Hombre mirando unas torres eléctricas

Alertan de un posible apagón eléctrico en Europa que podría durar días

El Gobierno austríaco ya prepara a su población

Con los precios de la luz completamente disparados, otra nueva preocupación se cierne sobre los ciudadanos europeos. Tal y como ha confirmado esta misma semana la ministra de Defensa de Austria, Klaudia Tanner, existe una alta posibilidad de que se produzca un apagón eléctrico que afecte a toda Europa. Una situación que nos podría dejar sin suministro de luz en los hogares, pero también en la industria.

Se trata de una afirmación que la ministra ha realizado tras haber supervisado maniobras y acciones militares. Y es que el ejército de Austria ya trabaja en esta posibilidad y se plantea diversos escenarios para saber cómo actuar cuando se produzca el apagón.

A lo largo de 18 meses, los militares se han estado preparando a través de simulacros y actividades que agilizan una posible repuesta ante esta situación.

''En caso de un apagón, la tarea principal de las Fuerzas Armadas es abastecer y apoyar a otras organizaciones de emergencia'', aseguraba recientemente el teniente coronel austríaco, Pierre Kugelweis, a la agencia Efe.

Austria pronostica un gran apagón eléctrico que afectará a toda Europa

Según recoge el periódico La Razón, la ministra de Defensa austríaca está convencida de que el gran apagón se va a producir, pero la cuestión está en determinar cuando será.

Asegura que el riesgo está presente desde hace varios años y que el peligro está siendo ''subestimado por todos''. Una idea en la que insiste debido a las consecuencias catastróficas que tendría cortar de raíz todos los servicios informáticos y tecnológicos que requieren electricidad.

El apagón podría paralizar Europa al provocar que semáforos, cajeros, teléfonos móviles y el propio internet dejen de funcionar para la población general. No sería un caso aislado, ya que una situación parecida ocurrió en Québec, Canadá en 1989. 

Un coche eléctrico durante su operación de carga.
El apagón dejaría a toda Europa sin suministro eléctrico. | GTRES

Sin embargo, las autoridades no han confirmado la causa concreta que podría propiciar este apagón. Tan solo señalan que podría deberse a fallos técnicos, desajustes del sistema eléctrico o sobrecargas por picos de demanda en el consumo.

Además, el riesgo de apagón se va incrementando cada año a causa del calentamiento global. La existencia de temperaturas muy extremas y olas de frío y calor intermitentes pueden ser determinantes para un apagón eléctrico que podría durar varios días.

Austria ya prepara a su población y a los militares para el gran apagón eléctrico

Ante esta situación, Austria ha decidido concienciar a sus ciudadanos sobre el riesgo existente para que no les pille de imprevisto. El objetivo es que la población esté preparada y no entre en pánico ante el posible apagón eléctrico.

La campaña de visibilización del Gobierno austríaco ha llegado hasta tal punto que las principales ciudades del país se han llenado de carteles alertando de este futuro escenario.

Los medios de comunicación también están jugando un papel muy importante dentro de la concienciación ciudadana, al igual que internet. De hecho, las redes sociales de los propios responsables políticos se han hecho eco de esta campaña.

"Un apagón es una falla de energía, infraestructura y suministro en toda Europa. Es un riesgo realista y al mismo tiempo subestimado. Por lo tanto, nuestro objetivo es mejorar la resiliencia de nuestra república en su conjunto. ¡En un evento importante en Viena, presentamos este tema para 2500 visitantes con una impresionante actuación en vivo!", asegura la ministra en su cuenta oficial de Instagram.

Además, las autoridades aconsejan algunas medidas para sobrellevar el apagón, como comprar la suficiente comida para varios días, tener combustible, velas, baterías y mucha agua potable.

Aunque el apagón podría tardar mucho en llegar, los ciudadanos parecen confiar en las previsiones de un Gobierno que, ya en 2017, pronosticó la posible expansión de una pandemia.