Distintas barras de pan en un estante de un supermercado

La alerta de los panaderos de toda España por lo que pasará: 'No queda más remedio'

Los panaderos tendrán que tomar una medida que afectará a los consumidores

Los panaderos de toda España ya han advertido de lo que ocurrirá en cuestión de muy poco tiempo. Se verán obligados a tomar una decisión importante que afectará a sus clientes. Se encuentran al límite y ya no pueden esperar más.

Sospechan que no les quedará más remedio que subir el precio de la barra de pan. La única solución pasaría por recibir algún tipo de ayuda por parte del Gobierno. Este colectivo se siente ignorado por el Ejecutivo, que no los incluyó dentro de ningún paquete de medidas para hacer frente a la crisis energética.

El presidente de la Confederación Española de Panadería, Pastelería, Bollería y Afines (Ceoppan), Eduardo Villar, advierte de lo que está por llegar. Hasta la fecha habían congelado las tarifas al entender que vendían un producto básico, pero la situación resulta ya insostenible.

NOVEDAD WHATSAPP: Toca aquí para leer GRATIS tus noticias favoritas sobre PENSIONES y AYUDAS en WhatsApp 

"Vamos a tener que subir los precios", apunta con resignación. En los últimos meses se han multiplicado los gastos y costes para los profesionales, teniendo que asumirlos ellos en muchas ocasiones. Pero ahora ya no pueden más y no les va a quedar otra alternativa que incrementar los precios.

El propietario de tres panaderías en Madrid, José Pedro Orio, indica a El Mundo que "la situación es absolutamente insostenible". Con las facturas en la mano trata de justificar cualquier tipo de modificación en el precio del pan.

Diferentes tipos de pan sobre un mantel blanco
Los profesionales advierten de que subirá el precio del pan | Getty Images

Se multiplicaron los gastos para las panaderías

Este panadero cuenta que "hemos pasado de pagar entre 2.300 y 2.500 euros de luz mensuales a los 8.000 e incluso 9.000 euros". Supone a diario un gasto energético de unos 300 euros, a lo que se le une el aumento de las materias primas. Estas llegan a elevar su coste entre un 55% y un 60%.

Con todo ello entienden que estas subidas deben repercutir también en el consumidor final. Insisten en que este sobrecoste "es inasumible" para cualquier negocio. Hacen un llamamiento al Gobierno para que mueva ficha y tome una decisión con urgencia. De hecho, proponen al ejecutivo español que tome como referencia a Francia.

En el país vecino sí que han tomado medidas de relevancia para evitar que se disparara el pan un 30%. Para ello adoptaron una batería de ayudas pensando en este colectivo.

Entre otras cosas se contempla la amortización del 20% de la factura de la luz o el aplazamiento del pago de impuestos y cotizaciones sociales. Esto solo ya abarca el 10% de los costes de las panaderías, indica la organización de panaderos franceses.

Solicitaron una reunión, pero no han obtenido respuesta

Los profesionales de la panadería y la pastelería se sienten molestos por el encarecimiento de los costes y el poco interés del Gobierno. Ceoppan solicitó en noviembre una reunión con la Secretaría de Estado de Energía. Su objetivo era hacerles llegar las necesidades del sector, pero todavía no han recibido respuesta.

Entienden que más asfixiante que el repunte de las materias primas es el precio de la electricidad. Continúa con su escalada sin ningún tipo de límite.

Imagen de varios panes de payés
Los panaderos se ven incapaces de soportar el repunte de los costes energéticos | PIXABAY

Las dos soluciones que esperan al sector

Enrique Villar indica que ellos soportan el aumento de los precios en artículos como los huevos, leche o harina. Y todo ello sin que afecte al consumidor final. Considera que "el resto de los gremios están conservando sus márgenes de beneficios".

NOVEDAD WHATSAPP: ¡Recibe GRATIS las últimas novedades de Lidl! ¡Pincha aquí para entrar en nuestra comunidad de WhatsApp! 

El escenario al que se enfrentan resulta de lo más complejo. Advierte que únicamente les esperan dos soluciones, que son las subidas de los precios o el cierre de los negocios. De momento, estiman que ya hubo 600 establecimientos que ya se vieron obligados a bajar la persiana. Solicitan la ayuda del Ejecutivo con urgencia para no tener que tomar "medidas drásticas". Al final, el bolsillo del cliente será el gran perjudicado.