con él. Eso sí, antes deben asumir dicha deuda con la entidad bancaria.

Como acabamos de comprobar, su funcionamiento poco tiene que ver con el de la hipoteca tradicional. En este último escenario, es el cliente el que percibe un dinero para adquirir una propiedad inmobiliaria. Con el tiempo debe ir sufragando a través de cuotas y de manera mensual dicha deuda con el banco.

Pero con la hipoteca inversa ocurre lo contrario. La cuota mensual corre a cargo de la entidad y el que ingresará el dinero en su cuenta será el titular de la vivienda. De esta forma se le garantiza un dinero todos los meses y además no deberán pagar nada en vida.

Esa responsabilidad recaerá sobre los herederos, que tendrán que devolver el préstamo con los intereses pactados. Desde el Banco Santander señalan que las cantidades mensuales por medio de este hipoteca "no están sujetas a tributación sobre el IRPF". Además, el beneficiario de dichas pagas podrá cancelar el producto cuando lo considere oportuno.

Foto de mano con billetes de euro
La hipoteca inversa puede ser una gran opción para los que sufren apuros económicos | España Diario Tips

Condiciones para pedir la hipoteca inversa

De momento no se puede solicitar la hipoteca inversa del Banco Santander, aunque hay intención de sacarla el mercado en breve. En cualquier caso, ya disponen de un espacio de información para comunicarse con los interesados y facilitarles así las condiciones del producto.

Está pensada para los mayores de 65 años que sean dueños de una casa y que no tengan otras hipotecas ni cargas sobre el inmueble. Debe tratarse de la residencia habitual y su valor debe rebasar unos ciertos umbrales.